Foto: Gibrán Gallardo

Alfonso Sosa: De lo real a lo abstracto

El pintor mexicano expone su obra en la Fundación Carol Rolland hasta el 25 de octubre

Paulina Gámez

Foto: Gibrán Gallardo

Poco más de 30 años es el tiempo que Alfonso Sosa le ha dedicado a las artes plásticas, pues para el artista oriundo de Aculco, Estado de México, el arte es simplemente un estilo de vida, un reflejo de su existencia que se logra a través de la técnica y su maduración como individuo.

Alfonso Sosa dijo que su interés por esta disciplina inició desde muy temprana edad; sin embargo, como a muchos artistas, las personas que le rodeaban no le permitieron pensar en el arte como una opción para su formación profesional, por lo que finalmente estudió Microbiología, como consecuencia.

La insatisfacción de no dedicarse a su pasión, que con el tiempo cobró fuerza, lo orilló a acercarse a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, en la Ciudad de México, a sus 29 años para concentrarse en lo que siempre fue su vocación hasta la fecha.

Desde el 4 hasta el 25 de octubre, la Fundación Carol Rolland albergará en sus salas 35 obras en formato pequeño de óleos sobre tela y sobre panel de su autoría. El visitante podrá descubrir que lo estético y el equilibrio son las características que de definen el trabajo de este artista mexicano.

Foto: Gibrán Gallardo

De acuerdo con el pintor, la mujer ha sido mayoritariamente su inspiración por la importancia que tiene dentro de la humanidad y la profunda admiración que sostiene por la belleza de la figura femenina; no obstante, con esa que su interés va en representar a la especie humana como tal; el pincel de Sosa ha plasmado sus ideas tanto en la pintura figurativa como en la pintura abstracta.

En una obra figurativa identificas lo que ves plasmado. Lo identificas con una realidad, con una figura específica […] Una pintura abstracta habla más de tu emoción interna […] De repente tú decides hacer una serie y si en ese momento lo que haces es insuficiente, pruebas con lo abstracto. En ese sentido, tienes que aprender a respetar tu impulso interior […] Creo que es un juego entre dejar libre tu emoción y a veces someterla a ciertas reglas que tú mismo te impones”, señaló.

Para el artista, el proceso creativo es una lucha entre el razonamiento y el impulso y considera que también se trata de un proceso dialéctico. Sosa está convencido de que la creación debe tener un equilibrio perfecto; de lo contrario, “puede quedar una obra rígida, porque está demasiado razonada o sin sostén, porque es demasiado impulsiva”.

Alfonso Sosa ha expuesto su obra en California (Estados Unidos), Madrid (España) y Londres (Inglaterra), así como en diversas galerías alrededor de México.

FOR




- -

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Revista Semanal

Agréganos @vsdmx

Conoce de primera mano los lugares mas emblemáticos de la ciudad. Consigue la versión impresa todos los viernes en el periódico AM de Querétaro.

.



/* ]]> */