AM Querétaro

La ciencia y el arte en un solo oficio, el de restaurador

Conservan con sus habilidades y conocimientos obras de arte de gran repercusión

Giovanna Cancino

Ir a un museo o galería de arte es un deleite para quienes tienen vena artística o son apasionados de la historia, escultura, pintura y más.

Hay sitios que albergan piezas con un valor invaluable por lo que representan, pero para su conservación es necesaria la intervención de un profesionista meticuloso, con buen sentido del color y curiosidad.

No podía ser más que un restaurador de arte, ya que ellos garantizan con sus conocimientos y habilidades que los objetos luzcan siempre perfectos gracias a trabajos de limpieza, reparación y mantenimiento, en los que aplican técnicas artesanales y principios científicos en piezas que pueden ser de concreto, tejidos, muebles o pinturas.

Debido a que es un trabajo a gran detalle suelen especializarse en la conservación de un objeto o material en específico como papel y libros, tejidos, muebles, fotografías, pinturas, vidrieras, cerámica o metal, según información de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia.

Es un oficio en el cual el arte se convierte en ciencia y viceversa. Los tratamientos suelen ser reversibles, lo que permite quitar y reemplazar el trabajo de restauración anterior cuando hay métodos nuevos y más avanzados disponibles.

¿Qué tienen que hacer?

Su deber es comprobar la autenticidad de los objetos. Los datan usando el análisis de pigmentos y la prueba del carbono-14. Tienen que combinar técnicas artesanales y principios científicos para tratar la pieza a restaurar, decidir el procedimiento por seguir para conservarlo y saber utilizar productos químicos y equipamientos de seguridad.

Sus herramientas

Usan microscopios y fotografía con infrarrojos para evaluar en qué estado se encuentra el objeto e identificar las técnicas y materiales que se utilizaron en su creación. También, rayos X para examinar la estructura interna del objeto. Esta técnica les muestra las posiciones de las reparaciones antiguas y modernas en las que ha estado la pieza. Así como una gama de instrumentos: bisturís, hisopos de algodón, disolventes y adhesivos.

Lo que no deben dejar pasar

Su principal objetivo es hacer una intervención mínima, realizando los gestos exactos para detener o reducir la tasa de deterioro de la obra de arte. Es importante que lleve un registro detallado durante el proceso de conservación, redactar informes y tomar fotografías de cada pieza que trabaja.

Debe vigilar y controlar las condiciones de mantenimiento de los objetos, teniendo en cuenta las propiedades físicas y químicas de estos, su reacción con la luz, temperatura y humedad y asesorar al personal del museo
o institución de resguardo sobre su manejo y almacenamiento correcto.

LRR

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de


Juan Carlos Sámano es Licenciado en Administración y Gestión de PyMES, Miembro del Centro Taurino Queretano AC, Expresidente del CTQ, representante del CTQ en la función de Asesor Aficionado en diversos festejos taurinos y colaborador en programas taurinos como ‘Mano a mano’, ‘Rocalla Taurina’ y ‘Toros’.

Juan Carlos Sámano en redes:

Sacerdote, profesor de la Universidad Panamericana, miembro de la Academia Mexicana de Teología y columnista internacional, comenta noticias de actualidad desde la razón creyente.

Luis-Fernando Valdés en redes:

/* ]]> */