Foto: iStock

Ayúdale a tu hijo acabar con el miedo hacia los números

Si un pequeño confunde los números y los signos y no puede hacer cálculos mentales podría presentar discalculia

Giovanna Cancino

Quizás hayas escuchado de muchas personas que “odian las matemáticas” y que inclinaron su profesión en temas artísticos o sociales. Seguramente de pequeños tanto ellos como sus padres ignoraron que padecían discalculia.

¿Qué es discalculia?

Es cuando un niño confunde los números y los signos y no consigue realizar cálculos mentales ni trabajar con abstracciones, es decir, la disfunción en las conexiones neuronales que procesan el lenguaje numérico.

En muchos casos no se diagnostica ni se trata adecuadamente y entre sus causas destacan tener problemas visuales o de orientación.

Lo anterior “no significa que el infante tenga un cociente intelectual menor al de otros niños que no sufren este trastorno, incluso pueden presentar uno superior, pero tienen problemas con las matemáticas”, dijo en entrevista, Celia Rodríguez Ruiz, psicóloga clínica, especialista en pedagogía.

Foto: iStock

Dificultad de entendimiento y expresión en niños

Desventajas y dificultades

Los menores con discalculia presentarán desventajas perceptivas y visuales, amnésicas, de orientación espacial, de esquema corporal, figura y longitud, distancia y tamaño.

También confundirán los signos: +, -, / y ×, se les dificultarán los números, los conceptos abstractos del tiempo y la dirección, la comprensión para recordar conceptos, reglas, fórmulas, secuencias matemáticas (orden de operaciones), llevar la puntuación durante los juegos y tendrá ansiedad ante tareas y actividades relacionadas con las matemáticas.

Existen cuatro tipos:

  • Discalculia primaria: Es un trastorno específico en el cálculo, derivado de una lesión cerebral.
  • Discalculia secundaria: El menor utiliza mal los símbolos numéricos y operaciones relacionadas con estos, más las inversas. Se relaciona con dificultades del lenguaje, baja capacidad de razonamiento y desorientación espacio-temporal.
  • Disaritmética: No comprende el mecanismo de la numeración, retiene el vocabulario asociado a esta o la resolución de sumas, restas, multiplicaciones o divisiones (cuatro operaciones básicas) y no puede contar mentalmente.
  • Discalculia espacial: No ordena los números según una estructura espacial.

Métodos para detectarlo

“Las dificultades empiezan a ser notorias entre los seis y ocho años. Para saber si la padecen o no, hay que someterlos a pruebas como dictados de números, copiado de números, cálculos no estructurados mediante juegos o gráficos, resolución de problemas con una o varias variables o resolución de problemas lúdicos de la vida cotidiana”, mencionó Rodríguez y agregó que “se recomienda una evaluación neuropsicológica para detectar posibles déficits neurológicos y delimitar con mayor precisión el problema”.

‘La vida secreta de tus mascotas 2’

El tratamiento

“La discalculia no es una incapacidad para aprender las matemáticas, sino que es una manera diferente de percibir, procesar e interpretar la información matemática y, por lo tanto, se debe corregir con la estimulación adecuada.

A través de un programa específico y personalizado de reeducación, que propicie la formación de las conexiones mentales pertinentes, se puede solventar la discalculia”, declaró la especialista.

El tratamiento dependerá de los resultados de la evaluación neuropsicológica que se le haga al menor para conocer cuáles son sus necesidades concretas.

Foto: iStock

Moda para niños en verano

“La intervención se basa en un programa de reeducación cognitiva para estimular o crear un nuevo sustrato neural responsable de los conceptos numéricos y del sentido de número”, dijo Celia. Algunos consejos para que padres ayuden a sus hijos:

  • Cocinar juntos: En esta actividad puedes lograr que se familiarice con las unidades de medida como kilos, gramos, litros y los números.
  • Pregúntale la hora: Es una forma de que relacione los números con el tiempo. Cada vez que lo haga bien, reconócelo.
  • Ir de compras: Lograrás que identifique el número de cosas que necesitan comprar, cuánto cuestan, así como comparar precios.
  • Jugar adivinanzas: Junta montoncitos de piedras o monedas y jueguen a adivinar cuántas hay, de manera que al final tengan que contarlas.
  • Hallar números: Pueden jugar a encontrar imágenes de números a su alrededor, pueden ser en letreros, placas y otros.
  • Recordar teléfonos: Puedes darle el número telefónico de algún familiar y que trate de memorizarlo para que te lo recuerde.
  • A poner la mesa: Repartir los platos, cubiertos y vasos de manera que a cada uno en la mesa le toquen las mismas piezas.
  • Jugar a las tiendas: Simulen que es el encargado de una tienda y tú serás su cliente, y a cada cosa le asignen un precio y la etiquetan; así repasarán cantidades y harán sumas y restas.

MAA




- -

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Revista Semanal

Agréganos @vsdmx

Conoce de primera mano los lugares mas emblemáticos de la ciudad. Consigue la versión impresa todos los viernes en el periódico AM de Querétaro.

.



/* ]]> */