AM Querétaro



Foto: iStock

Nuevas familias: relación de medios hermanos


Se nuestro fan en Google News



¿Ya eres fan?

Es importante no imponer el afecto, darles su tiempo para conocerse y respetar sus propios intereses

Giovanna Cancino

Juan, de ocho años de edad, siempre había sido hijo único, hasta que su padre se casó de nuevo con otra mujer que tiene tres hijos. Ahora tiene que convivir con ellos los fines de semana, cuando antes solo lo hacía con su papá. Es muy común que se den casos como este, porque personas divorciadas, separadas o viudas rehacen su vida, lo que ocasiona crear familias reconstruidas, en las que se da la relación de medios hermanos o hermanastros.

Para el psicólogo clínico infantil, Fernando Lara Poot, influye mucho la razón de separación de los padres, con quién vive el niño y qué familia está siendo reconstruida –si la de papá o la de mamá–. “Hay casos de niños de siete u ocho años que tienden a pensar que sus padres los van a querer menos por aceptar a otros integrantes en la familia. Hay que aclararles que no es así y que ellos también pueden aceptarlos, sin imponerles que tienen que tratarlos como hermanos, sino dejar que fluya la relación entre ellos”, comentó el especialista por vía telefónica.

Foto: iStock

Algo que el psicólogo sí considera obligatorio es imponer el respeto y comunicación entre ellos. “El hecho de que él no acepte a otra persona como parte de la familia no significa que lo va a ignorar, que no hablará con él o que le hará maldades. A veces hay cierto rechazo por celos, porque piensan que les están robando a su papá o mamá”, agregó Lara Poot. “En el caso de los adolescentes, estos tienen actitudes más de apatía. Muestran su rechazo con desinterés como diciendo ‘no, no lo voy a aceptar nunca como mi hermano’”.

Cuida la salud dental de tus hijos

Otro tema por destacar es cómo es la relación del padre con su hijo, puesto que él es quien crea el vínculo con el menor. “Tras una separación, el niño o adolescente puede rechazar al padre o madre, según sea el caso, pero esa actitud dependerá de qué tan frecuentes son sus visitas, es decir, si le promete que lo irá a ver, lo tiene que cumplir, ya que si este no llega, el niño irá perdiendo la confianza y se dañará la relación. Si le agregamos que el padre ya vive con otras personas, el menor sentirá que su papá no va, porque prefiere estar con su nueva familia”.

Sentimientos inevitables

Fernando advierte que en niños con medios hermanos siempre o en su mayoría habrá celos o envidia, porque estos sí tienen a sus papás juntos y ellos no. “En estos casos, pueden darse conductas agresivas, físicas o verbales, o que pueden parecer inofensivas, como el que le desordene los juguetes a su medio hermano o se los rompa, pero aunque parezca algo simple, aquí el factor de alarma es el motivo de por qué lo está haciendo o también suelen culpar a sus medios hermanos de algo que estos no hicieron”, comentó.

Para evitar un ambiente hostil y que las relaciones de convivencia se den de la mejor manera, el psicólogo aconseja, como base fundamental, una comunicación clara y a tiempo, nunca de sorpresa. “Hay que explicarle que el que haya nuevos integrantes en la familia no significa que no lo quiera o lo vaya a ver menos, o que ya no es importante para él, sino que la familia se está agrandando, utilizando siempre palabras adecuadas para el niño”, declaró. Por último, para lograr que se lleven bien, Fernando aconseja no imponer el afecto, pues las relaciones se construyen con la convivencia, no por decreto de mamá o papá; es decir, darles su espacio y su tiempo para que ellos construyan gradualmente su propia relación y generar espacios para que estén juntos, pero respetando las edades e intereses de cada uno.

Golpes de calor en los pequeños

MAA

 




. .

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Revista Semanal

Agréganos @vsdmx

Conoce de primera mano los lugares mas emblemáticos de la ciudad. Consigue la versión impresa todos los viernes en el periódico AM de Querétaro.





/* ]]> */