Foto: iStock

Los millennial y sus buenas razones para no tener hijos

Según un informe de la Secretaría General del Consejo Nacional de Población (CONAPO) se prevé un descenso significativo de la natalidad en el país.

María Almeida

Los datos muestran que el número promedio de hijas e hijos que tendrán las mujeres durante su vida reproductiva pasará de 2.1, en 2019, a 1.7 para 2050.

La disminución en el número de hijos es un hecho generalizado, no en México, sino de manera global. Hace unos días leíamos una noticia sobre una mamá furiosa que demandaba que se prohibiera a los millennial sin hijos la entrada a Disney World. La señora estaba terriblemente molesta porque no pudo comprarle un pretzel en forma de Mickey Mouse a su hijo por la larga fila que había, lo que provocó horas de llanto por parte del pequeño. La señora argumentaba que, en su mayoría, la fila estaba formada por parejas de millennials sin hijos.

Se estima que actualmente hay alrededor de 1.70o millones de millennials en el mundo según el Instituto Nacional de Estadística. Esta generación -nacida entre 1987 y 1999– se encuentra en su plenitud fértil y se los considera los mayores consumidores en el mundo, por no decir que el grupo del que tanto se queja la señora, creció con las películas de Disney, por lo que tienen mucha razón para estar en dichos parques sin necesidad de tener hijos.

Los millennials mueven los hilos en redes sociales, modas y tendencias, sin embargo esta generación es también popular por su endeudamiento, problemas emocionales y falta de estabilidad. Su instinto salvaje los mueve a viajar. Para los millennials, los viajes representan una manera de conseguir un paquete completo de experiencias: crear memorias y subirlas en Instagram, conectarse con su dimensión espiritual y darse al carpe diem. Vida solo hay una y deben aprovecharla, aunque sea en Disney World.

Con todos estos argumentos, hemos querido analizar la problemática del descenso de la natalidad desde la óptica generacional. ¿Porqué los millennials no quieren tener hijos?

Ecología

El no querer tener hijos va mucho más allá de una moda o una tendencia. Esta generación se considera comprometida con el planeta. Saben de antemano que tener más de dos hijos o incluso no tenerlos podría sumarle años a nuestro planeta. Un estudio publicado por la revista Environmental Research Letters nos dice que no tener hijos tiene mayor impacto que reciclar. Los investigadores Seth Wynes y Kimberly Nicholas, hablan de que no tener hijos disminuye en casi 57 toneladas el dióxido de carbono que generamos al año. Mucho más que si 650 adolescentes se comprometieran a reciclar por el resto de sus vidas.

Foto: Unsplash

Deudas

Un hecho muy razonable para los millennials es que un 52% de ellos no ganan lo suficiente para mantenerse según la revista Merca2.0. Esta generación es consciente de que no podrían tener un bebé y además solventar sus gastos y, por qué no decirlo, gustos que en ocasiones no son imprescindibles pero aún así compran. Un hijo para ellos es sinónimo de pobreza total.

Foto: iStock

Mente abierta

Los millennials piensan que el concepto actual de familia no incluye necesariamente un bebé. Cada vez se hace más y más predominante la tendencia de adoptar perritos o gatitos de la calle. Los «perrijos» y «gatijos» se convierten en los bebés de la casa y en compañeros fieles.

Foto: iStock

Inestabilidad laboral

Claramente ésta generación ama viajar y gastar, pero parte de su falta de recursos se atribuye a la inestabilidad en el trabajo. Los trabajos para toda la vida dejaron paso a un panorama laboral más voluble, el motivo: buscar un lugar en el que aprecien su trabajo. Si esto no ocurre, los millennials no tienen reparo en buscar otro, lo que ocasiona falta de liquidez.

Foto: iStock

Conciencia

La generación millennial tiende más a trabajar la responsabilidad individual que colectiva. Traer un bebé a un mundo en el que ellos saben que la situación económica y laboral es complicada y las probabilidades de crecer profesionalmente son muy escasas, implica demasiadas responsabilidades y el abandono de la construcción de sus convicciones.

Foto: iStock

MAA

 





Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de


/* ]]> */