Las sombras de un imperio en la ciudad de Querétaro
AM Querétaro

Las sombras de un imperio en Querétaro

Foto: Especial

¡Danos un clic en el botón de favorito en Google News!

Más noticias del AM de Querétaro




Como se sabe, Maximiliano llegó con la idea de un imperio en Querétaro, ante la amenaza de los ejércitos liberales y fue aquí donde se sepultó su sueño

Magdiel Torres

Cuando el ejército francés dejó el país, Maximiliano contó sólo con las fuerzas de los conservadores y algunas legiones belgas para su imperio en Querétaro, donde se dispuso a dar la última batalla por un imperios fallido. Aquí una lista de lugares que atestiguan el final de un sueño imperial.

Presentan reporte final de ‘Querétaro se ilumina’

El templo de la Cruz

Es uno de los lugares religiosos de Querétaro y es rico por su arquitectura y su importancia durante la colonización del lugar. Pero durante la Guerra de Intervención francesa sus paredes no resguardaron oficios piadosos, sino todo lo contrario, ya que fue el cuartel general de las tropas imperiales.

Templo de Teresitas

Cuando el cerco que las fuerzas federales dio resultado y el emperador, ahora solo archiduque, entregó su espada, el templo de las Teresitas fue el lugar a donde fue custodiado como prisionero de guerra.

Museo de la Restauración de la República

El ahora museo fue en aquel entonces el convento de Capuchinas. Aquí vivió Maximiliano los últimos días de vida, acompañado de sus más cercanos seguidores y con la certidumbre de que la aventura americana había llegado a su fin.

Rolan en patines por Querétaro

Teatro de la República

Mientras Maximiliano pasaba sus días como prisionero de guerra, lejos de los faustosos lujos palaciegos, en el ahora conocido como Teatro de la República, a unas calles de la prisión de Maximiliano, se decidía la suerte del europeo. El Teatro abrió sus puertas para que el juicio fuera preciado por el pueblo que era adverso a Maximiliano y a la idea de Imperio.

Cerro de las campanas

La vista que puede apreciarse desde el Cerro de las Campanas fue lo último que vio el fallido emperador. Ahí fue fusilado con sus allegados, los generales conservadores Miramón y Mejía. Actualmente en el lugar se erige una estatua del vencedor, Benito Juárez, y un mausoleo como código de honor para los vencidos.

AMIP.


“Únete


Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Newsletter