trabajo
Foto: Ali Yahya/Unsplash

Trabajar en horarios irregulares o turnos nocturnos aumenta riesgo de cáncer



El trabajo por turnos variados interfiere con el ritmo circadiano del cuerpo, el ciclo aproximado de 24 hrs., que regula cuando se va a dormir y a despertar

Trabajan turnos nocturnos, jornadas largas u otros horarios irregulares puede provocar implicaciones negativas para la salud e incluso aumentar el riesgo de desarrollar cáncer, alertaron científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

En un estudio, la institución estadunidense destacó los turnos nocturnos de trabajo interrumpen el ritmo circadiano del cuerpo, lo que conduce al deterioro de dos genes supresores de tumores, que pueden estimular el crecimiento de células cancerosas.

El autor principal del estudio, Thales Papagiannakopoulos, del Instituto Koch para la Investigación Integral del Cáncer de la MIT, explicó que se encontró un vínculo entre el trabajo de turno nocturno rotativo y más riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, cáncer de pulmón, entre otros por jornadas de noche.

10 cosas que no sabías sobre el cáncer de mama

El trabajo por turnos variados interfiere con el ritmo circadiano del cuerpo, el ciclo aproximado de 24 horas, que regula cuando se va a dormir y a despertar, sobre todo en respuesta a la luz y la oscuridad del ambiente, lo que afecta ritmo circadiano central del cuerpo o «reloj maestro».

Dicho reloj está formado por unas 20 mil células nerviosas en el cerebro, que se denominan colectivamente núcleo supraquiasmático, el cual recibe información sobre los niveles de luz y oscuridad de la retina de los ojos, que se envía a las células del cuerpo.

De acuerdo con el estudio, dos genes dentro de las células que juegan un papel en la regulación del reloj circadiano: el Bmal1 y el Per2, activan una serie de procesos biológicos regulados por el ritmo circadiano, incluida la división celular y el metabolismo, dos características del cáncer.

Foto: Hiep Nguyen/Unsplash

Para su estudio, los investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts observaron cómo la interrupción de los ciclos de luz y oscuridad afecta la actividad de los genes Bmal1 y Per2, y cómo esto influye en el desarrollo del cáncer.

«Las células necesitan la señal de luz, que es como un botón de reinicio para el reloj. Cuando pierdes esa señal, pierdes los ritmos normales en cada célula de tu cuerpo», explicó Papagiannakopoulos.

En una investigación adicional, los investigadores descubrieron que los genes Bmal1 y Per2 se regulan cuando ocurre la producción de una proteína c-myc, conocida por promover el crecimiento del cáncer.

5 apps para hacer super productivo tu camino al trabajo

El equipo explicó que cuando estos genes se alteran, se acumula c-myc, lo que desencadena un aumento en el metabolismo celular, el crecimiento y la división, lo que puede impulsar el desarrollo del cáncer.

Además de respaldar sus hallazgos, al analizar muestras de tumores de pulmón humano, los investigadores identificaron niveles significativamente más bajos de expresión de los genes Bmal1 y Per2, así como una menor expresión de otros genes que regulan el ritmo circadiano.

Concluyeron que sus hallazgos arrojan luz sobre cómo el trabajo por turnos y otros factores que interrumpen el reloj circadiano pueden conducir al desarrollo del cáncer.

Notimex/HMR





Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */