Foto: iStock

Hombres y cáncer de mama, una realidad poco explorada

El 19 de octubre se celebra el Día mundial contra el cáncer de mama, enfermedad mortal que es frecuente en las mujeres, pero ¿lo pueden padecer los hombres?

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres, representa el 16% de todos los cánceres femeninos.

Esta enfermedad comienza en el tejido mamario y considerando que tanto hombres como mujeres tienen tejido mamario, significa que cualquier persona, incluso hombres, pueden ser diagnosticados con cáncer de mama. Sin embargo, el tejido mamario en el hombre es rudimentario, no se desarrolla por completo a menos que se exponga a un aumento de los estrógenos endógenos y/o exógenos.

El diagnóstico en hombres es muy poco común, representa menos del 1% de todos los cánceres de mama, sin embargo no están exentos. Los hombres que lo llegan a padecer tienen entre 60 y 70 años de edad.

Autoexploración: técnica para detectar cáncer de mama

Las causas no están claras. Pero existen factores de riesgo que hacen a los hombres más susceptibles de padecerlo, por ejemplo, estar expuestos a la radiación, mayores niveles de estrógeno debido a factores como un consumo excesivo de alcohol, cirrosis, obesidad y algunos medicamentos para tratar el cáncer de próstata.

También puede ser hereditario (historial de cáncer de mama en la familia), un gen BRCA1 o BRCA2 mutado y ciertos trastornos genéticos como el síndrome de Klinefelter; tener tejido mamario excesivo (ginecomastia)

El retraso en el diagnóstico es muy común debido a la ignorancia de la presencia de esta enfermedad en el hombre, por lo que éste ocurre en la mayoría de los casos en una etapa clínica III o IV.

La gran mayoría de los tumores son de origen ductal, siendo el 10% carcinoma in situ (DCIS), que refiere a la presencia de células anormales en el conducto mamario dentro de la mama. Por lo general se descubre durante una mamografía.

Los síntomas no son distintos a los que presentan las mujeres: pueden ser una protuberancia o hinchazón en el tejido mamario, una mama puede ser más grande que la otra, una pequeña protuberancia bajo el pezón, cambios inusuales en el pezón o la piel alrededor de este, como enrojecimiento, descamación o fruncimiento; y secreción del pezón.

  • El primer reporte de un cáncer de mama diagnosticado en un hombre data de 3 000 a 2 500 años antes de nuestra era.

Su tratamiento es multimodal: cirugía para extraer la mama (mastectomía), ganglios linfáticos bajo el brazo, el recubrimiento de los músculos del tórax.  De ser necesario, radioterapia tras la cirugía para eliminar cualquier célula cancerígena restante y para tratar tumores específicos. Quimioterapia para eliminar células cancerígenas que se han propagado a otras partes del cuerpo y terapia hormonal para bloquear hormonas que puedan ayudar al crecimiento de ciertos tipos de cáncer de mama.

El pronóstico a largo plazo para hombres con cáncer de mama es positivo cuando este se detecta y trata a tiempo. Aproximadamente el 91% de los hombres que reciben tratamiento antes de que el cáncer se haya propagado a otras zonas del cuerpo, están libres de la enfermedad luego de 5 años.

Casi 3 de cada 4 hombres que reciben tratamiento para un cáncer que se ha propagado a ganglios linfáticos, pero no a otras zonas del cuerpo, están libres de cáncer tras 5 años. Aquellos que tienen un cáncer que se ha propagado a partes alejadas del cuerpo, tienen una menor probabilidad de supervivencia a largo plazo.

No hay ninguna manera clara de prevenir el cáncer de mama en hombres, sin embargo la mejor forma de protegerse es saber que también lo pueden padecer y que, al igual que en las mujeres, para combatirlo se debe detectar a tiempo.

HMR




- -

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

.



/* ]]> */