Anúnciate aquí

Cómo el póker se está convirtiendo en una profesión

Cómo el póker se está convirtiendo en una profesión
Cómo el póker se está convirtiendo en una profesión

El póker en los últimos años se entiende mejor cuando se analiza la naturaleza del propio juego de cartas

En sus más de dos siglos de historia, el póker ha evolucionado considerablemente. Y no nos referimos solo a las reglas y dinámicas del juego, sino especialmente en el entorno que le rodea. Ahora, ya no es necesario acercarse a un casino para poder jugar, pues puede incluso jugarse al póker online gratis. También ha cambiado su percepción y muchos y muchas lo han convertido en su profesión.

¿Es el póker una profesión?

La Real Académica Española define “profesión” como el “empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe una retribución”. “Oficio”, por su parte, es considerada aquella “habilidad y destreza logradas por la práctica de una actividad o profesión”. Y el “trabajo” es el “esfuerzo humano aplicado a la producción de riqueza”. Por todo eso, jugar al póker también puede considerarse trabajar.

Los jugadores profesionales dedican muchas horas de su día en practicar, aprender estrategias, revisar jugadas para poder mejorar. Esa dedicación es recompensada en la mesa de juego. No puede equipararse a jugar a la lotería ni a aquellos que visitan los casinos por ocio. Los jugadores de élite se preparan concienzudamente para las competiciones, como lo haría un deportista antes de las Olimpiadas.

Que pueda ser considerada una profesión lógicamente no significa que sea reconocida de tal manera en todo el mundo. En España, esta actividad ha llegado a profesionalizarse gracias a su regularización por parte del Estado. En México, en cambio, todavía no se ha alcanzado ese estatus (como tampoco en Colombia), pero se está llevando a cabo una transición paulatina para que esto cambie.

Crece el número de jugadores profesionales

En la actualidad, se considera que hay unos 133 jugadores profesionales de póker en Estados Unidos. En todo el mundo, esa cifra podría ascender a los 2.000. Ciertamente, estos números pueden parecer pocos teniendo en cuenta la población mundial, pero es mucho más de lo que podía decirse hace unos años. Más de la mitad de estos, además, juegan casi exclusivamente por Internet.

Sigue existiendo un gran porcentaje de jugadores que se consideran solo “semiprofesionales”, pues las ganancias que consiguen con el juego no cubren ampliamente las necesidades básicas de cualquier ciudadano. Dedicarse exclusivamente al póker significa tener que dejar tu trabajo “normal”, y ese es un sacrificio que la mayoría solo querrá hacer cuando aumenten los ingresos.

La naturaleza del juego

El incremento en el número de jugadores profesionales que ha experimentado el póker en los últimos años se entiende mejor cuando se analiza la naturaleza del propio juego de cartas. Aunque la suerte sea un factor importante en el resultado, para ser el mejor hay que hacer un esfuerzo. Ese esfuerzo es equiparable al que hace cualquier trabajador intelectual, que debe analizar, reflexionar, anticiparse.

En las dos últimas décadas, esa naturaleza del póker ha mutado con la irrupción del juego online. Nunca antes había tenido tanta gente acceso a las partidas de póker. Nunca antes habíamos tenido tantas oportunidades para practicar, aprender y estudiar estrategias ganadoras. Y eso hace que tampoco nunca antes había sido tan fácil convertir este juego en una forma de ganarse la vida dignamente.

El póker como entretenimiento

Volviendo a la comparación del póker con los deportistas olímpicos, el juego de naipes más popular de todos los tiempos también puede entenderse como una forma de entretenimiento. Pero no solo para las personas que lo practican, sino para los miles de espectadores que tiene alrededor del mundo y que dedican gran parte de su tiempo libre a ver vídeos de las mejores jugadas en YouTube.

Si los futbolistas que salen al campo y los artistas que suben al escenario son considerados entertainers, ¿por qué no vamos a decir lo mismo de aquellos jugadores de póker que participan, por ejemplo, del Evento Principal de la Serie Mundial de Póker, retransmitida en directo cada año con mucha expectación? Solo por su función como personas que entretienen ya son auténticos profesionales.

Cómo convertirse en jugador de póker profesional

¿Es posible convertirse en un jugador profesional? Sí, lo es, pero no ocurrirá de la noche a la mañana. Ni por una cuestión de suerte. Detrás de cada jugador profesional, hay mucho sacrificio, horas invertidas en mejorar y perfeccionar su juego. Existen muchas plataformas con las que poder practicar, pero también ayuda verse partidas de torneos, en vivo u online, para aprender de los y las mejores.

Aquellos que quieran jugar al póker de forma profesional deberán saber que el sacrificio también va más allá. Las horas de práctica te quitará tiempo con tus seres queridos. Deberás cuidar tu alimentación y tu estado de forma, pues todo ello tendrá una repercusión directa en tu capacidad para concentrarte. Y puede que pierdas dinero, especialmente al principio, así que tendrás que ser persistente y no rendirte.

El póker, una profesión

Que el póker no haya sido reconocido oficialmente como profesión en muchos lugares no significa que, a efectos prácticos, no lo sea. Las horas de dedicación son iguales o incluso más que las que cualquier profesional le dedica a su oficio. Todo ese esfuerzo tiene, luego, una recompensa monetaria, de nuevo, como la de cualquier trabajador. Y, además, los jugadores actúan también de entertainers.

¿No es todo eso suficiente como para considerarlo un empleo?

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí

Anúnciate aquí

Más noticias


Contenido Patrocinado