Escort Paris porn tube porno porn porno amateur

Nuestras Redes Sociales

The New York Times Syndicate

Aplicación de vacunas en Brasil es un desastre

Publicado

el

El Sambódromo, sede del Carnaval de Río de Janeiro, se convirtió en centro de vacunación./Foto: NYT

La vacunación para más de 210 millones de personas empezó hasta el 18 de enero, un mes después que más de 50 países

Vanessa Barbara / NYT

Cuando hablamos de programas de vacunación contra la COVID-19, hay algunos países que han superado las expectativas y otros que se han quedado sorprendentemente atrás.

Vacunar a más de 210 millones de personas puede sonar intimidante, pero para Brasil no debería serlo, pues tiene uno de los sistemas de salud pública universal y gratuita más grandes del mundo y un historial sobresaliente de vacunaciones y control de enfermedades.

En 1980, el país vacunó a 17.5 millones de niños contra la polio en un solo día. En 2010, se administraron más de 89 millones de dosis de la vacuna contra la gripe porcina en menos de cuatro meses. Además, el año pasado más de 70 millones de brasileños recibieron su inyección anual contra la influenza.

A pesar de esas ventajas, la distribución de vacunas en Brasil ha sido dolorosamente lenta e inconstante y afectada por la escasez. El programa a nivel nacional comenzó el 18 de enero, más tarde que en otros más de 50 países, y a su ritmo actual tardará más de cuatro años en finalizarse. Algunas de las ciudades más importantes como Río de Janeiro y Salvador ya han tenido que suspender sus campañas por problemas de suministro.

El fracaso equivale a un desastre en un país en el que la pandemia ha causado terribles daños, ciudades a lo largo del río Amazonas, como Manaos, han sido abandonadas a su suerte y han muerto 250 mil personas, la segunda cifra más alta en el mundo después de Estados Unidos.

Desde el principio, el gobierno de Bolsonaro le restó importancia a la seriedad de la pandemia. El presidente se opuso al uso de cubrebocas, a las medidas de distanciamiento social y comparó el coronavirus con una lluvia que caería sobre la mayoría, pero solo ahogaría a algunos.

En pleno brote, se deshizo de dos ministros de Salud (ambos médicos) que amenazaron con contradecirlo y los remplazó con un general del ejército.

Por si fuera poco, Bolsonaro no solo empleó los fondos de emergencia para comprar y distribuir fármacos no aprobados contra la COVID-19, incluso después de que se había demostrado que eran ineficaces, sino que también rechazó muchas ofertas de dosis de vacunas.

En agosto, Pfizer ofreció a Brasil 70 millones de dosis, con una entrega que habría comenzado en diciembre, pero el gobierno no mostró interés. La compañía hizo otras dos propuestas sin obtener resultados.

Cuando se le presionó para que diera una explicación, el ministro de Salud de Brasil afirmó que los términos del contrato eran “abusivos”.

Bolsonaro se quejó de que Pfizer no asumirá la responsabilidad si las personas se convierten “en Superman, si le sale barba a alguna mujer o si un hombre empieza a hablar en un tono agudo”. Por lo tanto, continuó sus esfuerzos para desacreditar la vacunación y promocionó un imaginario tratamiento temprano contra la COVID-19.

Encontró tiempo para oponerse a la propuesta presentada ante la Organización Mundial de la Salud por India y Sudáfrica de levantar temporalmente las restricciones de patentes en las vacunas contra la COVID-19. Al parecer, no fue de su interés que se les permitiera a los países en vías de desarrollo, como Brasil, manufacturar vacunas más pronto y a una escala mucho mayor.

Al final, por la presión del público, el gobierno federal comenzó a planear un programa de vacunación. Sin embargo, se enfocó en un solo fabricante, AstraZeneca, cuyos ensayos tomaron más tiempo que los del resto de las farmacéuticas. Posteriormente, surgieron otras dificultades. Después de la aprobación de la vacuna en enero, hubo un retraso en el envío. Además, el vuelo con dos millones de dosis provenientes de India fue pospuesto una semana.

Bolsonaro también pasó meses atacando a la otra vacuna ahora disponible en Brasil (CoronaVac, desarrollada por la empresa china Sinovac) porque fue respaldada por el gobernador de São Paulo, un rival político y posible competidor en la contienda presidencial de 2022.

Celebró la muerte de un participante del ensayo clínico de CoronaVac, aunque más tarde se determinó que esa muerte no estuvo relacionada con la vacuna.

Cuando se retrasó la producción de la vacuna de AstraZeneca, Bolsonaro tuvo que recurrir a los suministros de CoronaVac que el gobernador de São Paulo había logrado reunir.

Brasil ahora está expandiendo de forma gradual la producción local mientras espera la llegada de más dosis que están en camino provenientes de India y de las instalaciones de Covax, un programa de distribución global de vacunas. Sin embargo, todo ocurre en cámara lenta. Dos millones de dosis ahora, cuatro millones un mes después.

Al final, por la presión del público, el gobierno federal comenzó a planear un programa de vacunación. Sin embargo, se enfocó en un solo fabricante, AstraZeneca, cuyos ensayos tomaron más tiempo que los del resto de las farmacéuticas. Posteriormente, surgieron otras dificultades. Después de la aprobación de la vacuna en enero, hubo un retraso en el envío. Además, el vuelo con dos millones de dosis provenientes de India fue pospuesto una semana.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading
Advertisement


Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The New York Times Syndicate

La devastación de los huracanes impulsa la migración en Honduras

Publicado

el

Los huracanes es uno de los motivos de la migración, aunado a la violencia por el narcotráfico, la impunidad y la pobreza

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

Más impuestos a los ricos, no a la clase media: Viri Ríos

Publicado

el

El caso de la seguridad social es grave. Los estratos medios no solo pagan la mayoría de los impuestos, sino que son víctimas de reducciones a sus salarios

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

Causa disyuntiva la vacunación contra COVID-19 en Europa

Publicado

el

Varias naciones de Europa comenzaron a suspender la aplicación de la dosis de AstraZeneca debido a anomalías que aparecieron en algunos pacientes

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

La manera adecuada de boicotear los Juegos Olímpicos de Pekín

Publicado

el

En lugar de enviar la tradicional delegación de diplomáticos y funcionarios de la Casa Blanca a Pekín, el presidente debería invitar a disidentes chinos

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

Brasil necesita vacunas y China se beneficia diplomáticamente

Publicado

el

Gracias sus vacunas, la influencia de China crece en los países latinoamericanos. En Brasil, la empresa Huawei ha ganado el favor del gobierno

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

ENTÉRATE