Nuestras Redes Sociales

The New York Times Syndicate

Un año después, Wuhan es la primera ciudad pospandémica

Publicado

el

El 23 de enero de 2020 se estableció un cierre de emergencia de 76 días y hoy ya pueden salir a parques de diversiones.

El Partido Comunista de China contuvo las infecciones y Wuhan regresó a la vida con más rapidez que cualquier otro país. Sin embargo, su población también sabe controlar el recuerdo y el dolor

New York Times

Los largos meses de estricto confinamiento se han desvanecido en Wuhan, la primera ciudad en el mundo que el nuevo coronavirus devastó. A medida que los residentes buscan dejarlo atrás, citan un dicho chino que advierte sobre no “olvidar el dolor después de que una cicatriz sana”.

Para muchos en esta ciudad del centro de China, el dicho resume la tentación de olvidar los malos recuerdos mientras se festeja la recuperación. Para las familias que viven su duelo en las sombras, significa el peligro de olvidar de manera precipitada sin un reconocimiento público a las vidas que se perdieron de forma innecesaria.

Hace un año, cuando Wuhan impuso un cierre de emergencia, brindó al mundo una alerta anticipada sobre los peligros del virus. Ahora anuncia un mundo pospandémico, en el que el alivio por los rostros sin cubrebocas, las alegres reuniones y los traslados diarios al trabajo esconde las secuelas emocionales.

En Wuhan, los habitantes disfrutan de placeres ordinarios que hace un año se convirtieron en riesgos prohibidos, como andar por la histórica calle comercial Jianghan. Los oficinistas intercambian empujones para ganar asientos en el metro, que estuvo cerrado durante el confinamiento. Los restaurantes, bares de karaoke y clubes de música en la ribera generan un barullo de conversaciones y melodías que era impensable el año pasado y sigue siendo impensable para gran parte del mundo que todavía está en las garras de la pandemia.

Entre rocas y bolardos de concreto que marcan la orilla del río Yangtsé, la Asociación de Natación Qingshan está de regreso. Sus miembros, la mayoría jubilados de edad avanzada, se meten casi diario a la turbia agua, donde el expresidente comunista Mao Zedong alguna vez nadó.

“Todos engordaron. Yo estaba más de 5 kilogramos más gordo después de estar encerrado en casa durante algunos meses”, dijo Song Datong, un conductor de autobús jubilado que sacó su parka azul oscuro después de su nado y conversó con otras antiguas amistades.

“Wuhan es ahora la ciudad más segura en todo el país”, dijo Song de manera firme. “No contraeremos esta enfermedad”.

Por debajo de la exuberante normalidad, algunas familias en duelo tienen dificultades para exorcizar a los fantasmas, los recuerdos y el enojo que no encuentran lugar en el triunfante giro hacia el futuro. Algunos se aferran a objetos que les recuerdan a los que perdieron. Otros sienten el dolor de recordar y tratan de olvidar.

Zhu Tao, un trabajador metalúrgico de 44 años, vive en un vecindario de Wuhan que sufrió un brote grave y sigue enojado por la muerte de una tía de 82 años que falleció por el coronavirus. Cree que una prima también pereció, debido a la enfermedad, aunque su acta de defunción cita la causa de muerte como infección pulmonar bacteriana.

“Las personas de Wuhan a mi alrededor me dejan con la sensación (muy clara) de que la cicatriz ha sanado y que han olvidado el dolor”, dijo. “En realidad, la situación es que la cicatriz no ha sanado, pero ya han olvidado el dolor”.

Tomó un año de licencia en el trabajo, debido al temor de que el virus pudiera regresar. “Me quedo en casa tanto como me es posible”, mencionó.

La experiencia de Wuhan hará eco en Nueva York, Nueva Delhi, Río de Janeiro y otros lugares que han sido muy afectados cuando finalmente se recuperen. Todos estos sitios tienen familias atrapadas en el duelo y el enojo por las muertes que dicen que se podían evitar. Todos tienen restaurantes y tiendas, el sustento de millones, que luchan por sobrevivir. Todos tienen cementerios que han crecido de manera considerable durante el año pasado.

El Partido Comunista de China ha sido singularmente exitoso en contener las infecciones y catapultar a Wuhan de regreso a la vida con más rapidez que cualquier otro país. Sin embargo, China también es singularmente poderosa para controlar el recuerdo de los desastres, eliminar hechos problemáticos y omitir cuestionamientos críticos a su narrativa oficial.

Algunas familias encuentran poco consuelo en las celebraciones victoriosas del gobierno. Algunos han seguido combatiendo los esfuerzos del Estado para cubrir sus fallos iniciales, a pesar de las detenciones, la vigilancia y las advertencias constantes. La mayoría se ha retirado a vivir un duelo privado que se agudizó antes del aniversario de la crisis: cuando se estableció un cierre de emergencia en Wuhan el 23 de enero del año pasado.

“Te das cuenta de que todavía hay muchas heridas”, dijo Veranda Chen, de 24 años, quien perdió a su madre debido al virus en Wuhan. Su muerte, dijo él, afectó la relación con su padre y la familia extendida no se reunirá para la celebración del Año Nuevo Lunar. “Nos falta una persona”, exclamó.

Chen fue al Wuhan Union Hospital para una revisión en el verano, porque le preocupaba que un dolor punzante persistente en el pecho pudiera ser cáncer. Los médicos le dijeron que, físicamente, no había nada anormal en su organismo.

El confinamiento en Wuhan a menudo se describe como un tipo de pesadilla que ocurrió en un estupor febril.

Al principio, la conmoción y el temor prevalecieron en la ciudad, funcionarios habían asegurado a los habitantes durante semanas que era poco probable que el virus se propagara. Las personas saturaron los supermercados para abastecerse de comida o corrieron a los hospitales para que les hicieran revisiones por casos de tos o fiebre.

“No había personas ni autos en las calles de Wuhan, solo ambulancias y no hacían sonar la sirena, solo encendían las luces de la torreta, porque les preocupaba que el sonido atemorizara a las personas”, dijo Ma Keqin, de 66 años, un trabajador metalúrgico jubilado.

Algunos hospitales se construyeron en días para tratar los casos en rápido incremento y una movilización nacional mitigó la desesperante escasez de equipo de protección y trabajadores médicos. Wuhan se convirtió en un panal de barricadas y puestos de control a medida que barreras de plástico amarillo y revestimientos metálicos restringían el paso en los vecindarios.

Posteriormente, cuando el confinamiento se levantó 76 días después en abril, la ciudad reveló que había registrado de manera oficial 50 mil 333 infecciones del virus y 3 mil 869 muertes; estudios indican que, en realidad, el virus infectó a muchos más. En ese entonces, los residentes expresaron su furia contra los funcionarios a los que culpaban por haber dejado que el virus se saliera de control. Un grafiti a lo largo del Yangtsé decía: “El bien se pagará con bien, el mal con mal”.

Incluso en Wuhan puede ser fácil olvidar ese momento en el que poner en cuarentena a una ciudad entera parecía un experimento único y draconiano con once millones de personas como sujetos. La ciudad que el año pasado se convirtió en una fuente de estigma; ahora es un punto de orgullo.

El gobierno chino ha presionado a las personas en Wuhan y en todo el país a apresurarse hacia el futuro y restar importancia, o prácticamente olvidar, las muertes y las dificultades del año pasado. Si bien los meses en aislamiento impuestos por la ciudad alguna vez se consideraron brutalmente excepcionales, la cifra diaria de muertos por el virus en Estados Unidos se ha aproximado, en ocasiones, al total oficial de China en toda la pandemia, lo que ha fortalecido la confianza en el regreso de Wuhan.

En toda China las menciones de muertes son silenciadas.

Wuhan todavía no ha difundido estadísticas de cremaciones durante el primer trimestre del año pasado, muchos meses después de lo que normalmente se reportarían. Los escritores y periodistas independientes que cuestionan las brillantes versiones oficiales de la crisis de Wuhan, aunque sea un poco, han sido vilipendiados en los medios chinos, detenidos o incluso encarcelados.

“Siempre ha sido así en China. ¿Cuántas decenas de millones murieron en la Gran Hambruna? ¿Cuántos en la Revolución Cultural?”, dijo Ai Xiaoming, una profesora jubilada en Wuhan que, como muchos residentes, llevó un diario en línea sobre el confinamiento. “Todo se puede olvidar con el paso del tiempo. No lo ves, no lo escuchas o no lo informas”.

Muchos en Wuhan ahora aceptan la versión de los eventos brindada por el gobierno chino y afirman que su “ciudad de héroes” libró una pelea honorable contra un virus que ha viajado a países humildes más adinerados. Algunos residentes ven las fallas iniciales desde una perspectiva más indulgente después de ver el rastro de calamidades en Estados Unidos y otras democracias.

“Esto tampoco es cuestión de alardear”, dijo Huang Qing, de 55 años, quien estaba sentada en una banca en East Lake Park con su marido, compartiendo una botella pequeña de vino blanco. El invierno pasado, antes de que se prohibieran las salidas, los residentes se reunían en el parque para compartir sus preocupaciones. Ahora, parejas de ancianos y padres con niños pequeños caminan entre los sauces llorones, y absorben la luz solar.

“La epidemia de Wuhan se manejó bien, muy bien”, dijo. “Demostró por completo la superioridad de las políticas de China”.

China es la única de las principales economías que ha continuado su crecimiento durante la pandemia.

Los consumidores chinos de clase media, que antes vacacionaban e iban de compras a Europa o Tailandia, ahora se mantienen cerca de casa y muchas marcas de lujo han tenido buenas ventas. En la Plaza Wuhan, de gama alta, los compradores forman multitudes frente a los aparadores de Dior, Louis Vuitton y Cartier.

Lejos de los distritos más adinerados, la recuperación ha sido dispareja, lo que ha expuesto las desigualdades de la sociedad china.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading
Advertisement


Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The New York Times Syndicate

Japón inicia el cambio generacional de sus líderes

Publicado

el

Japón inicia el cambio generacional de sus líderes

Una petición en línea que las mujeres iniciaron devino en una vociferante campaña en las redes sociales que ayudó a expulsar al líder del comité, Yoshiro Mori, de 83 años (más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

La temporada del soplón creció con la pandemia

Publicado

el

Las empresas de tecnología utilizan un modelo de negocio de vigilancia masiva, que recopila y vende información de los usuarios a los anunciantes a una escala infinita./Foto: Pexels

El chisme es muy viejo, pero con las medidas de confinamiento, la tendencia a delatar en redes sociales ofreció a la gente una manera de sentir que estaban haciendo algo bueno

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

¿Por qué tantas madres sienten que son un fracaso?

Publicado

el

Un estudio anterior a la aparición del coronavirus reveló que los hijos señalan que el mayor problema de sus madres es el mal genio; solo 41 por ciento no grita tanto./Foto: Pexels

A un año de la pandemia, las exigencias de hijos, casa y trabajo ha causado que vivan en medio de interrupciones

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

¿Qué pasa cuando la gente deja de acudir al médico?

Publicado

el

Personas esperan en la fila para hacerse pruebas de coronavirus en el Centro Hospitalario de Harlem, en Nueva York./Foto: New York Times

Un año sin servicio de salud es un peligro para pacientes que dejaron de acudir a sus citas mensuales o que evitaron ir por un diagnóstico por temor al contagio

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading

The New York Times Syndicate

Ponen lupa a estudiantes estrella de bajos recursos

Publicado

el

Donovan Blount es un estudiante de bachillerato inscrito en su segundo curso de Cornell, en NY./Foto: New York Times

Un programa universitario para adolescentes desfavorecidos podría revolucionar la admisión a las mejores universidades y demostrar que la inteligencia no depende de la posición social

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Continue Reading
Advertisement

Planificación de ciudades

Facebook

Ferias del empleo

Trending

Advertisement

ENTÉRATE

Copyright © 2021 Grupo SII Comunicaciones es propietaria de las marcas: AM de Querétaro, Perfiles, VSD! y Pulso Político. Teléfono: (442)2919900 I Publicidad: publicidad@amqueretaro.com I Domicilio: Lic. Manuel Gómez Morin 3881, Centro Sur, 76090 Santiago de Querétaro, Qro.