Tokio se prepara para los JO más calurosos de todos los tiempos

La última vez que las Olimpiadas se celebraron fuera del periodo julio-agosto fue en el año 2000, cuando en Sídney fueron inauguradas a finales de septiembre

John Branch y Motoko Rich

Los veranos japoneses son conocidos por su agobiante, y en ocasiones letal, combinación de calor y humedad. En los últimos dos años, entre finales de julio y principios de agosto, más de mil personas, incluyendo más de 150 en Tokio, fallecieron por causas asociadas al calor. Decenas de miles fueron hospitalizadas.

En 1964, ese tipo de calor hizo que los organizadores de las olimpiadas cambiaran la fecha de los Juegos Olímpicos a octubre. Esos juegos empezaron el 10 de octubre, en Tokio, hace 55 años. El año que viene, cuando las olimpiadas regresen a la capital de Japón, la inauguración será el 24 de julio y los eventos se realizarán hasta el 9 de agosto. No será necesaria una ola de calor inusual para convertirlos en los Juegos Olímpicos más calurosos de la historia, lo que pondrá en riesgo a los atletas, espectadores, trabajadores y voluntarios.

Aun así, cuando en 2013 seleccionaron a Tokio como la sede de los juegos de verano para 2020, el Comité Olímpico Internacional (COI) apenas consideró el clima.

¿Entonces por qué resulta que era tan importante organizarlos en pleno verano?

“Esa decisión está, en esencia, motivada por la televisión estadounidense”, afirmó Dick Pound, miembro veterano del Comité Olímpico y exdirector de su comité negociador de medios.

Oficialmente, el calendario olímpico lo impone el COI. Pero debido a que casi tres cuartos de las ganancias del COI provienen de los derechos de transmisión y cerca de la mitad de esos derechos son pagados por la cadena estadounidense NBC, el calendario de los deportes de Estados Unidos tiende a tener una gran influencia en la planificación olímpica.

(Chang W. Lee/The New York Times)

El beisbol y el futbol americano dominan las pantallas estadounidenses durante septiembre y octubre. Julio y agosto, en cambio, son meses relativamente vacíos. La última vez que los Juegos Olímpicos se celebraron fuera del periodo julio-agosto fue en el año 2000, cuando los juegos de Sídney fueron inaugurados a finales de septiembre. Siguen siendo las olimpiadas menos vistas en Estados Unidos de las últimas décadas.

Calor en Tokio obliga a abreviar prueba de triatlón femenino

Desde entonces, el Comité Olímpico les ha informado a las ciudades candidatas que los juegos deben ser organizados entre el 15 de julio y el 31 de agosto, salvo en “circunstancias excepcionales”.

El comité ofrece una serie de explicaciones poco sólidas acerca de ese periodo tan estricto, como el deseo de alinearse con los calendarios de varias federaciones deportivas y el deseo de atraer a los jugadores de la NBA durante sus temporadas de inactividad.

“El asunto es simplemente no coincidir con otros eventos deportivos”, afirmó Thomas Bach, el presidente del COI, en una entrevista con ‘The New York Times’.

Pero quienes están en el entorno de las olimpiadas saben del poder de la televisión en la toma de decisiones de los juegos. La televisión es “probablemente la variable con más peso en el mundo comercial de hoy”, afirmó Terrence Burns, un asesor que ha colaborado con cinco de las ciudades que ganaron las licitaciones para organizar los Juegos Olímpicos. La última candidata seria en proponer fechas alternativas para los Juegos Olímpicos fue Doha, ciudad que también pujó para el espacio de 2020, y que sugirió el mes de octubre, para evitar las temperaturas extremas del verano de Catar.

Gimnasta Daniel Corral califica a Juegos Olímpicos Tokio 2020

Un comité de trabajo del COI examinó las propuestas de cinco potenciales ciudades sede y le dio altas calificaciones a Doha en la mayoría de los aspectos, pero resaltó las fechas de octubre como un problema. El comité concluyó que “el impacto en las transmisiones y en general en la experiencia olímpica del espectador/ audiencia, con base en lo anterior, sería significativo y podría tener efectos a largo plazo”.

Doha fue rápidamente eliminada de la pugna. Los funcionarios de Catar culparon a la televisión estadounidense.

(Chang W. Lee/The New York Times)

Tokio no quiso tentar a la suerte y ofreció un calendario ajustado a los parámetros del Comité Olímpico. La propuesta desestimó las inquietudes con respecto al calor. “Con muchos días de clima soleado y agradable, este periodo provee un ambiente ideal para que los atletas se desempeñen al máximo”, rezaba la propuesta.

El Comité concluyó que “las condiciones meteorológicas durante la temporada propuesta serían razonables”. Richard Peterkin, miembro del Comité Olímpico de 2009 a 2018, afirmó que, “en todas las propuestas y presentaciones” en las que estuvo presente “el tema nunca salió a relucir”. Ahora es el tema que domina la conversación.

Refrescando una ciudad calurosa

Los organizadores de las olimpiadas de Tokio 2020 están gastando millones para lograr que los juegos sean cómodos y seguros para los atletas, fanáticos, trabajadores y voluntarios. Las ideas varían de lo sensible a lo absurdo, todas pagadas en yenes o con dignidad, y algunas veces con ambas.

Entre las estaciones del metro y los recintos deportivos se instalarán carpas con sillas y rociadores automáticos de agua. En los eventos al aire libre, los organizadores afirman que repartirán pequeños abanicos, viseras de papel y bolsas de hielo.

Los aficionados tendrán permitido ingresar sus propias bebidas a los espacios, 30 de los cuales están al aire libre, casi todos sin resguardo solar. La pista de maratón de 42 kilómetros está siendo revestida con un material llamado Perfect Cool, el cual usa pequeñas perlas de cerámica para reflejar el calor.

FOTOS: NEW YORK TIMES

Distribuido por The New York Times Syndicate.




- -

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

.



/* ]]> */