AM Querétaro



Las investigaciones sugieren que el cambio climático ha hecho que el estancamiento de las tormentas del Atlántico sea más común./NYT

¿Cómo ha afectado el cambio climático al huracán Dorian?

Se nuestro fan en Google News



¿Ya eres fan?

Como muchos huracanes, los orígenes de Dorian no prometían mucho. A las 11 horas 24 de agosto, el Centro Nacional de Huracanes de Miami anunció una nueva depresión tropical al este-sureste de las Antillas Menores

John Schwartz

Los vínculos entre los huracanes y el cambio climático son complejos, pero algunos aspectos están cada vez más claros.

Las tormentas tropicales extraen del océano su energía de calor, y más del 90 por ciento del calor atrapado por las emisiones de gases de efecto invernadero se está almacenando en el océano. Las tormentas que sobreviven a la cuna de la formación pueden intensificarse rápidamente y llegar a ser inmensamente poderosas.

Si bien es común escuchar la pregunta: “¿Fue causada por el cambio climático?”, los científicos sostienen que esta es una manera poco útil para analizar el tema. Como Katharine Hayhoe, científica climática de la Universidad Tecnológica de Texas, lo dijo recientemente en Twitter: “Esa es la pregunta equivocada. La correcta es: ‘¿que tanto empeoran estos fenómenos con el cambio climático?’”.

Como muchos huracanes, los orígenes de Dorian no prometían mucho. A las 11 horas 24 de agosto, el Centro Nacional de Huracanes de Miami anunció una nueva depresión tropical al este-sureste de las Antillas Menores. En ese momento, era sólo la depresión tropical cinco.

Ahora, a medida que la misma tormenta se aleja lentamente de las Bahamas ―que vivieron momentos apocalípticos cuando la tormenta de categoría 5 se quedó estancada en las islas durante 24 horas― y comienza su rotación lenta hacia la costa este de los Estados Unidos.

Varias tormentas recientes se han quedado en un lugar por largos períodos de tiempo, como Harvey, que permaneció sobre Houston varios días en 2017 y causó inundaciones sin precedentes.

Las investigaciones recientes sugieren que el cambio climático ha hecho que el estancamiento de las tormentas del Atlántico sea más común a partir de la mitad del siglo XX y que sea más peligroso porque la tormenta permanece en un lugar por un periodo de tiempo más largo, lo que podría concentrar su destrucción en un solo lugar.

Jennifer Francis, científica del Centro de Investigación Woods Hole, explicó: “Este es otro ejemplo de la clase de sistemas tropicales de movimiento lento que esperamos ver más a menudo como respuesta al cambio climático. Los vientos de niveles superiores con un rumbo fijo disminuyen su velocidad al pasar sobre los continentes durante el verano, por lo que es más probable que los sistemas meteorológicos se estanquen”.

En parte, los vientos de la alta atmósfera que no necesariamente están relacionados con los huracanes dictan la dirección que estos tomarán. Dorian perdió mucha velocidad – aproximadamente a 1,6 kph- porque los vientos tropicales que lo estaban empujando hacia el oeste sobre las Bahamas se debilitaron, explicó Joel Cline, un meteorólogo de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos en Silver Spring, Maryland.

El cambio climático está ocasionando que los huracanes sean más destructivos de muchas maneras.

Andrew Dessler, científico climático en la Universidad de Texas A&M, manifestó que todavía se están analizando los vínculos entre los huracanes y el cambio climático. Pero mencionó que se ha llegado a un fuerte consenso con relación a algunos atributos de las tormentas, especialmente la cantidad cada vez mayor de las precipitaciones.

Un consenso igualmente sólido se ha desarrollado en relación con la fuerza cada vez mayor de las tormentas. Aunque el científico mencionó que existe un menor consenso en torno a la idea de que las tormentas son más propensas a quedarse en un solo lugar.

El problema con la búsqueda de respuestas en tormentas individuales, dijo, es que “debido a que estos son acontecimientos poco frecuentes, es muy difícil obtener buenas estadísticas. Es difícil delimitar las tendencias”. Entonces, los estudios de campo extraen conclusiones de la física y los modelos, y “la física gobierna el sistema”.

Otra característica de Dorian es que su curso, en ocasiones, ha sido difícil de pronosticar. Gabriel Vecchi, profesor de geociencias de la Universidad de Princeton, explicó que los pronósticos de trayectoria de la tormenta en realidad han tenido “una coincidencia relativa”, pero que la gente encuentra el grado de incertidumbre poco satisfactorio. “El problema es que nuestros estándares se han vuelto muy elevados porque las previsiones han mejorado tremendamente”, dijo.

Cline mencionó que, durante los dos días anteriores, la pista de Dorian había coincidido de manera muy acertada con las previsiones. A medida que viaja por la Costa Este, el comportamiento de la tormenta puede llegar a ser aún más predecible, manifestó, ya que se encuentra con el flujo de viento típico de oeste a este, que define la mayor parte del clima en la región del Atlántico medio. Esto debería conducir a Dorian cada vez más al noreste, dijo.

Sin embargo, Vecchi hizo una advertencia en contra de inmediatamente tratar de atribuir al cambio climático demasiados elementos de una tormenta en particular, pues la ciencia de atribución ha sido hasta ahora más exitosa en términos de precipitaciones. También mencionó que había que había que tener cuidado al afirmar que cada tormenta intensa se hizo más fuerte a causa del calentamiento global, porque “ha habido tormentas intensas en el pasado.”

En cambio, optó por expresarlo de la siguiente manera: así como Dorian “al parecer tendremos más tormentas”.

(Henry Fuente colaboró con este artículo.)

Mujer da refugio a 97 perros tras paso del huracán Dorian en Bahamas


“Rector



. .

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de




/* ]]> */