AM Querétaro



Laboratorios de cambio climático
Foto: AP

‘Si se llegó a la luna, se puede resolver el cambio climático’

Se nuestro fan en Google News



¿Ya eres fan?

En nuestro entorno político actual, las pruebas evidentes de que los humanos han generado gases de efecto invernadero que están teniendo un poderoso efecto en el clima, y tendrán un mayor efecto en el futuro

John Schwartz

¿Acaso un proyecto para el cambio climático como el del lanzamiento lunar podría enfriar a un planeta caliente?

50 años después de que los humanos dejaron huellas por primera vez en el polvo lunar, es una idea atractiva. El esfuerzo y la entrega de poder mental y dinero, y el logro glorioso en sí, brillan como un ejemplo internacional de lo que puede hacer la gente cuando se lo propone. Las tecnologías derivadas de ese esfuerzo terminaron teniendo un efecto en las vidas de todos nosotros.

Así que por qué no hacerlo todo de nuevo, pero en vez de llegar a otro cuerpo astronómico y plantar una bandera, ¿por qué no salvar nuestro propio planeta? Por qué no enfrentarlo con el tipo de inspiración que el presidente John F. Kennedy proyectó cuando fue a la Universidad Rice en 1962 y dijo: “Elegimos ir a la Luna”, y hacer ese tipo de cosas: “… no porque sean fáciles, sino porque son difíciles; porque ese objetivo servirá para organizar y medir lo mejor de nuestras energías y aptitudes, porque ese desafío es uno que estamos dispuestos a aceptar, uno que no estamos dispuestos a posponer y uno que pretendemos ganar”.

El cambio climático es engaño: Trump

Cancelan festival de música en Idaho por temor a redadas migrantes

Sin embargo, Kennedy no tuvo que convencer a la gente de que la Luna existía. En nuestro entorno político actual, las pruebas evidentes de que los humanos han generado gases de efecto invernadero que están teniendo un poderoso efecto en el clima, y tendrán un mayor efecto en el futuro, no han provocado que el Gobierno federal estadounidense tome medidas con vigor. Además, una facción determinada incluso argumenta que el cambio climático es un engaño, como lo ha declarado falsamente el presidente Donald Trump en varias ocasiones.

Además, el lanzamiento lunar tenía un objetivo definido claramente: llegar a la Luna. La línea de meta del cambio climático es menos clara. ¿Regresar a 350 partes por millón de dióxido de carbono en la atmósfera? (Ya hemos superado las 412 partes por millón).

La idea de un proyecto de la escala del lanzamiento lunar para el clima ha estado ganando simpatizantes. Beto O’Rourke y Kirsten Gillibrand usan la idea en sus campañas presidenciales, como también lo hizo Michael Bloomberg al develar su campaña de 500 millones de dólares Beyond Carbon (“Más allá del carbono”), anunciada hace poco. En un discurso inaugural este año en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, dijo: “Es hora de que todos nosotros aceptemos que el cambio climático es el desafío de nuestra época”. Concluyó: “Quizá sea un proyecto demasiado ambicioso, pero es la única oportunidad que tenemos”.

¿La metáfora perdurable se ajusta a la misión de contrarrestar la destructividad aplastante de un planeta que se está calentando?

Alemania celebra aniversario de atentado contra Hitler

En búsqueda del estímulo para solucionar el cambio climático

El clima presenta problemas más complicados de los que planteaba un alunizaje, dijo John M. Logsdon, historiador del programa espacial y fundador del Instituto de Políticas del Espacio en la Universidad George Washington.

En 1970, Logsdon escribió un libro, ‘The Decision to Go to the Moon’, en el que explicó las cuatro condiciones que hicieron posible la misión de Apolo. En el caso del programa espacial, el estímulo fue el primer vuelo espacial por parte del cosmonauta ruso Yuri Gagarin, lo cual hizo que los estadounidenses temieran perder la contienda espacial. En una entrevista, Logsdon dijo que debe ser “un solo acto que obligue a tomar medidas, que no se pueda ignorar”. Otros prerrequisitos para realizar un proyecto similar al lanzamiento lunar, dijo, incluyen a líderes en una posición para dirigir los recursos necesarios con el fin de cumplir la meta de “manera belicosa”, con bolsillos nacionales muy profundos, gente como Kennedy, que comenzó el programa, así como Lyndon Johnson y Richard Nixon, que lo hicieron realidad.

Finalmente, dijo Logsdon, “el objetivo debe ser técnicamente viable”. Los científicos y los ingenieros le habían dicho a Kennedy que “no había impedimentos técnicos para enviar al humano a la Luna… solo se necesitaba mucha ingeniería”.

¿Cuál sería el “estímulo que detone la acción” para un proyecto que solucione el cambio climático?, preguntó. Sugirió que tendría que ser algo muy drástico e inmediato, como: “Manhattan se inunda”. Además, señaló, “Apolo no requería que cambiara el comportamiento humano como sucedería con el cambio climático, a través de la necesidad de medidas como los impuestos al carbono o cambios en los patrones de consumo”.

Corporaciones, contra iniciativas para mitigar gases

Una diferencia más importante entre enviar a personas a la Luna y resolver un problema como el cambio climático se citó en un artículo de fondo reciente en la revista Nature, que señaló que los intentos de contrarrestar el cambio climático se enfrentan a cabilderos que luchan contra ellos. El artículo de fondo señaló que “durante décadas, las corporaciones energéticas han detenido las iniciativas globales para hacer reducciones equitativas de emisiones de gases de efecto invernadero porque ese tipo de esfuerzos reducirían sus ganancias. Las empresas privadas influyentes son esenciales para los grandes proyectos actuales del planeta, pero el enfoque del histórico lanzamiento lunar será poco eficaz si no se abordan los posibles conflictos de interés”.

Si eligiéramos una vez más hacer algo importante porque es difícil, la tarea consecuente sería más que técnica, dijo Hal Harvey, director ejecutivo de la firma de investigación Energy Innovation. La meta engañosamente sencilla, comentó, sería “descarbonizar la electricidad y después electrizar todo”. Eso involucraría generar energía renovable y dejar de generar energía mediante plantas de combustibles fósiles, además de fomentar el uso de tecnologías como las bombas de calor que pueden hacer que la calefacción y el aire acondicionado en los hogares sean más eficientes. China ha invertido mucho en los autobuses eléctricos, los monopatines eléctricos y otras maneras de detener la combustión de combustibles fósiles. Hay más avances en los procesos industriales y la ingeniería de sistemas de energía que ayudarán, dijo, lo cual detonaría una serie vertiginosa de medios que permitirían que la sociedad alcance esas metas.

Plagio de novela motivó el incendio de estudios

Sin embargo, en su mayor parte, comentó que se necesitará un cambio en la actitud nacional: “La tecnología que necesitamos para un proyecto del tipo del lanzamiento lunar es la voluntad política”.

MAA


“Rector



. .

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de




/* ]]> */