Foto: Isaac Muñoz


Santiago Carbonell: Revolución desde el corazón

Para el pintor Santiago Carbonell, el rol del arte es contribuir a la construcción de una mejor sociedad, pero todo comienza desde el individuo

Carlos Perusquía 

Devoción. Honestidad. Una brisa de pasión abraza gentilmente a quien entra al estudio de Santiago Carbonell. Pareciera que al entrar uno acepta dócilmente que en este acogedor espacio no hay lugar al tiempo sino al espíritu.

Uno se encuentra con ‘islas’, pequeñas ‘islas’ que albergan las herramientas suficientes para estampar la realidad al compás de la tranquilidad de la música que ‘llena’ el lugar.

Como si hubiera salido de uno de sus cuadros, el pintor aparece. Calmo y apacible, su presencia parece imperturbable ante cualquier distracción. Hace gala de la neutralidad en su vestimenta. Negro. El color necesario dentro de cualquier disciplina artística para mantener cuerpo y alma conectados, además de concentrados. A menos de un metro de distancia del artista pareciera que el aura de los años recorridos comienza a echar raíces alrededor de uno mismo.

Santiago Carbonell. /Foto: Isaac Muñoz
Carlos Perusquía:

Para los artistas que van surgiendo en el estado de Querétaro, ¿qué recomendarías para que vayan sorteando los obstáculos que pueden surgir durante su camino?

Santiago Carbonell:

“El obstáculo mayor que tiene cualquier joven artista es que te tomen en serio y que la gente piensa que ser artista es una profesión como cualquier otra; que te puedes ganar la vida y que tienes en la sociedad un papel importante al cual recurrir. Entonces me temo que, lastimosamente, lo que a los jóvenes artistas lo que más les pasa es que la gente no los toma en serio, no los toma en serio porque el arte parece una cosa de telenovelas, una fantasía que anda por ahí y no (…) que la gente sepa y tenga claridad de que los artistas son reales y son concretos y que sirven para la sociedad y que el arte sirve para ser mejores personas por supuesto”.

Santiago Carbonell. /Foto: Isaac Muñoz

CP: ¿Crees que el Gobierno estatal, sobre todo aquí en Querétaro, debería apostarle a una política integral de formación de artistas?

SC: “Es que yo no creo que el Estado tenga que estar formando artistas, quien forma a los artistas es la sociedad misma, los artistas nacen como la setas, nacen de una forma espontánea, no se puede decir que el Estado forme, eso se hizo en la Unión Soviética y fue un fracaso. Cuando el estado se mete demasiado en formación o en la política cultural, yo creo que es un fracaso, hay que fomentar la libertad, creación, la libertad de expresión y sobre todo la educación. Creo que lo que sí hay que favorecer y no sé si sea Gobierno del estado, es apoyar a las universidades, a las facultades de arte, a los conservatorios de música, a las escuelas de teatro, eso es fundamental, pero no sé si esté en Gobierno del estado quien haga eso, eso ya es una cuestión de educación.

O sea, lo que tengo muy claro es que para los nuevos artistas, por ejemplo, yo soy autodidacta y yo nada más necesité una cajita de acuarelas y unos pinceles. Pero el artista de hoy, el artista contemporáneo necesita muchos más recursos, necesita aprender computación, necesita aprender video, necesita aprender a modificar las imágenes, aprender iluminación, muchas cosas que por supuesto en mi tiempo ni existían, las redes sociales, el internet, todo eso no existía, por eso soy pintor, si no sería instalador”.

CP: ¿Qué debería hacer Que – rétaro en materia de cultura para ser un referente nacional?

SC: “La verdad… Que Querétaro nunca ha sido un referente cultural; entonces en su historia digamos que se está desarrollando. Querétaro se está volviendo una metrópoli, así era una pequeña, pequeña ciudad, y últimamente sí, ya tiene condiciones metropolitanas. Entonces yo creo que es muy importante primero las relaciones con otros estados y las relaciones con todo el país y mantener relaciones, intercambio cultural con otros países, eso es lo que para mí es fundamental de hacer, un intercambio, una interlocución entre los artistas queretanos. Creo que Querétaro necesita sí más espectáculo, sí más artistas, pero también generar más público. Hay mucho público de estadio, mucho público de arrachera por la tarde, habría que crear nuevos públicos”.

Santiago Carbonell. /Foto: Isaac Muñoz

CP: ¿Qué acciones deberían hacer el Gobierno estatal y el gremio artístico de Querétaro para generar más público?

SC: “Yo creo que los Gobiernos jamás han hecho nada, ni van a hacer, ni es tampoco su voluntad y yo creo que eso es más a nivel personal, ni siquiera a partir de la educación, yo creo que la cultura es una cosa, el amor por la cultura y cultivarse en las ideas, en el arte es una cosa que viene muy de tu casa. O sea, si tú tienes libros en tu casa, leerás libros; si tienes pinturas, comprenderás el arte; y si oyes música, entenderás la música. Creo que es fundamental fomentar la cultura desde la casa, desde la crianza, desde la niñez, porque por más que los Gobiernos se hagan nuevos espacios culturales o nuevas relaciones interculturales, si no hay público, eso es terrible. Entonces el público y el amor al arte nacen por supuesto en la casa con un poquito de la escuela y casi nada más”.

CP: ¿Qué hace Santiago Carbonell? ¿Qué acciones hace para fomentar el amor al arte?

SC: “Bueno, yo en realidad no hago mucho, en realidad esa no es tanto responsabilidad de los artistas como de la sociedad misma, los artistas… pues la responsabilidad que tenemos es con nosotros mismos y seguir trabajando. Te puedo decir que tengo un espacio que es el Museo Fundación Santiago Carbonell aquí en el Centro que sí, que tiene una labor de promoción de las artes en general, hemos presentado libros, hemos tenido becarios, hemos hecho muchas presentaciones. Entonces eso poquito a poco sirve, ¿no? Pero yo creo que si no cambiamos, si no nos revolucionamos todos un poco hacia esa cultura que te digo metropolitana, artística y cultural de amor a las artes, poco vamos a hacer”.

Santiago Carbonell. /Foto: Isaac Muñoz

CP: Si la gente se acerca un poco más al arte, se puede ir cambiando esta percepción estereotípica de los artistas. ¿Cuál sería el impacto de cambiar esto?

SC: “Decía esto, creo que fue De la Croix, que decía que un cuadro era como una bomba que podía cambiar la sociedad. En realidad no pasa nada de eso; un cuadro no ha cambiado nada, ni ninguna novela ni ninguna canción. Yo que viví en los años 70 y estuve muy cerca del arte comprometido socialmente, y la verdad, sí que nos sentimos un poco fustigados porque fue un tiempo perdido, porque realmente ninguna canción cambió nada, ni siquiera Bob Dylan cambió nada. Había otras circunstancias que eran más importantes, pero el arte lo que hace es ennoblecer o dar cabida a otra forma de pensar. Eso sí, el arte es el lugar más libre y más abierto de la sociedad, los artistas no tenemos tapujos en decir lo que nos dé la gana.»

Carbonell lo sabe. Sostiene que la primera función del arte es hacer mejores personas y que el acercamiento a este enriquece las sociedades. A través de los años lo ha comprendido. Cree en el corazón de las personas para dar pauta a las revoluciones culturales.

“El arte siempre ha sido crítico, ha sido siempre a veces gozoso, a veces triste. El arte puede hablar de todo lo que quieras de cualquier espectro humano. Pero sí, por supuesto que el acercamiento al arte hace mejores personas”, reconoce el pintor.

 





Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Revista mensual

Perfiles en redes sociales

Sigue la conversación en las redes sociales de Perfiles. Conoce de primera mano los personajes que mueven Querétaro.



/* ]]> */