Hábitos alimenticios y físicos propician infartos cerebrales
AM Querétaro

Hábitos alimenticios y físicos propician infartos cerebrales

Foto: iStock

¡Danos un clic en el botón de favorito en Google News!

Más noticias del AM de Querétaro




Las infartos cerebrales se presentan cuando el cerebro sufre una lesión en vasos o arterias que por ruptura causa la muerte de neuronas

Giovanna Cancino

Al no cambiar sus hábitos alimenticios o físicos, una de cada cuatro personas puede presentar infartos cerebrales, indicó Manuel Martínez, especialista en neurología clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Es difícil saber a qué paciente le va a dar o no, pero en una de cada cuatro personas puede presentarse; es decir, si un 25 por ciento no cambia sus hábitos puede sufrir un infarto vascular cerebral. Del 5 al 10 por ciento mueren de forma súbita, de un 20 a 25 por ciento fallece luego de 30 días de haberse presentado el evento. Más de la mitad presenta una secuela ya que, a pesar de no morir, pueden tener una dificultad para moverse o hablar”, señaló el médico.

Las enfermedades vasculares cerebrales (EVC) se presentan cuando el cerebro sufre una lesión en uno de sus vasos o en una arteria que por ruptura causa la muerte de neuronas. Existen varios factores de riesgo los cuales se dividen en modificables y no modificables; los segundos son la edad, la raza y el sexo.

“Las personas con más riesgo son los asiáticos, afroamericanos e hispanos arriba de 50 años de edad, los hombres son más propensos y las mujeres lo son más después de la menopausia. Mientras que los modificables son casos de diabetes, hipertensión, colesterol, triglicéridos y drogas ilícitas”, explicó Manuel Martínez.

Al año se registran 170 mil casos en México, cada evento de este tipo causa la pérdida de más de 33 mil neuronas de 86 mil millones que tiene el ser humano. Tras presentarse una EVC, una de cada tres personas termina con algún grado de discapacidad y el 15 por ciento pierde la vida en los primeros 30 días.

Las personas que sufran una EVC están expuestas a que esta ocurra nuevamente en un lapso de 15 días, un mes, seis meses o un año; por ello debe llevarse un control y tratamiento de por vida. “Es una enfermedad multifactorial; es decir, se presenta tras la combinación de varios factores. Por ejemplo, una persona mayor de 50 años que fuma, es hipertensa y lleva una mala dieta, tiene alta probabilidad de tener un evento vascular cerebral”, agregó el especialista.

El estrés, compartió, es un factor adicional puesto que científicamente no hay una manera de medir cuánta tensión tiene una persona, pero sí se sabe que “provoca cambios hormonales y estos hacen que se eleve el azúcar, la presión y formación de grasa, que da pie a la arteriosclerosis, que es la formación de placas de colesterol en las paredes de las arterias que cuando se tapan provoca un infarto cerebral”.

Una vez que esto sucede se debe acudir lo más pronto a un hospital para que la persona sea asistida por los médicos, quienes deberán aplicar un tratamiento que consiste en abrir el vaso arterial para darle circulación al cerebro o utilizar la citicolina líquida, un farmacéutico neuro reparador que favorece la restauración de la sinapsis neurológica y ayuda con las funciones cerebrales.

Factores de riesgo

Hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia, obesidad, sedentarismo, alcoholismo y tabaquismo.

FOR


“Únete


Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Newsletter