Foto: Yarhim Jiménez

Cabalgatas para el liderazgo



La equinoterapia brinda autocontrol, mejora de autoestima, de concentración, confianza, capacidad de atención y fomenta el respeto

Violeta Hernández

Los beneficios de la equinoterapia llegan a las áreas de recursos humanos. De acuerdo con Eugenio Molinar, dueño de la empresa Cabalgando en Tequis, montar a caballo ayuda a desarrollar competencias laborales como liderazgo, comunicación efectiva, trabajo colaborativo y otros.

En la plataforma empresarial, el caballo te ayuda mucho a desarrollar cualquier tipo de competencia y nosotros trabajamos de acuerdo con lo que requiera el área de Recursos Humanos; la podemos desarrollar con los caballos haciendo dinámicas, ya sea a pie de tierra o arriba del caballo” mencionó.

“La experiencia se basa en función de lo que pretenda el área de Recursos Humanos, hay veces que solo están buscando integración, por lo que les preparamos algo muy similar a lo que hacemos con los turistas; los recibimos, les damos una muy buena inducción, después de la inducción ajustamos monturas, nos vamos la campo dos horas y media y al regresar nos están esperando con la comida”, explicó.

Entre los beneficios que brinda la equinoterapia están el autocontrol de las emociones, mejora de autoestima, de concentración, confianza, capacidad de atención, fomenta el respeto y la responsabilidad.

El objetivo de Cabalgando en Tequis es que las personas se acerquen y vivan la experiencia de convivir y conocer a los caballos, salir de la rutina y animarse a probar cosas diferentes siempre con la mejor atención y seguridad.

Foto: Yarhim Jiménez

Villa ecuestre

Calificada por Triple Advanced como la mejor actividad al aire libre de Tequisquiapan, Cabalgando en Tequis ofrece la experiencia del paseo a caballo en otro nivel, pues los organizadores y dueños del proyecto son te acogen y te hacen sentir como en casa.

La experiencia inicia desde que pones un pie dentro de la Villa ecuestre, reciben al usuario con un desayuno ligero y apto para poder montar; después dan una introducción, para los primerizos en monturas; y si se tiene experiencia, recuerdan los puntos básicos de cómo montar.

Dentro de la clase de inducción se presentan todas las generalidades de los caballos, cómo se comportan, por qué hacen tales o cuales movimientos o actitudes; enseñan cómo sentarse, como sostener las riendas, cómo dirigir al caballo y otras.

Posteriormente, guiados por un grupo de expertos, se introducen al monte donde rodeado de la naturaleza y pequeños lagos que se cruzan a caballo, para convivir con tu familia, amigos o compañeros de trabajo.

En todo momento hay acompañamiento de un guía con apoyo del ‘staff’, quienes comparten anécdotas e información sobre la región, la flora y fauna que viven a los alrededores.

Después de un poco más de dos horas de recorrido, el retorno es “confiado de que si puedes manejar un animal de más de 500 kg, entonces puedes manejar cualquier cosa en la vida”, mencionó Eugenio Molinar.

Es evidente el miedo de los visitantes al primer contacto con el caballo y mayor aún si nunca habían montado, pero con ayuda del ‘staff’ y de los organizadores, al paso del recorrido el usuario llega a creer que es todo un experto, la experiencia de regresar a los corrales con confianza es una de las mejores sensaciones que se pueden experimentar.

Para cerrar con broche de oro, todo termina con barbacoa y tortillas calientes sobre la mesa, donde además  se puede compartir la experiencia y saciar el apetito.

Familias completas pueden visitar este lugar en Tequisquiapan: niños desde los siete años de edad hasta adultos de 80.

Los caballos que utilizan nuestros visitantes, son animales ya ‘a prueba de balas’, son caballos que no se espantan , son caballos que son muy dóciles y propios para cualquier tipo de jinete”, mencionó Eugenio.

FOR





Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */