Capital japonés apuesta por el crecimiento de Querétaro


¡Dale clic en favoritos de Google News!

Mas noticias del AM en Google



Inversiones de capital japonés en Querétaro confían en el potencial que refleja la entidad, sin embargo, no solo hay inversión extranjera de Asia, sino de todo el mundo

Carlos Uriegas

Hoy, 156 empresas japonesas instaladas en Querétaro le dan un nuevo giro a la dinámica industrial en la entidad. No solo creen en la competitividad del estado, sino en un cambio de visión, principalmente en lo relacionado con el empleo de la mujer.

Ellas son parte fundamental, por ejemplo, para Hi-Lex Mexicana, empresa que se estableció en la entidad el 1 de octubre de 1993 y que atesora el trabajo ordenado y el compromiso de mil 506 trabajadores, de los cuales 55 por ciento es femenino.

Takuji Murayama, CEO de Hi-Lex para Norte y Sudamérica, destacó la capacidad que tienen las 815 mujeres para realizar el trabajo detallado y fino en la elaboración anual de 57 millones de cables que se utilizan para la industria automotriz en frenos, embragues, aceleradores y elevadores de ventanas, principalmente.

Querétaro se traduce en confianza y certeza para los inversionistas: Gobernador

Murayama, visita Querétaro cada mes para revisar los procesos de la planta. Explicó que se optó por esta ubicación por las ventajas operativas superiores a Aguascalientes y León.

Visitar las instalaciones es como transportarse a Japón. En cinco hectáreas de terreno se ubican tres naves industriales donde la cultura laboral tiene elevados índices de seguridad, orden, limpieza y productividad

Empresas como Hi-Lex, instalada en 1993, confían en la capacidad y el potencial que refleja la entidad con la llegada constante de inversión extranjera no solo de Asia, sino de todo el mundo.

Capital nipón

• 156 empresas japonesas están instaladas en Querétaro, la mayoría enfocada a la industria automotriz. • 8 por ciento de las empresas extranjeras asentadas en Querétaro son de origen nipón. • 700 japoneses radican en Querétaro.

Una mujer que rompe paradigmas

Benita Baltazar Viniegra, trabajadora en Hi-Lex Mexicana, va soldando una carrera contra los estereotipos con voluntad y trabajo.

Cuando se piensa en el trabajo de soldador o pailería la mayoría imaginaría a un tipo rudo realizando este trabajo, primer estereotipo roto. Si te dicen que vas a conocer a una mujer que se dedica a soldar o elaborar estructuras metálicas, muchos imaginaríamos a una persona grande y con cierta dosis de rudeza, segundo estereotipo derrumbado; y más cuando conocemos a Benita Baltazar Viniegra, una mujer delicada y dedicada, capaz de hacer eso y más.

Al visitar la planta de Hi-Lex Mexicana descubrimos que la empresa se respalda en la eficiencia, el orden y en la capacidad de cientos de mujeres como Benita, quien nos platicó cómo mientras aprendía a soldar tuvo que enseñarle a muchos hombres a separar las piezas mentales de un machismo cultural.

Lo más difícil fueron las opiniones de algunos compañeros; que llegara una mujer a un área de hombres, eso fue lo complicado”, el entorno machista fue lo primero que tuvo que arreglar.

México requiere de inversión pública que detone desarrollo local

Con esfuerzo y trabajo, ‘Beni’, como cariñosamente la conocen sus compañeros, fue derribando paradigmas con la ayuda del ingeniero Miguel Trigos, quien confió en ella desde el principio.

Cuando se abrió la vacante en el área me sorprendió mucho que ‘Beni’ solicitara una oportunidad, le dije que era muy raro ver a una mujer que le gustaran las estructuras metálicas, soldar, y le comenté que era un trabajo demasiado rudo. Pero desde que le pusimos a hacer las pruebas, la impresión que dejó fue muy buena y decidimos darle la oportunidad y no nos arrepentimos. Más que enseñarle, lo que hice fue guiarla y apoyarla ante el rechazo que recibió por parte de los compañeros de mantenimiento, ‘cómo un mujer va a hacer este trabajo de hombres’. Pero ya se demostró que una mujer puede con eso y más”, comentó el jefe de Benita.

‘Beni’ Baltazar tiene 30 años de edad, cinco de ellos en la compañía, en la que elabora estructuras o contenedores metálicos que salvaguardan la seguridad de los trabajadores en las máquinas, creando piezas que protegen a los operadores de posibles accidentes durante los procesos de producción.

Entramos al territorio de Benita y sin dudarlo se coloca una casaca de carnaza que evitará posibles quemaduras, lentes, mascarilla para gases o humo, guantes, careta y fascia. La cortadora entra en acción, el contacto entre metales genera ruido y produce chispas que forman una estela luminosa.

Tras el corte se prepara para entrar en calor, toma los guantes y comienza a soldar con microalambre, técnica que, nos explica, se utiliza para un soldado delicado o fino; para una soldadura más ruda o que soportará trabajos más demandantes se utiliza el electrodo, con el zumbido característico de una carga eléctrica.

Al preguntarle a la soldadora de 30 años de edad quién se encarga de las labores de mantenimiento en su casa, la respuesta resulta obvia y sonriendo dice “pues yo” y las risas de quienes la acompañamos en su lugar de trabajo es inevitable.

Gobernador asegura que la inversión en obra pública no se detendrá

Ya en confianza nos revela que su esposo tiene dos carreras: Ingeniería en Finanzas e Ingeniería Electrónica.

El compromiso y entrega de Benita la llevó a realizar una estructura en beneficio de unos compañeros para limpiar dados destruidos de manera rápida y segura, por lo que ganó el premio KWT, que Hi-Lex otorga a los empleados que se preocupan por los demás.

Al final, su mentor, con 21 años en la compañía, solo tiene palabras de elogio para ella: “Me tocó hablar fuerte con ella cuando vi que se desanimaba por las críticas de los hombres, ahora quiero verla ocupar un puesto de una jefatura, quiero verla crecer”, pronostica el ingeniero Miguel Trigos quien sostuvo, confió y guió a ‘Beni’ para soldar una relación profesional y fraterna, tan sólida como el metal con el que diariamente construyen seguridad para sus compañeros de trabajo.

Reconocida

• El compromiso y entrega de Benita la llevó a realizar una estructura en beneficio de unos compañeros  para limpiar dados destruidos de manera rápida y segura, estructura que fabricó sin que ellos se la solicitaran, fue por voluntad propia para ayudarles en su labor, por lo que ganó el premio KWT, que Hi-Lex otorga a los empleados que se preocupan por los demás. Recibió un reconocimiento por 5 mil pesos, la oportunidad de cenar con el CEO para Norte y Sudamérica, Takuji Murayama, y el agradecimiento y orgullo de sus compañeros de trabajo.

Cuando se abrió la vacante en el área, me sorprendió mucho que ‘Beni’ solicitara una oportunidad. Le dije que era muy raro ver a una mujer que le gustaran las estructuras  metálicas, soldar, y le comenté que era un trabajo demasiado rudo. Pero desde que le pusimos a hacer las pruebas, la impresión que dejó fue muy buena y decidimos darle la oportunidad y no nos arrepentimos». Miguel Trigos, Ingeniero.

AMIP.




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */