Foto: Especial

Inmobiliarios, con recelo a Ley Antilavado



De acuerdo con la presidenta de la Asociación Queretana de Inmobiliarios, alguna inconsistencia en las negociaciones sería tomada como defraudación fiscal

Arcelia Guadarrama

El sector inmobiliario en Querétaro se siente vulnerable y actúa con cautela ante la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, conocida como Ley Antilavado, pues consideran que les atribuye actividades que no corresponden a su labor, como tener que detectar a delincuentes o evasores fiscales, aseguró Lilian Herrera, presidenta de la Asociación Queretana de Inmobiliarias.

De acuerdo con Lilian Herrera y conforme lo establece la normativa federal, cada operación que se realice por parte de los desarrolladores inmobiliarios junto con los clientes, tiene que ser notificada mediante un umbral de aviso, con lo cual aumentan los gravámenes que tienen que emitir ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El sector ha manifestado su inquietud ante el tratamiento que la reforma a la ley les da para ubicarlos como asesores fiscales, pues en caso de detectarse algún error en una negociación realizada, podrían ser culpados de defraudación fiscal.

“Ahora ellos quieren que nosotros los acusemos (a los dueños) si están o no pagando sus impuestos. Siento que nos están pasando el trabajo que ellos no pueden hacer a nosotros”, explicó.

El sector inmobiliario busca que se realicen adecuaciones a la ley para reducir la sobrecarga fiscal.





Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */