A través de ‘Kops’, estudiantes queretanas impulsan ‘soft skills’


¡Dale clic en favoritos de Google News!

Mas noticias del AM en Google



Las alumnas de una universidad privada de Querétaro desarrollan su propuesta en base a herramientas de innovación

Inspiradas en la presencia de productores de café chiapaneco en el País Vasco, estudiantes de la carrera de Liderazgo, Emprendimiento e Innovación (LEINN) de la Universidad Mondragón México (UMx) crearon Kops, una empresa de innovación social, que imparte talleres, cursos y conferencias para emprendedores y jóvenes de bachilleres.

Sus creadoras Ana Bárbara González, Jazmine Mejía, Jimena Jiménez y Valeria Parra, alumnas del cuarto semestre de LEINN, trabajan desde hace más de un año en la conformación de la compañía y comentan que ha sido una de las experiencias más importante de su vida.

Jimena Jiménez explica que se trata de una propuesta de innovación social, en la que diseñan y facilitan talleres sobre habilidades blandas (soft skills) y otras herramientas para emprendedores, estudiantes de bachillerato y comunidades indígenas.

 “Nos enfocamos en ayudar al desarrollo de habilidades a las que el sistema educativo en México no les ha dado mucha importancia, como el liderazgo, trabajo en equipo, empatía y comunicación, que facilitan el desarrollo de las personas” describe Jiménez.

Actualmente, Kops colabora con la red la Red de Mujeres, Desarrollo, Justicia y Paz de Querétaro, con quienes han impartido conferencias en la Ciudad de México para cooperativas indígenas y mujeres emprendedoras.

 

Nace la firma

La idea que fue tomando forma, durante un viaje que realizaron al País Vasco, por parte de LEINN, donde tuvieron la oportunidad de convivir con cooperativas locales y de América Latina, que tomaban un curso por parte del Grupo Mondragón.

“Al apoyar al coach a impartir las clases sobre el modelo de negocios Canvas, conocimos una cooperativa de café y jabones desarrollada por indígenas chiapanecos; de ahí surgió el interés de llevar los conocimientos a estas comunidades que tratan de crear sus negocios, pues solo había una cooperativa mexicana entre las 16 que estaba participando en estas capacitaciones”, recuerda Jimena

Así nace Kops, como una organización que comparte lo aprendido con comunidades indígenas, pero en la medida en que el proyecto creció, ampliaron su mercado a estudiantes de bachillerato, mujeres y hombres emprendedores. Vieron que era complicado llegar a las cooperativas indígenas, porque muchas de las organizaciones no se han dado de alta legalmente o era difícil encontrarlas.

 

Ayuda

Pensaron entonces en apoyarse en el sector público, pero los tiempos electorales lo complicaron. El primer proyecto que trabajaron era para una comunidad en Temascalcingo, Estado de México, pero se detuvo por las elecciones de 2018, y por los cambios que se venían en la administración pública, la propuesta finalmente se canceló.

Fue la propia Universidad quien las ayudó a dar sus primeros cursos, al ofrecer algunos talleres a estudiantes de preparatoria sobre emprendimiento, innovación y desing thinking, como parte de las actividades de LEINN en la región del Bajío.

Posteriormente contactaron con la Red Mujeres Desarrollo, Justicia y Paz, tras una conferencia que impartieron en la UMx, quien las invitó a participar en la Asamblea Nacional de Emprendedores, donde impartieron talleres-conferencia a un grupo de 120 cooperativas indígenas, y otro de 90 mujeres emprendedoras.

“Una experiencia que a las cuatro nos cambió completamente porque pensábamos que nosotras les íbamos a enseñar y en realidad nosotras fuimos las que aprendimos muchísimo”, mencionaron.

 

Metodología Waldorf

En otro viaje de la carrera a San Francisco, California, conocieron la escuela The New Village School para estudiantes de hasta 12 años, que trabaja con la metodología Waldorf (creada por Rudolf Steiner en Alemania), que decidieron integrar en su proyecto.

“Comenzamos a investigar la propuesta y las escuelas Waldorf que hay México, para enriquecer los talleres que impartimos en las preparatorias”, dijo Jimena

El método se enfoca mucho en el crecimiento del niño bajo los valores del amor y la bondad, lo impulsa a ser responsable de su propio crecimiento, en un ambiente libre y cooperativo, con un fuerte apoyo en el arte y trabajos manuales, para reforzar la parte teórica con la experimentación, describen las emprendedoras.

“Una de las principales características de nuestros talleres es que incluyen muchos ejercicios de reflexión para que las personas generen sus propias respuestas y se detone una acción”.

 

Oportunidades

A partir de su participación en la Ciudad de México –donde tuvieron muy buena aceptación–, las recomendaron para ofrecer otros talleres y ahora buscan oportunidades en el segmento de mujeres y hombres emprendedores.

“Consideramos que el segmento de mujeres emprendedoras tiene mucho potencial en el desarrollo de nuevos negocios en el país”.

En el corto plazo, las alumnas mencionan que siguen preparándose en el diseño e impartición de talleres, así como en mejorar sus habilidades para hablar en público; con la idea de seguir compartiendo y hacer un cambio en la sociedad, especialmente en el segmento educativo, aseguraron.

Al considerar al mercado educativo, como el segmento con mayor crecimiento, con cursos más largos para escuelas de nivel bachillerato.

“Es muy probable que su proyecto siga cambiando, pero la esencia de compartir el conocimiento e impactar en la educación es una inquietud que mantendremos”, concluyeron.




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */