Opinión

La vigilancia

Publicado por

La voz del vicario de Cristo

Entramos en la fase final de este recorrido de catequesis sobre el discernimiento. Iniciamos por el ejemplo de san Ignacio de Loyola; después consideramos los elementos del discernimiento —es decir, la oración, el conocerse a uno mismo, el deseo y el “libro de la vida”—; nos detuvimos en la desolación y la consolación, que forman la “materia”, y así hemos llegado a la confirmación de la decisión tomada.

Considero necesario incluir en este punto la referencia a una actitud esencial para que no se pierda todo el trabajo realizado para discernir lo mejor y tomar la decisión correcta, y esta sería la actitud de la vigilancia. Nosotros hemos hecho el discernimiento, consolación y desolación; hemos elegido una cosa… todo va bien, pero ahora vigilar: la actitud de la vigilancia. Porque de hecho hay un riesgo, como hemos escuchado en el pasaje del Evangelio que se ha leído. El riesgo es que el “aguafiestas”, es decir, el Maligno, puede arruinarlo todo, haciéndonos volver al punto de partida, es más, a una condición aún peor. Y esto sucede, por eso es necesario estar atentos y vigilar. Por eso es indispensable estar vigilantes. Por tanto, hoy me ha parecido oportuno destacar esta actitud, que todos necesitamos para que el proceso de discernimiento llegue a buen término y permanezca ahí.

En efecto, Jesús en su predicación insiste mucho en el hecho de que el buen discípulo está vigilante, no se duerme, no se deja llevar por la excesiva seguridad cuando las cosas van bien, sino que permanece atento y preparado para hacer el propio deber.

Vigilar para custodiar nuestro corazón y entender qué sucede dentro. Se trata de la disposición del alma de los cristianos que esperan la venida final del Señor; pero se puede entender también como la actitud ordinaria que hay que tener en la conducta de vida, de forma que nuestras buenas decisiones, realizadas a veces después de un arduo discernimiento, puedan proseguir de forma perseverante y coherente y dar fruto.

Si falta la vigilancia, es muy fuerte, como decíamos, el riesgo de que se pierda todo. No se trata de un peligro de tipo psicológico, sino de tipo espiritual, una verdadera insidia del espíritu malo. Este, de hecho, espera precisamente el momento en el que estamos demasiado seguros de nosotros mismos, ahí está el peligro: “Estoy seguro de mí mismo, he ganado, ahora estoy bien…” este es el momento que el espíritu malo espera, cuando todo va bien, cuando las cosas van “como la seda” y tenemos, como se dice, “el viento en popa”.

Cuando confiamos demasiado en nosotros mismos y no en la gracia de Dios, entonces el Maligno encuentra la puerta abierta. Entonces organiza la expedición y toma posesión de esa casa. Y Jesús concluye: «Y el final de aquel hombre viene a ser peor que el principio» (v. 45).

No basta con hacer un buen discernimiento y tomar una buena decisión. No, no basta: es necesario permanecer vigilantes, custodiar esta gracia que Dios nos ha dado.

MT

Entradas recientes

Sube FISMUN presupuesto a la capital queretana, le otorgará 55 mdp

Este 2023 se atenderán ocho colonias a las cuales se les instalarán líneas nuevas de…

jueves, 2 de febrero de 2023

Shakira sorprendida con el cariño que le dan sus fans por sus 46 años

La cantante no se resistió a dar un detalle a las personas que llegaron a…

jueves, 2 de febrero de 2023

Querétaro administrará puente peatonal en el libramiento Norponiente

Tras conversaciones conjuntas se determinó que la obra la realizará la autoridad federal a través…

jueves, 2 de febrero de 2023

Morena pide remover a Creel de mesa directiva de Cámara de Diputados

La petición explícita fue hecha por el diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña, por lo…

jueves, 2 de febrero de 2023

Queretanos elevan la venta de tamales por Día de la Candelaria

En México se celebra el 2 de febrero el Día de la Virgen de la…

jueves, 2 de febrero de 2023

Alfredo Adame protagoniza otra pelea en la calle: VIDEO

Alfredo Adame continúa sin poder controlar su ira y una vez más participó en una…

jueves, 2 de febrero de 2023