Opinión

Atrapado en las redes sociales: Marie Bedos

Marie Bedos

¿Tus redes sociales favoritas te atraparon y perdiste una hora navegando en tu feed? No por casualidad se llama feed ­–alimentar en inglés–; de eso se trata, ofrecer a quien la usa el contenido que más le gusta. Desde que se inventó el never ending scrolling, que genera un sinfín de contenidos en nuestro feed, las grandes empresas productoras de aplicaciones de redes sociales no dejan de desarrollar e innovar en algoritmos que buscan ampliar la retención temporal en sus aplicaciones.

Pero ¿qué ocurre en el cerebro que nos impide dejar de consumir esos contenidos aun cuando tenemos actividades pendientes o simplemente porque ya deberíamos dormir? Vayamos resolviendo esta pregunta. La visualización de una página de memes u observar que nuestra foto recibió muchos “me gusta”, activa nuestro sistema de recompensa; es decir, pone en marcha una red cerebral cuyo propósito es reforzar conductas necesarias para la supervivencia de las especies, como por ejemplo es la alimentación.

De tal manera que visualizar un video gracioso nos puede resultar tan recompensante como comerse una rebanada de nuestro pastel favorito, ya que ambas actividades promueven la secreción de dopamina en el llamado sistema de recompensa.

La dopamina está involucrada en una gran variedad de funciones como el movimiento, el humor y la atención; pero, algo muy importante que demostró Kent Berridge, en la década de los noventa es que, al contrario de lo que se pensaba, la dopamina no es el neurotransmisor del placer. En cambio, la dopamina está asociada a las conductas de búsqueda, ya sea de alimento, de interacción social o bien, como es el caso con las redes sociales, de entretenimiento. Cuando obtenemos lo que buscábamos, en realidad es la liberación de opioides endógenos en regiones específicas del cerebro que provoca una experiencia placentera.

Finalmente, cabe señalar que los niños y adolescentes son más sensibles a los estímulos de recompensa porque sus cerebros aún se encuentran en desarrollo, así que es necesario protegerlos del uso no controlado de redes sociales, ya que podría alterar su desarrollo social y emocional.

Entradas recientes

Muere Paco Rabanne, diseñador de moda

A los 88 años de edad, el mundialmente conocido diseñador de moda francés, Paco Rabanne,…

viernes, 3 de febrero de 2023

Nevada: Las Vegas, actividades para toda la familia

Las Vegas, aunque es uno de los destinos más famosos de Estados Unidos, su actividades…

viernes, 3 de febrero de 2023

Grises contratos: Kike Mireles

Kike Mireles @kikemireles Y va de nuevo, a un año del escándalo, sigue saliendo información…

viernes, 3 de febrero de 2023

Tiempos de confusión: René Delgado

René Delgado/Sobreaviso Aun cuando con enorme simpleza e, incluso, a veces con procaz altanería --infame…

viernes, 3 de febrero de 2023

La historia del toro de lidia (3): Juan Carlos Sámano

Juan Carlos Sámano/El segundo aviso   Algunas Ganaderías que no quisieron o no pudieron adaptarse…

viernes, 3 de febrero de 2023

¿Cómo tener una buena relación con mis emociones?: Lucía Foyo

Lucía Foyo Hola son Lucia Foyo y soy Psicóloga. Estas ideas y pautas te ayudarán…

viernes, 3 de febrero de 2023