Connect with us

Opinión

Trump se rinde ante el coronavirus: Paul Krugman

Publicado hace

el

El gobierno tardó en admitir que se rinde, de manera abyecta, ante la COVID-19. No obstante, en agosto, Scott Atlas, un creyente en la “inmunidad de rebaño” , se unió al grupo de trabajo de la Casa Blanca para combatir el coronavirus

Paul Krugman/ Columnista en New York Times

Mientras nos dirigimos a la recta final de las elecciones, la COVID-19 va viento en popa.

Los casos de coronavirus siguen batiendo récords. Entre otras cosas, cinco ayudantes del vicepresidente Mike Pence han dado positivo. Las hospitalizaciones, que se rezagan con respecto a los casos, se están incrementando. Y las muertes, cuyo conteo está aún más desactualizado, también están empezando a aumentar. Pongámoslo de esta manera: entre hoy y el día de las elecciones, es probable que perdamos a casi el doble de estadounidenses por COVID-19 que los que murieron el 11 de Septiembre.

Y, ¿cuál es la respuesta del gobierno de Donald Trump? De hecho, parece no tener contemplado hacer nada en cuanto a la pandemia. En cambio, lo que vemos es una estrategia de relaciones públicas de varios niveles: estamos haciendo un gran trabajo. De todos modos, nadie puede hacer nada. Además, los médicos están falseando los números para poder ganar más dinero.

Claro está que estas historias no tienen sustento y desprestigiar a los trabajadores de la salud que arriesgan sus vidas para salvar a los demás es sencillamente vil. Sin embargo, nada de esto debería sorprendernos.

Después de todo, se trata de Donald Trump. También hemos visto esta combinación de negación, impotencia declarada y teorías conspirativas antes: Trump y compañía están siguiendo la misma estrategia con la COVID-19 que la derecha ha seguido durante mucho tiempo con el cambio climático.

A estas alturas, casi todo el mundo está familiarizado con la manera en que Trump sigue cambiando la línea de meta para declarar el éxito sin importar lo mal que se pongan las cosas. En febrero, predijo que habría cero casos “en un par de días”. En primavera, declaró que el virus desaparecería cuando el clima se calentara. En fechas recientes, ha estado cantando victoria porque el coronavirus no mató a 2,2 millones de personas.

El gobierno tardó en admitir que se rinde, de manera abyecta, ante la COVID-19. No obstante, en agosto, Scott Atlas, un creyente en la “inmunidad de rebaño” (que en esencia significa dejar que el virus se propague entre la mayor parte de la comunidad), se unió al grupo de trabajo de la Casa Blanca para combatir el coronavirus.

Atlas es un radiólogo sin experiencia en enfermedades infecciosas, y epidemiólogos como Anthony Fauci están horrorizados con sus ideas. Sin embargo, parece que Atlas, no Fauci, es quien lleva las riendas en estos días.

Y el domingo, Mark Meadows, el jefe de personal de la Casa Blanca, lo hizo más o menos oficial, cuando afirmó: “No vamos a controlar la pandemia” porque es un “virus contagioso”.

Esto vino después de un mitin en el que Trump —quien piensa que es una víctima porque los medios de comunicación siguen hablando de “COVID, COVID, COVID”— afirmó que se están exagerando las muertes por coronavirus porque “los médicos reciben más dinero y los hospitales más dinero” si registran como causa de muerte la COVID-19.

Todas estas excusas le suenan muy familiares a cualquiera que haya seguido el debate sobre el clima a lo largo de los años. Según la derecha, el cambio climático no está ocurriendo; de todos modos, no hay nada que podamos hacer al respecto sin destruir la economía y todo es un engaño fraguado por una conspiración mundial de científicos, que solo están en esto por el dinero.

Por supuesto que eso último es una proyección. No, el abrumador consenso científico que afirma que el calentamiento global que experimentamos es provocado por el hombre no está motivado por incentivos financieros, pero quienes rechazan ese consenso sí tienen esa motivación.

En este momento, una red de grupos de expertos de derecha apoyados por los intereses de los combustibles fósiles es la que en su mayoría sostiene la negación del clima; es decir, los “expertos” que afirman que el calentamiento global no está sucediendo o que no se puede hacer nada al respecto son en esencia negadores profesionales, que se ganan la vida como “mercaderes de la duda”.

Y resulta que la negación de la COVID no es solo un fenómeno similar, sino que son casi las mismas personas quienes la llevan a cabo.

Atlas y otros funcionarios de este gobierno se han dejado llevar sin chistar por la Gran Declaración de Barrington, un manifiesto a favor de la inmunidad de rebaño que surgió de una reunión en el Instituto Estadounidense de Investigación Económica. ¿Qué sabemos de este instituto?

Bueno, no es de sorprender que esté vinculado al Instituto Charles Koch. Y en su sitio web revela que hasta hace poco dedicó buena parte de su tiempo a la negación del clima, con la publicación de artículos con títulos como “Los brasileños deben seguir talando su selva tropical”.

Sin embargo, más recientemente, el instituto ha centrado su atención en la negación de la COVID. Por ejemplo, el mes pasado, publicó un artículo en el que elogió a la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, cuya negativa a tomar medidas contra el coronavirus ha convertido a su estado en lo que el artículo llamó “una fortaleza de libertad y esperanza protegida de las garras de los políticos autoritarios”.

Claro está que, desde entonces, Dakota del Sur ha experimentado una explosión de infecciones y un marcado aumento en las hospitalizaciones y ahora está viendo un rápido aumento en las muertes por COVID-19.

¿Había alguna posibilidad de que Trump se tomara la pandemia en serio? Tal vez no. Después de todo, siempre ha sido un negacionista acérrimo y conspirativo del cambio climático y su respuesta al coronavirus salió directamente del libro de estrategias del negacionista del clima.

En cualquier caso, podemos predecir con gran precisión lo que hará si las encuestas son erróneas y obtiene la victoria para gobernar un segundo mandato. No hará nada en absoluto para luchar contra la pandemia, pero sí intentará suprimir la verdad sobre lo que está pasando. Y muchos muchos más estadounidenses morirán.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Publicidad

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Comunicar el nuevo gobierno, uno de los retos de Mauricio Kuri: Javier Esquivel

Publicado hace

el

Comunicar el nuevo gobierno, uno de los retos de Mauricio Kuri: Javier Esquivel

Diversos estudios internacionales señalan que, cuando las expectativas se cumplen en el corto plazo, la confianza en los nuevos gobiernos se afianza (más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Opinión

La voz del Vicario de Cristo

Publicado hace

el

Autor:

La oración pascual de Jesús por nosotros

En esta serie de catequesis hemos recordado en varias ocasiones cómo la oración es una de las características más evidentes de la vida de Jesús: Jesús rezaba, y rezaba mucho. Durante su misión, Jesús se sumerge en ella, porque el diálogo con el padre es el núcleo incandescente de toda su existencia.

Los Evangelios testimonian cómo la oración de Jesús se hizo todavía más intensa y frecuente en la hora de su pasión y muerte. Estos sucesos culminantes de su vida constituyen el núcleo central de la predicación cristiana: esas últimas horas vividas por Jesús en Jerusalén son el corazón del Evangelio no solo porque a esta narración los evangelistas reservan, en proporción, un espacio mayor, sino también porque el evento de la muerte y resurrección –como un rayo– arroja luz sobre todo el resto de la historia de Jesús.

Él no fue un filántropo que se hizo cargo de los sufrimientos y de las enfermedades humanas: fue y es mucho más. En él no hay solamente bondad: hay algo más, está la salvación, y no una salvación episódica –la que me salva de una enfermedad o de un momento de desánimo– sino la salvación total, la mesiánica, la que hace esperar en la victoria definitiva de la vida sobre la muerte.

En los días de su última Pascua, encontramos por tanto a Jesús, plenamente inmerso en la oración.
Por tanto, Jesús reza en las horas decisivas de la pasión y de la muerte. Con la resurrección el padre responderá a la oración. La oración de Jesús es intensa, la oración de Jesús es única y se convierte también en el modelo de nuestra oración. Jesús ha rezado por todos, ha rezado también por mí, por cada uno de vosotros. Cada uno de nosotros puede decir: “Jesús, en la cruz, ha rezado por mí”.

Ha rezado. Jesús puede decir a cada uno de nosotros: “He rezado por ti, en la última cena y en el madero de la cruz”. Incluso en el más doloroso de nuestros sufrimientos, nunca estamos solos. La oración de Jesús está con nosotros. “Y ahora, padre, aquí, nosotros que estamos escuchando esto, ¿Jesús reza por nosotros?”. Sí, sigue rezando para que su palabra nos ayude a ir adelante. Pero rezar y recordar que él reza por nosotros.

Esto me parece lo más bonito para recordar. Esta es la última catequesis de este ciclo sobre la oración: recordar la gracia de que nosotros no solamente rezamos, sino que, por así decir, hemos sido “rezados”, ya somos acogidos en el diálogo de Jesús con el padre, en la comunión del Espíritu Santo.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Opinión

El buen pastor

Publicado hace

el

Autor:

Padre Nicolás Schwizer
Instituto
de los Padres
de Schoenstatt

 

El Evangelio de hoy relata un milagro bien conocido y, además, simpático por sus rasgos tan humanos. ¿Y cuál es la situación concreta que nos revela el texto?

Por una parte, están los apóstoles: son pescadores y marineros expertos. Se enfrentan de repente con un huracán muy fuerte. Y, por eso, tienen miedo, están desesperados, se sienten perdidos.

Por otra parte, está Jesús. Está durmiendo tranquilo, agotado por las actividades apostólicas del día. Duerme profundamente porque se sabe cobijado en Dios, porque está unido a su padre.

Finalmente la situación se torna tan difícil y desesperante que los apóstoles tienen miedo de hundirse. Y ven como única y última esperanza despertar a Jesús para que los salve. Y el señor, una vez más, manifiesta todo su poder, dominando también la naturaleza.
Ahora, ¿cuál es el mensaje de este Evangelio de hoy? Lo revela la palabra final de Jesús a los apóstoles: “¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?” A la mejor, este reproche del señor nos sorprende un poco. Porque los apóstoles tenían fe en él. Por eso recurrían a él en el peligro. Pero su pedido fue un pedido desconfiado, lleno de inquietud y duda.

La barca de nuestra vida atraviesa muchas tormentas. Es inevitable. Pertenece a la existencia humana. Pensemos, por ejemplo en las tormentas de la:
Vida familiar: problemas materiales, dificultades en el matrimonio, en la educación de los hijos.
Vida profesional: falta de trabajo, cesantía, injusticias.
Vida religiosa: crisis y dudas de fe, desilusiones con sacerdotes, alejamiento de la Iglesia y de Dios.
Vida personal: limitaciones físicas o síquicas, enfermedades, tentaciones, enemistades, golpes del destino como la muerte de un ser querido.
En estas tormentas de la vida, los cristianos debemos distinguirnos de los demás. Sabemos que no estamos solos en nuestra barca de vida. Sabemos que Jesús nos acompaña aun cuando parezca dormir y no preocuparse por nosotros. La fe nos dice que él no duerme, sino que vela por nosotros. Porque él está comprometido, está metido dentro de la misma barca nuestra.

Dios es un Dios de la vida. Está presente permanentemente en nuestra vida. Porque la fe no es aceptar artículos de fe: es creer en una persona, es creer en Jesucristo, es confiar en él, es confiarse a él. Por eso, el sentido de las tormentas en nuestra vida es: probar nuestra fe en una situación extrema; acercarnos más a Dios y poner en él toda nuestra confianza.

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Opinión

Evangelio: ¿Quién es este, a quien hasta el viento y el mar obedecen?

Publicado hace

el

Autor:

Del santo Evangelio
según san Marcos: 4, 35-41

 

Un día, al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: «Vamos a la otra orilla del lago». Entonces los discípulos despidieron a la gente y condujeron a Jesús en la misma barca en que estaba. Iban además otras barcas.

De pronto se desató un fuerte viento y las olas se estrellaban contra la barca y la iban llenando de agua. Jesús dormía en la popa, reclinado sobre un cojín. Lo despertaron y le dijeron: «Maestro, ¿no tes importa que nos hundamos?». Él se despertó, reprendió al viento y dijo al mar: «¡Cállate, enmudece!». Entonces el viento cesó y sobrevino una gran calma. Jesús les dijo: «¿Por qué tenían tanto miedo? ¿Aún no tienen fe?».

Todos se quedaron espantados y se decían unos a otros: «¿Quién es éste, a quien hasta el viento y el mar obedecen?».

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo

Opinión

Querétaro y las Ciclociudades: Consejo Ciudadano de Urbanismo

Publicado hace

el

Consejo Ciudadano de Urbanismo

Como lo afirma el Instituto Mexicano para la Competitividad, para atacar los problemas de congestión vial, contaminación ambiental y huella de carbono desmedida es necesario fomentar una movilidad urbana más eficiente

(más…)

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER
Recíbelo en tu correo todos los días por las mañanas.
Debes confirmar el correo que te enviaremos para recibir las noticias.
No olvides revisar tu buzón de SPAM.

Comenta con Facebook

Seguir leyendo
Publicidad

En portada

Publicidad

Facebook

Publicidad

UTC CORREGIDORA
Publicidad

MAXEI 490

ENTÉRATE