La naturaleza real del matrimonio: Sergio Arellano
AM Querétaro

La naturaleza real del matrimonio: Sergio Arellano

Foto: Archivo

¡Danos un clic en el botón de favorito en Google News!

Más noticias del AM de Querétaro




Sergio Arellano

“Ningún hombre puede tener el derecho de imponer a otro hombre una obligación no escogida, un deber no recompensado o un servicio involuntario” Ayn Rand.

¿Cuántas personas se casan diariamente? Cuando acudimos al Registro Civil, tenemos un pensamiento en mente: ir a firmar un documento de índole solemne ante la fe de un servidor público; quizás sea uno de los escritos más importantes que pasen por nuestro puño y letra.

En algunas ocasiones, durante mi estancia en la carrera de derecho, particularmente cuando nos adentrábamos en el ramo civil, se llegaba a mencionar la percepción de la naturaleza contractual del matrimonio.

Por tal razón, quiero hacer este cuestionamiento: ¿Qué implica el que se contemple como un contrato? El célebre acuerdo de voluntades en el que se establecen reciprocas concesiones.

Si retrocedemos un poco en el tiempo y recordamos la enigmática época romana, podemos asegurar que el término matrimonial empezó a gestarse con algunas condiciones que a la fecha perduran.

Como tal, la persona en el ejercicio de su voluntad, acepta el ser parte de una institución previamente establecida. Es adecuado afirmar que en el casamiento existe un consenso entre los involucrados; sin embargo, categorizarlo en este sentido, significa que ambas partes se obligan a cumplir las cláusulas y de lo contrario tendrá lugar una responsabilidad civil, ¿correcto? Si lo trasladamos al vínculo marital, en el supuesto de que alguno de los contrayentes quebrante lo que representa esta unión, simplemente se tramita el desprendimiento de esta institución a través del divorcio, ¿no es así?

Corroborando esta serie de reflexiones, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sido muy clara en la discusión de este tema en sus múltiples pronunciamientos en los que no se reconoce este lazo entre cónyuges como un contrato por la diferencia que existe en sus alcances legales. Con este tipo de información, podemos asentar con mayor precisión el contenido jurídico de las normas vigentes y de tal forma, orientar al alumnado con estas premisas.


“Únete


Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Newsletter