Corre Conmigo: Laura Casados

Foto: Archivo

¡Danos un clic en el botón de favorito en Google News!

Sigue informándote en con el AM de Querétaro



El pasado 1 de diciembre se realizó la segunda edición de la carrera Corre Conmigo, en conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad

Laura Casados

El pasado 1 de diciembre se realizó la segunda edición de la carrera Corre Conmigo, en conmemoración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad –que se celebra hoy– en la cual participaron 350 parejas en total.

Dicha carrera tuvo lugar en el circuito de Bicivía y fue organizada por el Instituto del Deporte y Recreación del Estado de Querétaro en conjunto con el Instituto del Deporte y la Recreación de la capital del estado, además de contar con el apoyo de diversas instancias como el caso de Special Olympics, Decatlón, la Comisión Estatal de Aguas y el Consejo Estatal para las Personas con Discapacidad.

Cada una de las parejas fue integrada por una persona con discapacidad y una persona convencional (sin discapacidad). Si ambas personas no tenían una discapacidad, a uno de ellos se le vendaban los ojos y corría de esa forma, para que de esta manera lograran ponerse por unos momentos en el lugar de la persona que tenía la discapacidad y se dieran la oportunidad de conocer y comprender mucho mejor tanto a la persona como a la condición misma.

La gran mayoría de las veces se suele evaluar las habilidades y capacidades de una persona por su condición física o apariencia y eso lo único en lo que ayuda es a caer en juicios y negar las posibilidades de que cada persona ejerza sus derechos. Para mí, esta fue una gran oportunidad para poder correr con mi familia y disfrutarla al 100 por ciento, ya que para todos fue un reto el haberla realizado; además de haber sido una gran muestra de aprendizaje.

Se vio y se vivió de todo un poco: desde papás que iban corriendo con sus hijos en carriola hasta aquellos que terminaban por cargar a sus hijos debido a su gran cansancio que tenían y que no les permitía terminar la carrera por sí solos o un papá que simplemente se sostuvo a su cadera a su hijo que estaba en silla de ruedas y caminaron juntos toda la carrera.

Muestras así demostraron que todos y cada uno tenían un solo objetivo en común que se vio reflejado en cada acción que se tenía y eso fue el amor tan gran que tanto los padres como familiares emanaban y el apoyo que todos y cada uno ofrecía. De esta manera, los invito a que se sumen a este tipo de eventos y se den la oportunidad de conocer más sobre el tema.




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */