Hasta pronto, Liz: Raúl Lorea

Foto: Archivo

¡Danos un clic en el botón de favorito en Google News!

Sigue informándote en con el AM de Querétaro



Recientemente nuestro país y nuestra sociedad mexicana se han visto golpeadas por acontecimientos que están fuera de nuestro entendimiento

Raúl Lorea

Recientemente nuestro país y nuestra sociedad mexicana se han visto golpeadas por acontecimientos que están fuera de nuestro entendimiento y nuestro actuar, sin culpar a alguien en particular, sabemos que la seguridad y estabilidad social está pasando por una crisis terrible de ausencia de principios, valores y respeto por el derecho ajeno.

En esa terrible crisis, me permito destacar que aún existe mucha gente con muchas ganas de hacer las cosas mejor y sobretodo con mucha integridad.

La integridad de las personas se mide con la congruencia entre su decir y su actuar. En el Consejo Temático de Urbanismo y Movilidad he conocido gente que tiene un alto grado de integridad, además de su respeto por la ciudad y por las ideas de las demás personas.

Los destaco siempre porque todos dan un poco más de su tiempo y sus conocimientos para lograr alguno de los objetivos que hemos planteado en el Consejo. Actividades que van desde hacer acto de presencia en alguna reunión, llevar algún documento, acudir a firmar algún otro documento, acudir a las sesiones del Consejo, diseñar, proponer, actuar, todo siempre con el noble objetivo de hacer algo por Querétaro.

Entre esas actividades, siempre hay alguien que destaca por tener más congruencia y empatía con las causas honestas, sin dejar de aprender e inspirándonos al bien actuar, con desinterés y verdadera intención de apoyar.

Con la prudencia que la distingue, y con esa capacidad de análisis que la caracteriza, la semana pasada Liz decidió dejar al Consejo, decidió tomar un camino distinto. Me permito compartirle, amable lector que respeto y admiro esa difícil decisión porque la tomó con una firme convicción que le dictan sus principios.

Por eso y muchas cosas más, mi respeto, reconocimiento y gratitud para mi amiga la arquitecta Liz Durán. Tomando el atrevimiento de hablar por mis compañeros y compañeras del Consejo, sé que no me equivoco al decir que extrañaremos a Liz y que todos deseamos que le vaya muy bien en su nuevo camino, que seguirá adelante con sus principios e ideales y que, por supuesto, tiene la puerta en el Consejo el día que decida volver.

Gracias por todo, Liz. Sé que seguiremos en el mismo camino, así que ¡Hasta pronto!




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */