Foto: Archivo

Pagan justos por pecadores: Jacob Corona Landa



Una de las técnicas más utilizadas para la evasión fiscal ha sido la compra-venta de facturas, es decir, servicios que no se hacen o mercancías que jamás existieron

Jacob Corona Landa

Una de las técnicas más utilizadas para la evasión fiscal ha sido la compra-venta de facturas, es decir, servicios que no se hacen o mercancías que jamás existieron con el puro hecho de generar una factura, a ojo de cualquier persona, deducible en su totalidad.

La autoridad los ha nombrado como EFOS (Empresas que Facturan Operaciones Simuladas) y EDOS (Empresas que Deducen Operaciones Simuladas).

El esquema funciona así, una empresa (EDOS) con excedente de efectivo acude a otra empresa (EFOS) a solicitarle una factura por dicho excedente, se hace el traspaso del recurso y por un porcentaje de la operación, la empresa EFOS regresa el dinero a quien se designe, puede ser a los socios vía la figura de asimilado a salario o incluso en forma de efectivo.

He aquí la estafa, la empresa EDOS iba a tener que pagar ISR e IVA por ese excedente, al minorizarlo con una factura falsa, el ISR e IVA prácticamente podría ser nulo, mientras, la empresa EFOS, debido a su situación, puede que aplique pérdidas o saldos a favor pendientes y de repente… el impuesto desapareció, dejando una empresa EDOS con nada a pagar, una empresa EFOS sin nada o poco a pagar y un fisco sin nada.

Debido a que se estima que dicha afectación al fisco es de 2 mil millones de pesos, recientemente se ha aprobado en la Cámara de Diputados que la compra-venta de facturas falsas sea un delito similar al contrabando; al igual se tipifica la defraudación fiscal como delincuencia organizada cuando supere un monto de casi 8 millones de pesos, lo cual merecerá prisión preventiva.

En caso de ser encontrado culpable y por el puro hecho de efectuar operaciones de este estilo, conllevará una pena corporal entre dos a nueve años. Lo preocupante de esta nueva reforma es la poca presunción de inocencia, ya que algunas personas que hacen su propia declaración o que no pueden pagar un contador capacitado para elaborar dicho trabajo, podrían estar recibiendo facturas de empresas “factureras” y estarlas deduciendo sin saber esta situación, por lo que caerían en el supuesto y ser sancionados conforme a ley. Hay que tener cuidado.




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */