Foto: Archivo

La dañina política exterior de Bolsonaro: Gaspar Estrada

La Amazonia está ardiendo. La política exterior de Brasil, también. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, entró en una disputa con el mandatario de Francia, Emmanuel Macron, y unos días después acusó a la expresidenta chilena y alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, de entrometerse en los asuntos de Brasil.

Estos dos episodios revelan que la nueva política exterior impulsada por el presidente está condenada al fracaso.

También significan un quiebre en la célebre tradición diplomática brasileña y disminuyen las posibilidades del país sudamericano de resolver la urgencia medioambiental de la Amazonia, así como las probabilidades de cerrar uno de los acuerdos comerciales más importantes para su futuro –el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosury terminan de desquebrajar la imagen de Brasil frente a la comunidad internacional.

Si Bolsonaro persiste en su estrategia de pelea, contraria a la larga historia diplomática de Brasil, su país saldrá muy perjudicado. La crisis comenzó en Twitter. Macron publicó que los incendios que consumen a la Amazonia estarían en la agenda del Grupo de los Siete (G7), la cumbre de las siete economías más grandes del mundo. Desde Brasil, Bolsonaro arremetió contra Macron y se burló de la primera dama francesa, Brigitte Macron.

La relación diplomática entre París y Brasilia se convirtió en un lodazal político que terminó con Bolsonaro rechazando un rescate para la Amazonía de 20 millones de dólares del G7 si el presidente francés no se disculpaba.

Unos días después, la alta comisionada de la ONU dijo que en Brasil se vive “una reducción del espacio cívico y democrático, caracterizado por ataques contra los defensores de los derechos humanos” y Bolsonaro, de nuevo, arremetió contra ella: “Su país no es Cuba solo gracias a los que tuvieron el coraje de dar un basta a la izquierda en 1973; entre estos comunistas estaba su padre”.

Bolsonaro llegó a la presidencia con un discurso de extrema derecha, que mezcla teorías conspirativas con ideas de la Guerra Fría.




- -

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

.



/* ]]> */