AM Querétaro



Foto: Archivo

‘Si me regresan, me muero’: Jorge Ramos

Se nuestro fan en Google News



¿Ya eres fan?

Si deportan a Jonathan Sánchez a Honduras se va a morir. Este joven de 16 años de edad sufre de fibrosis quística. Su hermana mayor murió de la misma enfermedad que, entre otras cosas, atasca los pulmones con flemas imposibles de sacar.

Pero esa tos letal no pareció importarle al funcionario que les envió una carta al padre y la madre de Jonathan diciéndoles que la familia tenía 33 días para irse de Estados Unidos.

Para Jonathan, esa carta era una sentencia de muerte. ¿Qué pasa si te regresan a Honduras?, le pregunté en una entrevista vía satélite, poco después de que recibieran la carta. “Pues, básicamente, la muerte”, me contestó, cerca del Children’s Hospital en Boston, donde recibe el tratamiento que lo ha mantenido con vida.

“Me ha pasado en ocasiones que si no hago el tratamiento por un día, empiezo a toser bastante. Me canso. Me cuesta respirar bastante. Sufro de dolores de estómago y no suelo digerir bien la comida.

Eso es lo que me pasa si no los hago en un día”. La guerra contra los inmigrantes en Estados Unidos se está extendiendo hacia los más débiles. Ya no se trata, solo, de separar a niños de sus padres en la frontera, de poner a menores de edad en jaulas o de considerar quitarles la ciudadanía automática a los hijos de indocumentados nacidos en Estados Unidos. Ahora el Gobierno del presidente Donald Trump se lanzó en contra de niños enfermos. Como Jonathan.

Hay un esfuerzo concertado del Gobierno de Trump para limitar el número total de extranjeros en Estados Unidos, particularmente cuando vienen de América Latina. (No podemos olvidar su mantra de junio de 2015 sobre los inmigrantes mexicanos: “Traen drogas. Traen crimen. Son violadores”.) La campaña presidencial de 2020 tiene que definir qué tipo de país queremos ser.

Jonathan y sus papás, Gary y Mariela, entraron como turistas a Estados Unidos hace tres años. Luego solicitaron quedarse a través de un programa médico de acción diferida para que Jonathan pudiera recibir su tratamiento. No es una categoría migratoria muy grande. Pero salva muchas vidas.


“Rector



. .

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de




/* ]]> */