AM Querétaro
Foto: Especial

Soy puro San Juan del Río: El cerro de la Venta

 Regístrate al newsletter matutino del AM      ¿Algo que decir? Hazlo ahora


Hace unos días la ciudad de San Juan del Río, vio con tristeza como uno de los elementos naturales más importantes se estaba consumiendo por el fuego que se había provocado: el cerro de la venta se quemó era lo que todos decíamos ese día.

Era increíble como desde cualquier punto de la ciudad se apreciaba la cantidad de humo que se provocó por el incendio en uno de los iconos más importantes para los sanjuanenses.

Era increíble como el cielo de un momento a otro perdió su azul para transformase en un color gris oscuro y posteriormente en un café, que pareciera en algunos momentos que estábamos viviendo un eclipse de sol al medio día. Desafortunadamente la realidad era otra, nuestro cerro de la venta, nuestro cerro que domina toda la ciudad, estaba siendo víctima de la lumbre.

Yo recuerdo como cuando era niño, el cerro era un lugar completamente verde, un lugar donde se veía desde cualquier punto la naturaleza, un lugar que incluso de utilizaba como lugar de distracción, de paseo, de descanso e incluso de aventura.

Recuerdo también como en ciertos momentos íbamos a buscar garambullos o nopales que se daban en el cerro y literalmente veníamos cargando nuestra cubeta con el precioso fruto que recolectábamos y que incluso nos lo comíamos directamente, incluso sin lavar, situación que al día de hoy sería clasificado como un suicidio.

Recuerdo también como muchos sanjuanenses subían poco a poco para llegar a la cima y admirar la ciudad, e incluso subían con fe, porque por los años ochenta del siglo pasado se instalaron unas cruces de un significativo tamaño elaboradas de concreto, que hacían que las personas demostraran su fe en la Santa Cruz.

Todavía recuerdo que antes de llegar a la cima del cerro, por mucho tiempo se veía un letrero que se escribió para la campaña presidencial de Adolfo López Mateos y que poco a poco se fue desvaneciendo, hasta perder el sentido de lo que estaba escrito, no sé si fue la mano del hombre que lo borro en medio de sus ímpetus políticos o fue la naturaleza en su constate cambio climático y que hizo desaparecer ese enorme letrero.

Sin embargo, poco a poco el cerro ha ido perdiendo su color verde oscuro que lo caracterizaba, ha perdido su esencia natural, ha perdido la dignidad de ser una imagen natural de San Juan del Río. Se han muerto los animales que existieron alguna vez en ese lugar, se ha perdido la vegetación, se ha utilizado el cerro para deportes sin el correspondiente cuidado, se han construido casas en sus faldas y se han provocado incendios sin control.

Los sanjuanenses estamos llamados a conservar este patrimonio natural de la ciudad, los sanjuanenses estamos a tiempo de rescatar lo que la naturaleza nos ha dado de manera gratuita, vamos a rescatar el cerro de la Venta, dejando a un lado politiquería populista y dejando a un lado divisiones. Que sea el cerro de la Venta un punto de unión de los sanjuanenses

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Advertisement

/* ]]> */