AM Querétaro
Foto: Archivo

Turismo 4.0: Cuatro palos en las nubes

Querida lectora, hermoso el sábado donde reverbera nuestro encuentro. Las mujeres en todos los sentidos, ámbitos y aspectos están transformando radicalmente la sociedad, esto apenas empieza, tengamos confianza y fe en esta nueva era de liderazgo femenino. Esta comunidad dedicada al turismo de vanguardia es solo un aspecto de esta trasformación, de este vivir de manera diferente, alegre, abierta y libre. Esta es la primera de una serie de entregas sobre la  Sierra Gorda Queretana, comparte tu experiencia para sumarte a este desfile de historias en primera persona que hoy empieza.

La Sierra Gorda es el espacio verde más grande del centro del país-un poco más de medio millón de hectáreas, casi el 80% parte de una Reserva de la Biósfera y casi totalmente Queretana ocupando  más del 35% del territorio y ubicada en 6 de los 18 municipios del estado. Cuenta con casi un centenar de diferentes experiencias turísticas, muchas de ellas a la vanguardia mundial. Universo que inicia a poco menos de 90 minutos de la ciudad capital.

  1. Romance suizo. Estaba metida en la adicción a la adrenalina y obviamente el inicio y el más recurrente de los escenarios fue la Sierra Gorda de mi estado natal. Una vez se me ocurrió ir a Cuatro Palos, aunque ya lo conocía, siempre había ido de paso para el canyoing y decidí visitarlo solo como mirador, ¡Vaya que cambio mi vida! Ahí conocí a Dieter y ahora acabamos de ir para revivir el encuentro pero ya con nuestro hijo de 3 años.
  2. Dios existe. Pensé que mi comadre había exagerado con su narración, como mujeres solemos hacerlo por una razón u otra, para evitar o para impulsar experiencias. El nombre me resultó muy simpático, a mi novio le dio mucha risa, aunque a mí exmarido no le hizo gracia. Llegamos como se recomienda antes del amanecer para ver el espectáculo. Y ¡guau! tenía razón mi comadre: Dios existe.
  3. Liderazgo femenino. El lugar es realmente increíble, es como una maqueta de las maravillas que puedes visitar y al mismo tiempo una maravilla. Cuatro palos lo dirige una cooperativa de mujeres nativas, algunas de ellas con mucha sangre Jonás. ¡Me dio tanto orgullo ser mujer! ¡Todo limpio y bien organizado! ¡armónico y sustentable!

Comenta

Revista Perfiles Beatriz Marmolejo Rojas” width=
/* ]]> */