AM Querétaro
Foto: Archivo

¿Hijos listos para la Empresa Familiar?

Un proceso importante en el desarrollo de las Empresas Familiares es la formación de los miembros de la familia que vendrán a ser el relevo de los líderes actuales. Como es conocido cerca el 29% de las Familias Empresarias cuentan con un plan de sucesión (PWC, 2016).

Uno de los errores comunes en este proceso es posponer la planeación de la sucesión. En el caso menos deseable el relevo se transforma en un evento y no en un proceso. Esto es, el fundador muere repentinamente o se incapacita física y/o mentalmente. Ante esta circunstancia el relevo es forzado y sin preparación previa lo que trae en consecuencia un pobre desempeño empresarial en el corto plazo. En un sin número de ocasiones la empresa no llega a recuperarse y desaparece. La tasa de desaparición de Empresas Familiares en esta circunstancia es de 67% (Family Firm Institute, 2016).

Ante lo anterior, algunos cuestionamientos que surgen son: ¿Qué impedimentos encuentra el líder actual para trabajar en el desarrollo de sus sucesores? ¿Qué implica trabajar en la transición? ¿Cuál es el nivel de implicación entre los familiares candidatos a ser los próximos líderes? ¿Qué ocasiona la falta de prevención? ¿Qué nivel de alineación existe entre las aspiraciones familiares y la ambición empresarial?

Haciendo una revisión del proceso evolutivo de las Familias Empresarias, la empresa es creada y mientras se consolida, ¿qué pasa a nivel familiar? ¿Comienzan los miembros jóvenes de la familia a ayudar en algunas de las actividades organizacionales? ¿Comienzan los hijos a adquirir algunas responsabilidades? Impulsar la participación de los jóvenes en la Empresa Familiar puede representar, por un lado, su formación empresarial y, por otro lado, el compromiso hacia la preservación del Negocio Familiar. El interés por desarrollar el patrimonio de la familia, la posibilidad de oferta de trabajo para ellos y sus descendientes futuros, los nietos de los fundadores, por ejemplo.

Es importante considerar que la transición toma tiempo y la preparación de ésta requiere algunos recursos que hay que invertir para asegurar su éxito. ¿Está lista la Familia para la sucesión?

Comenta

Revista Perfiles Beatriz Marmolejo Rojas” width=
/* ]]> */