Categorías: Opinión

Pasados de moda y de cinismo nacionalista

Publicado por

Pedro L. Jáuregui Ávila

Periodista y colaborador del diario La Opinión de Cúcuta en Colombia, desde hace 35 años. Egresado de la Universidad Francisco de Paula Santander y del Instituto Técnico Nacional de Comercio

La intención del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de invadir a Venezuela, rechazada por los gobiernos, refleja el sentimiento populista del mandatario que cree vivir en otra época y puede hacer lo mismo que hizo George Herbert Walker Bush en 1989, cuando invadió a Panamá para llevarse al general Manuel Antonio Noriega, gobernante de facto.

Es cierto que Venezuela vive una crisis de alto vuelo que hace que el populismo del presidente Nicolás Maduro se haya ido deteriorando, pero no es Trump el más indicado para decidir el futuro de un país, que no es el suyo, que en el pasado reciente fue uno de los más ricos del mundo y ahora se encuentra sumido en la pobreza absoluta. En el colmo del cinismo, Trump afirmó el martes 19 de septiembre: “no podemos seguir siendo observadores, tenemos motivos para recuperar y reactivar la democracia de Venezuela”, durante su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU). La única verdad es que Trump busca el petróleo venezolano y le importa muy poco la suerte del país petrolero.

Si el presidente de Estados Unidos está fuera de foco, también lo esta el mandatario del país sudamericano que busca culpables en otras partes, cuando el único responsable de lo que sucede es él, lo mismo que sus asesores y los que lo eligieron sin contar que la oposición son otros habladores, que si bien tienen la razón, no saben para dónde van porque no tienen un líder que los agrupe y señale los derroteros a seguir. Luego de que Trump acusó a Maduro de destruir al país con su socialismo, este retó a su homólogo a debatir sobre el socialismo, la educación, cultura y derechos humanos, en otra muestra del nacionalismo cínico que le emana y que despierta sentimientos y aplausos favorables a su causa, haciendo olvidar a sus fanáticos conciudadanos que una mayoría solo hace una de las tres comidas diarias y no hay medicinas para sus males físicos o mentales.

Una prueba evidente de la represión es la huida de Wuilly Arteaga, el hombre del violín en las protestas, quien huyó de Venezuela cuando se había convertido en el símbolo de un pueblo oprimido, donde las esperanzas y los sueños se mueren diariamente de hambre.

Entradas recientes

Inaugura Roberto Sosa Feria de Universidades Corregidora

Roberto Sosa Pichardo, presidente municipal de Corregidora, llevó a cabo la inauguración de la primera…

miércoles, 25 de enero de 2023

Solicita la Canaco, un amparo por ley ‘antitabaco’

Solicita la Cámara Nacional de Comercio en Querétaro, una reunión con la Confederación de Cámaras…

miércoles, 25 de enero de 2023

Finaliza descuento del 20% en pago de predial en San Juan del Río

Finaliza este martes 31 de enero concluirá el descuento del 20 por ciento que se…

miércoles, 25 de enero de 2023

Odín Dupeyrón, presenta su ideología sobre el amor con “Lucas”

Con esas experiencias, “Lucas” espera al público queretano para divertirse, empatizar con los personajes y…

miércoles, 25 de enero de 2023

Ticketmaster es investigado en Estados Unidos

Ticketmaster sigue en el ojo del huracán, esta vez formó parte de una audiencia en…

miércoles, 25 de enero de 2023

Gerard Pique grita ‘a los cuatro vientos’ su amor por Clara Chía

Gerard Piqué no se contuvo más. Este miércoles, el exfutbolista del Barcelona publicó su primera foto…

miércoles, 25 de enero de 2023