Deuda sin planificación tiene efecto negativo al bolsillo

Foto: Especial

¡Dale clic en favoritos de Google News!

Síguenos en Google News



Antes de aceptar un crédito, se recomienda tener la certeza de que la capacidad de pago es suficiente para cubrir los financiamientos

Redacción

Una de las decisiones financieras con mayor responsabilidad para los mexicanos es la adquisición de un crédito; en el país, la mayoría de la población económicamente activa contrata algún tipo de financiamiento formal, destacó la plataforma Coru.com

Endeudarse por el automóvil que siempre hemos querido, solicitar el crédito hipotecario para adquirir la casa de nuestros sueños o pedir ese financiamiento que haga realidad el negocio que por mucho tiempo quisimos emprender, es una coyuntura con la que muchos mexicanos se han atravesado a lo largo de sus vidas”, señala la comparadora de productos financieros.

La empresa Coru advierte que adquirir un crédito sin planificación previa puede representar un costo alto y es por ello que realiza una distinción entre deudas ‘buenas’ y ‘malas’.

Deudas ‘buenas’

En esta categoría entran aquellas que aumentan el patrimonio. Para la plataforma Coru, una deuda ‘buena’ es utilizar el financiamiento para iniciar o potenciar un negocio que genere ganancias a largo plazo. Por ejemplo, bienes duraderos como un refrigerador, una sala, cama, estufa; adquirir una casa y rentarla, pedir financiamiento para un carro y arrendarlo, etcétera.

Las deudas ‘buenas’ se ocupan para bienes duraderos que generen liquidez, que su pago no supere el 30 por ciento de los ingresos mensuales y que haga crecer el patrimonio.

Deudas ‘malas’

Con estas se adquieren bienes y servicios que se deprecian rápidamente y tienen corta duración como el calzado, ropa, despensa, comida, aplicaciones móviles, tarjetas de regalo, alcohol, cigarros y otros. 

Antes de endeudarse

Antes de adquirir una deuda –tarjeta de crédito, préstamo personal, de nómina, hipoteca– es importante preguntarse si se necesita, y sobretodo, si se pagará.

Es ideal, antes de darle el ‘sí’ a un crédito, tener la certeza de que la capacidad de pago es suficiente para hacerle frente. Es decir, la deuda deberá adecuarse a nuestra capacidad financiera.

Para conocer la capacidad de pago, la comparadora Coru recomienda restar los gastos fijos (pago de deudas, ahorro, transporte, gasolina, despensa, gas, etcétera)  a los ingresos mensuales.

  • Ingresos                                  10,000
  • Gasto fijo mensual                    6,000     
  • Ahorro                                       2,000
  • Capacidad de pago                   2,000  

(Ingresos) – (Gasto fijo, Ahorro) = (Capacidad de pago) 10,000 – 8,000 = 2,000

Instituciones financieras nacionales e internacionales, así como especialistas en la materia, recomiendan no destinar más de 30 por ciento de los ingresos mensuales al pago de deudas.

Cuando la situación se ha tornado difícil y nos hemos retrasado en el pago de nuestras deudas, o de plano dejamos de pagarlas y no damos ni siquiera el mínimo, hay instituciones como las  señala Coru.

FOR




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de




/* ]]> */