Foto: Especial

Economía transpersonal, una metodología innovadora



Gilberto Ochoa: Gracias a la metodología que combina lo transpersonal y económico se puede ver que el rango de ingreso salarial que una persona mantiene

Arcelia Guadarrama

Detener esquemas que impiden al ser humano rebasar sus propias limitaciones puede lograrse mediante la economía transpersonal, una disciplina creada por Gilberto Ochoa Martínez, licenciado en Economía Empresarial y terapeuta transpersonal.

En entrevista con esta casa editorial, el economista explicó que gracias esta metodología que combina la parte transpersonal con la económica se puede ver, por ejemplo, que el rango de ingreso salarial que una persona mantiene siempre al mismo nivel, depende de una estructura mental que tiene que ver con el valor.

En las estructuras mentales, la manera de funcionar de la mente es que relaciona los conceptos, porque cuando hablamos de crear valor, no sabes si es de valor de valía o de valentía, porque es la misma palabra y ahí es donde empieza el truco.

“El valor de valía, o sea el dinero, que es un representativo de valor no se puede mover directamente, porque se cae en esa parte espiritual de ‘quieres más dinero, entonces tienes que ser más valioso y para ser mas valioso: levántate todos los días y di cuánto me quiero’, pero ¿y tu billetera? ¿Subió? ¡No! No cambió absolutamente nada”, explicó.

Diplomado como terapeuta transpersonal en El Manantial, Centro de Desarrollo Humano, Ochoa Martínez decidió combinar estos conocimientos con su carrera profesional para lograr una metodología que combina los objetivos de ambas líneas.

Es así que conforma la fundación de Ark Asesores en Dirección Empresarial para impartir seminarios y asesoría para la alta dirección y psicología aplicada a estrategias comerciales.

Para el especialista en economía transpersonal, el reto más difícil es trabajar con los líderes de las organizaciones.

De acuerdo con su experiencia, comenzó a trabajar en empresas en las que, una vez concluidas las asesorías, los equipos de trabajo renunciaban para comenzar su propia proyección profesional, pues la empresa a la que pertenecían ya “les quedaba corta”.

“Entonces aprendí  que se debe comenzar por la cabeza de la organización, porque todo lo que hagan los de abajo depende de la cabeza, sino se van (los de abajo) porque les queda pequeña.

El reto es que entre (la metodología) a los jefes, al menos los de área; lo óptimo, es hacerlo con los directores de la empresa porque el primer dueño pone la estructura mental para todos y lo difícil es cambiar la parte de arriba, porque creen que no tienen nada que cambiar”, aseguró.

Ochoa Martínez explicó que cuando una persona identifica las fallas lógicas por las cuales su mente le impide avanzar, se puede permitir ir más allá de su límite.

Eso es lo que implica valor. El objetivo es ir más allá de mi lógica. Identificar esa programación y detenerla para comenzar algo nuevo”.

FOR




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */