Morena
La UIF deberá notificar a las personas que se incluirán en la lista de cuentas bloqueadas./Foto: iStock

Morena se ‘pone el pie’ en reserva de reforma financiera

En sesión de la Cámara de Diputados, a la bancada de Morena y aliados, no les alcanzaron los votos

Juan Hernández (Corresponsal)

Un ambiente complicado se ‘respiraba’ en el pleno de la Cámara de Diputados, luego de que no les alcanzaron los votos a la bancada de Morena y aliados para dar más ‘dientes’ a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda para que, sin previa garantía de audiencia, se congelen las cuentas bancarias a personas física o morales cuando haya indicios de transferencias sospechosas de lavado de dinero o de financiamiento al terrorismo.

El ‘encontronazo’ se debió a que la diputada de Morena, Lidia García Anaya, presentó una reserva para que la UIF notificara por escrito a las personas que hayan sido incluidas en la lista de cuentas bloqueadas.

La reserva que ganó no contaba con el aval de su bancada, y a la hora de la votación, el resultado fue de 225 votos a favor, 222 en contra y dos abstenciones en el momento en que concluyó el plazo en que estaba abierto el sistema de votación.

Esta situación ocasionó el enojo del coordinador morenista, Mario Delgado. Al ver que había perdido la votación, le reclamó en forma airada a la presidenta de la Mesa Directiva, Laura Rojas, por no haberles dado más tiempo a la votación.

Asimismo, muchos diputados de Morena llegaron corriendo al Salón de Plenos para intentar votar, pero el resultado ya estaba cantado, habían perdido la votación y comenzaron las protestas de las bancadas mayoritarias pidiendo más tiempo para que votaran legisladores que estaban fuera del recinto legislativo.

Sin inmutarse y en apego al reglamento, la diputada Laura Rojas se negó y dio por cerrada la votación e hizo la declaratoria pública de la aceptación de la reserva.

“En todas las votaciones se pregunta si faltan diputados por votar y hay diputados que no votaron y están presentes en el pleno. Explíqueme su actuación de este momento y le pido que precise la votación”, le reclamó Mario Delgado mientras los panistas gritaban “quiere llorar…quiere llorar…quiere llorar”.

Las burlas, los gritos y reclamaciones de panistas y morenistas fueron subiendo de tono. Los ánimos se exaltaron de ambos grupos parlamentarios al momento en que diputados de Morena intentaron tomar la Tribuna para reclamar a la diputada presidenta.

De inmediato, los panistas subieron a defender el resultado en medio de empujones y manoteos de ambos bandos, lo que originó que se decretara un receso de cinco minutos, argumentando que no había condiciones para continuar con el desarrollo de la sesión.

En ese momento, comenzaron a enfriarse los ánimos, se despejó la tribuna e iniciaron negociaciones los grupos encontrados, quienes casi una hora después no habían logrado el acuerdo y la sesión permanecía en receso. Se regresó, pero de nueva cuenta no lograron llegar a un acuerdo.

Los morenistas querían que se repitiera la votación y los panistas argumentaban que eso no era válido, por lo que exigieron que se siguiera con el siguiente punto.

De nuevo comenzaron los gritos y reclamos y se tuvo que decretar otro segundo receso para verificar los alcances de retomar la votación y las implicaciones legislativas.

La diputada de Morena, Lidia García Amaya, presentó una reserva para modificar la fracción I de la reforma de ley, en la que se abría la posibilidad de que la UIF realizara una extinción de dominio ‘fast track’, es decir, 15 días hábiles después de haber congelado una cuenta.





Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de


/* ]]> */