AM Querétaro

Foto: Especial

Acuerdo UE e incertidumbre política marcan cumbre Mercosur

Por favor, da clic en el botón favorito de Google News



Los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se encontrarán en una nueva cumbre del Mercosur debido a incertidumbre política

Entre la euforia por la reciente firma de un acuerdo comercial con la Unión Europea y la incertidumbre política por el resultado de las próximas elecciones generales en dos de sus países miembros, los presidentes de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se encontrarán en una nueva cumbre del Mercosur.

Considerado el más importante acuerdo con terceros mercados desde su fundación hace casi 30 años, el bloque sudamericano firmó el 28 de junio un compromiso de integración comercial con la UE justo en momentos en que el multilateralismo aparece opacado por las tensiones globales y un reverdecer del proteccionismo.

El convenio, cuyas negociaciones se iniciaron en 1995, apuesta a complementar las economías de una región fundamentalmente productora de materias primas -Sudamérica- con otra de bienes y servicios -Europa-. Y es precisamente este objetivo el que ha desatado euforia y temores por igual en ambos lados del océano Atlántico.

El ingreso futuro de frutas, carnes y vinos, por ejemplo, sin arancel al Viejo Continente para alimentar a unas 500 millones de personas ha provocado estupor en las asociaciones de ganaderos y agricultores, en especial en Francia. A su vez los fabricantes europeos de vehículos, textiles y calzado se frotan las manos ante la posibilidad de sumar unos 270 millones potenciales clientes en América del Sur, donde empresarios y sindicatos ligados a esos rubros también alzaron la voz.

Los presidentes conservadores de Argentina, Mauricio Macri, y de Brasil, Jair Bolsonaro, convirtieron al acuerdo en un eje central de su política exterior y le dieron impulso a negociaciones que habían quedado estancadas durante las administraciones de centroizquierda que los antecedieron.

En Santa Fe, capital de la provincia del mismo nombre a unos 470 kilómetros al noroeste de Buenos Aires, ambos mandatarios junto a sus pares de Uruguay, Tabaré Vázquez; y Paraguay, Mario Abdo Benítez, se proponen activar todos los mecanismos necesarios para que el acuerdo entre en vigor lo antes posible. También participarán los mandatarios de Chile, Sebastián Piñera, y Evo Morales, de Bolivia, en su condición de Estados asociados.

“Lo que nosotros necesitamos son instrumentos efectivos que den rápida respuesta a lo que está esperando el sector exportador y productivo de nuestros países”, explicó la diplomática uruguaya Valeria Csukasi, una de las negociadoras del tratado. “Teniendo la posibilidad de que este acuerdo comience a entrar en vigor provisionalmente en la Unión Europea con la simple aprobación del Parlamento Europeo y no de todos los Estados miembros, nosotros vamos a apostar a la entrada en vigor bilateral país a país del Mercosur”.

La cumbre de mandatarios -que tendrá lugar el miércoles luego del encuentro de cancilleres del martes- también servirá para ultimar los detalles de un acuerdo comercial con la Asociación Europea de Libre Cambio (EFTA, por su sigla en inglés e integrada por Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza) que podría cerrarse antes de fin de año y avanzar en otras negociaciones con Canadá, Singapur y Corea del Sur.

Brasil y Argentina, además, están especialmente interesados en suscribir un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

“Este bloque ya despertó interés en otros socios que miran al Mercosur en forma distinta porque hemos iniciado un nuevo paradigma, se ha roto el hechizo del Mercosur de que no negociábamos ningún un gran acuerdo”, destacó el jefe negociador de Brasil, Pedro Miguel da Costa Silva. Tras la alianza con la UE se “va acelerar la agenda de negociaciones que tenemos”.

En la década pasada, bajo gobiernos de centroizquierda, el Mercosur apostó más por la integración regional que tuvo su punto máximo con la incorporación de Venezuela como Estado parte. Pero ese país fue suspendido en 2017 debido a su crisis política.

En Argentina Macri buscará la reelección en octubre y la fuerza política de centroizquierda liderada por su antecesora Cristina Fernández (2007-2015) asoma como su principal obstáculo. La exmandataria acompañará como candidata la fórmula encabezada por Alberto Fernández, su ex jefe de gabinete de ministros.

“Yo no quiero que Argentina siga la línea de Venezuela, por eso aliento la reelección de Macri”, apuntó Bolsonaro en una entrevista con el diario Clarín de Argentina justo antes de la cumbre. “Tenemos que ir hacia el libre mercado y hacer acuerdos con la mayor cantidad de bloques o países”.

Uruguay también elegirá presidente en octubre y los principales aspirantes son el moderado exalcalde de Montevideo, Daniel Martínez, de la coalición izquierdista Frente Amplio actualmente en el gobierno, y el senador Luis Lacalle Pou, del opositor Partido Nacional.

Durante la cumbre se espera que los presidentes sudamericanos insistan en reclamar la convocatoria a elecciones y la libertad de los llamados presos políticos en Venezuela. También que definan la eliminación del cobro del servicio de roaming para los usuarios de teléfonos móviles dentro de los países del bloque.

AP / AM


“Paul



“TEDx
. .

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de




/* ]]> */