La brecha donde fue interceptado el convoy de tres camionetas se encuentra a unos 10 minutos del rancho La Mora./Cuartoscuro

Familia LeBarón exige justicia a las autoridades

Para la familia LeBarón, el asesinato de seis niños y tres mujeres integrantes de su comunidad no se trató de una confusión del crimen organizado que se disputa la plaza

La brecha donde fue interceptado el convoy de tres camionetas se encuentra a unos 10 minutos del rancho La Mora, donde habita esa familia mormona en Sonora. Aunque también reconocen que grupos delincuenciales han intensificado la “guerra” por ganar este territorio, a los LeBarón les cuesta creer la forma en que ejecutaron a sus familiares.

“Todas las conclusiones a las que hemos llegado es que fue algo casi premeditado contra la comunidad. Ellos supieron que estaban matando a mujeres y niños, ¿dónde está la confusión?”, exclamó Adrián LeBarón, padre de Rohonita María, una de las tres mujeres asesinadas. “Creemos que hay algo muy perverso en lo que aconteció ayer (lunes), porque no nos podemos explicar cómo hombres que están armados matan a mujeres y niños con tanta saña”, abundó el activista Julián LeBarón, a quien hace 10 años le mataron a su hermano en represalia por denunciar la inseguridad en su comunidad.

Los testimonios de los niños sobrevivientes generaron más dudas en esta comunidad LeBarón asentada en el municipio sonorense de Bavispe, en la frontera con Chihuahua. “Los que se escaparon fue por pura casualidad. El bebé que se salvó, su silla está baleada, tiene tres balazos, nada más le erraron al cuerpo. Fue un milagro lo que pasó”, aseveró Adrián. “El primer auto que nos encontramos fue el de Cristina y ella les gritó: ‘¡somos mujeres!’, pero le dispararon con saña.

Esto lo sabemos porque niños que sobrevivieron estaban detrás de su tía y pudieron ver lo que estaba pasando”, abundó Julián.


Por ello consideraron que se trató de un “milagro” que media decena de niños sobrevivieran al ataque del grupo criminal. La comunidad destacó el caso de Mckenzie, de 9 años, la última menor encontrada tras los hechos de este lunes.

“Ella caminó durante cinco horas. Cuando la encontramos estaba descalza, ya con ampollas, tenía una herida en un brazo y estaba deshidratada. Cuando se dio cuenta de que éramos nosotros, lo primero que dijo es: ‘tenemos que regresar por los demás’.

“Estaba en shock y hasta batallamos un poquito para convencerla de que ya teníamos a los demás. Ella quería regresar al lugar donde dejó a los heridos”, relató Lenzo Widmar, primo de Rohonita María.

Por lo que exigieron justicia a las autoridades. 

“Queremos a los responsables de esto, queremos saber quiénes fueron, queremos justicia, sabemos que si no hay justo castigo al crimen, la libertad se queda sin defensa.

“No queremos vivir con esta incertidumbre. Somos una familia de más de 5 mil miembros en nuestras comunidades y nuestras raíces ya están muy plantadas aquí en México, no tenemos pensado irnos”, exclamó Widmar, a quien hace 10 años le ejecutaron a su hermano menor Luis Carlos y cuñado Benjamín por exigir seguridad para su comunidad. «No queremos ser blancos del crimen organizado”, subrayó.

Julián LeBarón reveló que a las 4 de la mañana de este martes, el secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, se comunicó con él y le informó que ya habían sido detenidos tres presuntos responsables en esta masacre. A pesar de ello insistió en justicia y saber el motivo del ataque, y, a diferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, se dijo dispuesto a aceptar la ayuda de Estados Unidos.

Con información de Milenio





Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de


/* ]]> */