AM Querétaro



La modelo plus-size se casó en diciembre del año pasado./Especial

Fluvia Lacerda asegura que su obesidad la empodera

Se nuestro fan en Google News



¿Ya eres fan?

Fluvia Lacerda tiene 39 años y se encuentra en México como parte de la promoción del “reality” documental Belleza XL

La modelo internacional plus-size Fluvia Lacerda señaló que nunca ha sufrido bullying ni discriminación, porque le empodera amar su obesidad. «Sí tengo sobrepeso y sí tengo panza, pero me siento segura de como soy y de quien soy”.

“Siempre existirán las personas que te critiquen, aquellas a las que les desagrade una parte de tu cuerpo y te lo señalen para hacerte sentir mal. Pero mi postura frente a ellos y sobre mí misma, siempre fue firme, ellos no me intimidan”, aseguró quien en 2016 se convirtió en la primera mujer XL en posar desnuda para la revista Playboy y con ello cambió los estereotipos de la belleza en la mujer.

“¿Por qué debo vivir en guerra con mi cuerpo si lo amo tal como es? ¿Sólo porque la sociedad, ella o él creen que mi cuerpo no es lo suficientemente bonito? ¿Por qué tengo que ser delgada para darles gusto?

“No puedo sentirme mal por ser gordita porque mi salud es perfecta, porque mi cuerpo me dio a dos hijos hermosos, porque me siento amada por la gente que vive a mi alrededor y tengo la capacidad de amar”, sostuvo en entrevista con Notimex.

Además, dijo, “mi carrera es fantástica y tengo el poder de viajar por todo el mundo para decirle a otras mujeres que se amen, así como son, y no les importe el qué dirán”.

Fluvia Lacerda tiene 39 años y se encuentra en México como parte de la promoción del “reality” documental Belleza XL que el canal E! estrenó el 24 de julio pasado a fin de demostrar que la belleza no tiene límites.

El programa muestra al espectador la vida y rutina de tres modelos plus-size: Mayara Russi, precursora de la talla grande; la Miss Brasil Plus Size, Denise Gimenez y Fluvia, conocida como la “Gisele Bundchen del plus size”.

Siempre fui la gordita de la familia

“Siempre fui la gordita de mi familia, pues todos son flacos. Mi hermana es delgada y mi mamá fue bailarina clásica, después se convirtió en profesora de educación física. Cuando me embaracé por primera vez, engordé aún más y no me importó”.

Su carrera como modelo inició en 2003 cuando el editor de moda de una revista la topó en un autobús en Nueva York, Estados Unidos, y le propuso dar un giro a su vida subiendo a las pasarelas.

“Pensé que era una broma. En aquel entonces, yo no entendía mucho del modelaje ni de la moda. Sólo sabía que para ser modelo se necesitaba ser flaquísima y no gorda, pero acepté pensando que sería un periodo corto y para ganarme una lanita que me permitiera ayudar a mi familia”.

Cuando se lo comunicó a sus familiares y amigos, se pusieron felices e hicieron todo lo posible para motivarla y que aceptara la oferta.

“Me tardé como un mes en ir a ver al editor porque realmente no era mi sueño ser modelo, pero me animé porque lo tomé como una chambita extra. Ya estando en ese mundo, me di cuenta que urgía una necesidad de cambio, que se necesitaba una nueva línea de razonamiento en torno a las mujeres gordas”.

Fluvia Lacerda se considera una mujer sin prejuicios y muy racional para tratar las cosas, nunca se va por el lado pasional.

“Me percaté de que había gente mal mirándome, pero en lugar de sentirme lastimada por ese tipo de fuerzas, sentí que me inyectaron combustible para continuar. Hay quienes se ofenden si los señalan y para mí es al revés porque todo lo convierto en fuerza interior y no en autocompasión”.

La modelo sabe que ignorar los señalamientos no es cosa fácil, pero en su caso, viene de naturaleza, de la forma en cómo la criaron, por eso jamás permitió el bullying ni se sintió ofendida.

Hoy, desde su trinchera de modelo plus-size, busca motivar a las mujeres para que hallen su fuerza interior, para que se amen y se respeten tal como son, sin buscar pertenecer a un estereotipo o parecerse a la famosa de la televisión.

Adelgazar es una palabra que ella conoce bien, pero nunca ha llevado a cabo un proceso para bajar de peso; sin embargo, tampoco come chatarra ni alimentos que puedan perjudicar a su salud.

“Vivo en Amazonas, Brasil, donde tengo un rancho y un huerto. Mi familia y yo no comemos alimentos procesados, mis hijos son vegetarianos y mi estilo de vida es muy distinto al de la mayoría de la gente.

“Me gusta tanto andar en bicicleta que a mis hijos los llevo así a la escuela. Hago yoga cuando tengo tiempo y disfruto ponerme tenis para salir a caminar al atardecer porque siempre tengo una gran necesidad de estar en contacto con la naturaleza. Todo esto lo hago para sentirme bien, pero no para adelgazar”.

Participar en “Belleza XL” le significa la oportunidad de abrir la ventana de su mundo para que las mujeres que se sienten feas e inseguras por su sobrepeso, cambien esta postura.

“Solía ser muy cerrada en mi intimidad, pero aquí hallé el vehículo para contagiar de libertad a las mujeres, lo mismo que cuando escribí mi libro ‘Fat is not a bad word’ en 2017. Lo hice para abrir tema, para que se cuestionara, pero jamás inserté mis propios pensamientos.

Fluvia Lacerda considera que hay quienes se benefician cuando el otro se siente miserable, pareciera que es una industria conformada por gente infeliz, dice.

“La forma de contrarrestarlo es pensar en tu valor, en tu poder adquisitivo, en tus conocimientos, en el ser humano que eres. La forma de contagiar lo positivo es abrir la plática, hacer cuestionamientos, porque cuando nos cuestionamos hacemos que los demás se pongan a pensar.

“Jamás he logrado entender la relación tóxica que, según nos enseñaron, debemos tener con nuestro cuerpo. Pero hay que darle vuelta a la moneda. Cuestionar es más eficiente para nuestra mente en vez de decir que voy a quedar linda cuando adelgace. El odio a mí misma por no ser flaca, no cabe en mi cabeza, no tiene sentido”.

La modelo plus-size se casó en diciembre del año pasado y asegura que volvería a desnudarse si alguna revista o un programa de televisión se lo proponen.

“Los desnudos no son un problema para mí, si se trata de un proyecto importante, claro que participo, soy feliz dentro de mi propia piel”, concluyó.

Notimex/VHR

 


“Rector



. .

Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de




/* ]]> */