Pedro Córdoba deja alma y corazón en el escenario
AM Querétaro

Pedro Córdoba deja alma y corazón en el escenario

Foto: Archivo

¡Danos un clic en el botón de favorito en Google News!

Más noticias del AM de Querétaro




La Hacienda Viborillas fue sede de los espectáculos de Tapas y Arte Flamenco a cargo de Pedro Córdoba con “Regalos» y Eduardo Guerrero con “Faros»

Giovanna Cancino Solís

La Hacienda Viborillas fue sede de los espectáculos de Tapas y Arte Flamenco a cargo de Pedro Córdoba con “Regalos» y Eduardo Guerrero con “Faros», en el marco de. Festival Ibérica Contemporánea. Las actividades dieron inicio a las a las 17:30 horas.

Minutos antes de las 18:00 horas, los asistentes descendieron a las cavas subterráneas de la hacienda, las cuales estaban cubiertas de luces rojas en las paredes y techo que evitaban que la oscuridad se apoderaran por completo del lugar. Finalmente, al llegar a la parte más baja, los presentes llegaron a un escenario de media luna y 14 mesas elegantemente vestidas.

En punto de las 18:00 horas, los cantaores Matías López de Barcelona, Antonio Campos de Granada y el guitarrista José Luis Medina de Córdoba, salieron al escenario a entonar ‘Soleá’ para iniciar los  Palos de Flamenco que formaron parte del ‘Regalo’ que Pedro Córdoba tenía para todos los asistentes, y quien salió para dar inicio a su espectáculo ‘sorpresa’ con en un pantalón y saco negro, además una camisa de vestir.

El originario de Barcelona dio cátedra de todo lo que aprendió en el flamenco, ante la mirada del público que degustaba tapas españolas como esferas de jamón serrano y manchego, atados de espárragos y solomillo, piquitos rellenos de cangrejo, tapas de salmón ahumado, queso de cabra y pesto acompañados con vino tinto.

Pedro Córdoba finalizó su primer actor para dar paso al guitarrista José Luis Medina, quien interpretó ‘Granaína’ en un solo de guitarra que los invitados agradecieron con aplausos, quienes dieron pauta al segundo ‘regalo’ del bailaor, esta vez vestido con una camisa amarilla con estampados negros para interpretar ‘Martinete’ al son de las palmas de los cantaores.

Matías y Antonio con ‘Tangos’  ofrecieron un solo de canto que emocionó a los asistentes al ser testigos de la potente voz que salió de sus entrañas y corazón. De nuevo y como última intervención, Pedro pisó el escenario para dar su último ‘obsequio’ al son del tema ‘Alegría’.

Foto: Archivo
  • Un regalo desde el corazón

En entrevista para este medio, el bailaor Pedro Córdova confesó que los cantaores y guitarrista llegaron una noche antes del ‘show’ y que no tuvieron tiempo de ensayar nada, así que no les quedó más que improvisar y dejar que el corazón hable en el escenario.

Los músicos y yo no hemos podido ensayar nada, fue todo improvisado, el espectáculo se llama  ‘Regalo’, porque es lo que yo he aprendido hacer toda la vida que es bailar flamenco… soy yo a la más pura verdad, regalé lo que yo tengo, no quise pensar ni ensayar nada… para mi el flamenco también es improvisación, así se logra una entrega más sincera”, comentó.


“Únete


Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de

Newsletter