AM Querétaro
Foto: Notimex.

Pepe Aguilar ofrece concierto benéfico con Orquesta Sinfónica de Minería

El concierto tuvo lugar en el Auditorio Nacional, con Ángela y Leonardo Aguilar, hijos de Pepe, como invitados especiales.

Con canciones que llegan directo al corazón y al alma, el intérprete de pop y ranchero Pepe Aguilar ofreció un concierto benéfico acompañado de la Orquesta Sinfónica de Minería, dirigida por Enrique Patrón de Rueda.

Foto: Notimex.

El concierto tuvo lugar en el Auditorio Nacional de la ciudad de México, con Ángela y Leonardo Aguilar, hijos de Pepe, como invitados especiales.

Jason Reitman dirigirá secuela de ‘Ghostbusters’ para 2020

La velada musical inició con “La Llorona” a cargo de Ángela Aguilar. “Es un honor para mí estar aquí con ustedes, tan bien acompañados por esta orquesta. Gracias por venir”, dijo antes de arrancarse nuevamente, ahora con “Cielo rojo”, como rojo era el vestido que se lució para la ocasión.

Enseguida invitó al escenario a su hermano Leonardo, quien con un tono y timbre parecido al de su padre, pidió un aplauso para el Mariachi Zacatecano y dio paso a “El barzón”. Ese fue el preámbulo para que el concierto llenara de verdad el escenario de ese recinto que estuvo a tope.

Fue un viaje por épocas, estilos, autores y géneros que llenaron expectativas del público. De “El rey”, de José Alfredo Jiménez, al “Danzón no. 2”, de Arturo Márquez, Aguilar y la orquesta se cobijaron con las páginas más hermosas del cancionero popular y las grandes partituras sinfónicas.

Enrique Patrón de Rueda retó: “¿Quién se va a parar a bailar un danzón?”. Y al frente de la orquesta, en su calidad de director huésped, elevó las notas de un danzón y luego otro, y uno más, que la gente identificó de inmediato y ante la falta de espacio, bailó sentada en su butaca.

Rihanna demanda a su padre por uso de apellido para negocio

Uno de los momentos más emocionantes brotó cuando anunció la interpretación de “Huapango”, del compositor y pianista tapatío José Pablo Moncayo, pieza que despertó el sentimiento nacionalista del público.

Foto: Notimex.

El mariachi volvió para, junto con la Orquesta Sinfónica de Minería, acompañar a Pepe Aguilar con “Este terco corazón” y en seguida, para todos los enamorados y al grito de “Qué viva el amor”, cantó “Por unas monedas”. “Es un gran placer estar esta noche cantando para ustedes”, dijo.

Se dijo contento por estar ante un público cálido y receptivo, y acompañado por una de las orquestas más importantes del continente dirigida en esa ocasión por Enrique Patrón de Rueda. Con esas lisonjas y ese sentimiento profundo, los temas románticos se fueron sucediendo uno tras otro.

“Con esta música, quienes esta noche vienen solos corren el peligro de salir acompañados y quienes vienen acompañados corren el peligro de salir… ¡embarazados!”, dijo en tono festivo, para comentar lo bonito que es cantarle al amor, “y sobre todo, a beneficio de la Fundación Comer y Crecer.

Explicó: “Este concierto es para apoyar a esa institución, porque hace muchas cosas por los niños y jóvenes que son el futuro de México. Gracias a todos ustedes, por venir y ser parte de este esfuerzo”. Emocionado y con un aplauso de fondo, elevó la voz con “Me estoy acostumbrando a ti”.

Abre Festival Internacional de Cine Judío que aborda la migración

Continuó con temas para “el ser más hermoso que Dios ha creado sobre la Tierra, la mujer” y con una mirada cruzada con Patrón de Rueda, la voz y la orquesta ejecutaron el tema “Por una mujer bonita”. Para entonces, miles de voces se habían convertido en coro del barítono.

Comentó que la música es el vehículo maravilloso que lleva a todos los estratos sociales y a todas las formas de pensar a coincidir. “Hay canciones mexicanas maravillosas que quedaron para la historia, para quienes desean sentirse comprendidos. Y cantó “Esclavo y amo”, “Ella” y “Perdóname”. La cereza del pastel fue “Por mujeres como tú”.

Notimex / OHH

Comenta

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Rectora UAQ Teresa Garcia Gasca - Revista Perfiles
/* ]]> */