Espero todo sea un terrible error: Víctor Guzmán tras positivo de dopaje

El resultado de los análisis fue confirmado el lunes por la liga, por Chivas y por Pachuca./Mexsport

¡Dale clic en favoritos de Google News!

Mas noticias del AM en Google



Víctor Guzmán, quien en su carrera ha sido convocado de forma intermitente a selección nacional, fue fichado por Chivas en un traspaso con Pachuca que rondó los ocho millones de dólares

Tan solo minutos después de que la Liga MX confirmara su dopaje, Víctor Guzmán aseguró que pedirá que se abra la prueba B para confirmar que todo fue un «terrible error».

Ya sin Twitter, el Pocho dejó un mensaje en su cuenta de Instagram, reconociendo estar apenado por la situación que lo tendrá inhabilitado por el momento.

Desde siempre he sido un jugador que ha rechazado cualquier práctica antideportiva y he manifestado en cada ocasión en la que he tenido oportunidad mi total apoyo a la lucha antidopaje, es por ello que esta situación en la que me veo envuelto me resulta absolutamente increíble y me apena enormemente, aseguró Guzmán.

El volante mexicano Víctor Guzmán dio positivo de dopaje y quedó inhabilitado por la Federación Mexicana de Fútbol, además de ser excluido de Chivas, el club que lo acababa de fichar en diciembre.

Guzmán, de 24 años, arrojó el resultado positivo en un control que se realizó el 9 de agosto, luego de un partido por la cuarta fecha del torneo Clausura entre el Pachuca, donde militaba entonces, y el Querétaro.

El resultado de los análisis fue confirmado el lunes por la liga, por Chivas y por Pachuca.

Aunque ninguna de esas entidades dio a conocer la sustancia detectada en las pruebas, medios locales especulan que se trata de un alcaloide.

Guzmán, quien en su carrera ha sido convocado de forma intermitente a selección nacional, fue fichado por Chivas en un traspaso con Pachuca que rondó los ocho millones de dólares. Sin embargo, quedó separado del plantel el sábado, horas antes de que el equipo enfrentara a Ciudad Juárez en la primera fecha del Clausura, aduciendo «motivos personales».

El lunes, el presidente de la Liga MX confirmó a la cadena Televisa que Guzmán había dado positivo, e informó que no podrá jugar en el torneo local mientras se determina la sanción que recibirá de parte de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

«En tanto no se defina su situación, no se tome una resolución, el jugador no puede practicar el deporte con ningún club, ni siquiera puede presentarse a entrenar», explicó Bonilla.

Aunque el control se realizó en agosto, el resultado de la prueba demoró en surgir porque México dejó de tener un laboratorio acreditado por la AMA. Ahora, las muestras tienen que ser enviadas al laboratorio de Cuba, que sí está certificado.

Los deportistas que dan positivo tienen el recurso de abrir un segundo frasco con una muestra de su orina para realizar un análisis que confirme o anule un resultado adverso.

«En todo caso, quiero dejar claro que nunca he tomado ninguna sustancia para mejorar mi rendimiento deportivo y que voy a luchar hasta el final para demostrar mi inocencia y así, poder seguir haciendo aquello que me gusta más y me hace más feliz: jugar al futbol».

Mientras eso ocurre, Chivas optó por darlo de baja de su plantilla y anular el traspaso que había firmado con Pachuca.

Guzmán era uno de los fichajes más importantes pactados en diciembre. Llegaba a uno de los dos equipos más populares del país, que fortaleció su plantel para regresar a los primeros planos luego de cinco torneos sin liguilla.

«Derivado de los sucesos que atañen a Víctor Guzmán, quien fuera un refuerzo fundamental de cara al Clausura 2020 y pieza clave para el proyecto deportivo en curso, el jugador dejó de formar parte de nuestro plantel y volverá al Pachuca, su club anterior», informó el Guadalajara en un comunicado. «Es importante resaltar que los objetivos en Chivas se mantienen. El plantel actual se construyó para ser un equipo resiliente y altamente competitivo. Tenemos la flexibilidad y la fortaleza para enfrentar cualquier escenario y adversidad».

El resultado de dopaje de Guzmán es el primero en el fútbol mexicano desde que Julio Nava, exjugador de Jaguares de Chiapas dio positivo por un esteroide en 2015 y fue castigado ocho meses. Antes de eso, previo a la Copa de Oro del 2011, cinco jugadores, entre ellos el arquero Guillermo Ochoa, dieron positivo por clembtuterol pero fueron absueltos al atribuir el resultado a la ingesta de carne contaminada con esa sustancia.

AP/VHR




Deja una respuesta

avatar
  Suscribete  
Notificación de
/* ]]> */