Analizan comportamiento de enjambres para programar drones

Comprender cómo los insectos se conducen, daría la pauta para que los aviones no tripulados realicen operaciones de manera segura

Ingenieros de la Universidad de Stanford analizan el comportamiento de grupos de insectos con miras a diseñar sistemas seguros y autorregulados para drones y automóviles sin conductor.

Comprender cómo los insectos se conducen de manera segura, eficiente y coordinada en grupo sin colisionar, daría la pauta para que los aviones no tripulados realicen operaciones de manera segura, destacó en un comunicado la institución universitaria.

Nicholas Ouellette, profesor de ingeniería civil y ambiental en la Universidad de Stanford, destacó que emular enjambres de animales es atractivo porque operan sin control central y externo, se adaptan rápidamente a condiciones repentinas o inesperadas, y son resistentes a entornos sucios y perturbados.

Para esta investigación, los científicos obtienen toda la información cinemática necesaria para caracterizar los movimientos del enjambre, a través de la observación en su laboratorio de los mosquitos encerrados en un cubo de plástico de aproximadamente cinco pies, rodeado de cámaras de alta velocidad que se utilizan para reconstruir trayectorias 3D de cada insecto.

Debido a que el comportamiento natural de los insectos en grupo no proporciona suficiente información para comprobar hipótesis, los científicos interrumpen los movimientos del enjambre usando luz y sonido para observar las reacciones y cambios.

De esta manera, los especialistas desarrollan diferentes modelos sobre qué tipo de reglas pueden gobernar los movimientos de mosquitos.

El académico de la Universidad de Stanford reconoció que la investigación se encuentra en una primera fase y que, por tanto, es demasiado pronto para diseñar sistemas artificiales que se comporten de la misma manera que los grupos de animales.

No obstante, destacó que el equipo de trabajo desarrolla el entorno experimental idóneo para ello, además de que podría ser utilizado para construir y probar sistemas de alta tecnología.

“Como ingenieros, nos gusta controlar las cosas pero tenemos mucho que aprender de los insectos y otros animales que funcionan perfectamente sin los sistemas humanos de comando y control”, argumentó el especialista.

Notimex

Recomendamos: 21 de junio, día más largo del año junto con solsticio de verano

También podría gustarte
Comentarios
Cargando