Cambio climático propicia mayor incidencia de insecto descortezador: investigador UAQ

El aumento de humedad y temperatura son factores que hacen más vulnerables a los bosques de México a ser víctimas de la plaga

Redacción

Con el aumento de la temperatura que trae consigo el cambio climático mundial, se potencializa en los bosques templados de México el surgimiento de plagas como la del insecto descortezador, de acuerdo con un sistema de monitoreo forestal implementado en conjunto por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), la Comisión Nacional Forestal (Conafor), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y otras Instituciones de Educación Superior (IES) del país.

El objetivo de la investigación fue analizar el entorno biótico y abiótico, que permitiera explicar la ausencia o presencia de las poblaciones de insectos descortezadores en sitios prioritarios y de esta forma, conocer el comportamiento actual y predecir el futuro de dichas poblaciones.

El proyecto comenzó hace más de dos años y operó en 11 estados de la República, enfatizando el trabajo en las entidades de Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Jalisco, Chihuahua, Coahuila, Durango y Estado de México, con importante producción maderera; además el líder de proyecto fue el Dr. Victor Hugo Cambrón Sandoval, investigador de la Facultad de Ciencias Naturales (FCN) de la UAQ.

El Dr. Cambrón Sandoval manifestó que el estudio permitió observar que la humedad y la temperatura son factores decisivos en la vulnerabilidad de los árboles a las plagas, en particular a estos insectos, por lo que se pudo determinar áreas de riesgo, en donde se pueden implementar mejores estrategias de manejo de los bosques.

De la investigación resultó un libro coeditado entre todas las instituciones participantes, mismo que será presentado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Los insectos descortezadores atacan árboles vivos, hacen sus galerías debajo de la corteza y se alimentan de floema de los pinos. Cuando son muy abundantes, las diferentes especies pueden invadir árboles vigorosos; por lo que representan un riesgo tanto medioambiental como económico.

En México se encuentran 11 especies de insecto descortezador y se distribuyen en Aguascalientes, Colima, Chiapas, Durango, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Edomex, Michoacán, Morelos, Nuevo Léon, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

El siguiente paso, manifestó el Dr. Victor Hugo Cambrón, es generar un manual de mejoramiento de prácticas forestales, manejo silvícola y reforestación, que ayude a que el riesgo sea considerablemente menor.

Recomendamos: TDAH podría generar situación de riesgo si no se atiende a tiempo: Académica UAQ

También podría gustarte

Comentarios

Cargando