revista perfiles queretaro
enrique luque hudson

ERNESTO LUQUE HUDSON

CANDIDATO AL SENADO DE LA REPÚBLICA

Trayectoria con enfoque social

Ernesto Luque Hudson es heredero de una tradición priista. Su abuelo y su padre destacaron en la política local, por lo que en su inclinación no hubo lugar para dudas.

A principios de la década de 1990 estudiaba Relaciones Internacionales en la Ciudad de México, por lo que fue una decisión natural sumarse a la campaña de Luis Donaldo Colosio, entonces candidato tricolor a la presidencia del país.

Lo que más recuerda de Colosio son sus discursos.

“Creo que sigue muy vigente, todavía. Tuve la oportunidad de trabajar ahí, cerca de la campaña, en un momento histórico. Ese momento tan importante me conmovió y me hizo parte de lo que soy. En el discurso, en el contenido, fue un momento difícil para el país, para el priismo; muy formativo y con mucho contenido de análisis, de decisiones de vida que quise hacer y mi decisión fue estar en el servicio público”, recuerda Luque Hudson.

En esos años, el político queretano trabajaba para el senador Mario Nieblas, un priista sinaloense que también era asesor del presidente del partido, Fernando Ortiz Arana.

“Era de esas chambas que haces de todo un poco. Desde el mensajero hasta mis pininos como analista, siempre aportando y tratando de ayudar. Lo disfruté muchísimo, porque podías encontrarte en las escaleras o en el elevador a un actor político de primer nivel”, dice.

Tenía 20 años y le tocó hacer trabajo en calle, pegando calcomanías y pintando bardas. Haciendo campaña.

Eso lo llevó a afiliarse al Revolucionario Institucional.

“Desde que trabajé en el partido me afilié. Tengo mi credencial todavía. El momento más importante es cuando decido trabajar en el partido, que coincide con mi llegada a la administración pública, en 1994”.

Primero, en la Lotería Nacional y, posteriormente, en la Comisión Federal de Electricidad.

Amor a la tierra

La oportunidad fue buena, pero había un pequeño detalle: no era en Querétaro. En 2007 decide regresar a la tierra que lo vio nacer.

“Siempre regresas a tu tierra, a tu gente. Cuando me casé, decidimos venirnos para acá. Querétaro es un lugar para crecer, para desarrollarte, para trabajar y para formar una familia”, dice.

En esta ciudad tuvo la oportunidad de ser delegado estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), experiencia laboral que marcaría su vida.

Posteriormente, fue designado delegado estatal de la Secretaría de Desarrollo Social, oportunidad que conformaría su visión de la política.

“Trabajar para la gente con carencia es doloroso, pero es una gran lección. Tienes que trabajar mucho para generar cambios. En una, con la mayor parte de la población que tiene seguridad social, acceso a guarderías, servicios básicos de salud y el sistema de protección; y en otra, directamente con la población que más carencias tiene. En el estado hay 50 mil personas en pobreza extrema, sin acceso a servicios básicos de salud ni seguridad social”, reflexiona Luque Hudson.

El exfuncionario de Desarrollo Social reconoce que es una realidad dolorosa, pero también sabe que es una tarea conjunta entre los tres niveles de Gobierno y otros actores sociales, como la iniciativa privada.

“No solamente le toca a los diferentes niveles de Gobierno. Existe una gran responsabilidad social para abatir y cerrar la brecha de seguridad que involucra a los empresarios, quienes deben dar buenos salarios y garantizar que sus trabajadores tengan seguridad social, con los diferentes niveles de Gobierno; todos trabajando para generar mejores condiciones de vida”.

Para llevar a casa

Estar en el IMSS y la Sedesol hizo que Luque Hudson fuera testigo de una realidad que pocos quieren ver.

“A fuerza te lo llevas a casa. El tema es cómo irte a tu casa y qué hiciste para llegar a tu casa. Hay cosas que conmueven mucho. No hay manera de que no te mueva. Particularmente en Sedesol, sabiendo que tu contacto es directo con los beneficiarios, quienes tienen importantes carencias; esa es una realidad. Te mueve y mucho, te mueve a hacer las cosas. Lo que no está permitido es la inacción. Siempre debes hacer algo, trabajar con inteligencia y el corazón. Te mueve mucho este sector tan vulnerable. Hablamos más de resultados y menos de palabras; menos de discursos y más acciones. Eso es lo que dicen el Coneval y el Inegi. Querétaro es un estado donde sustancialmente disminuyó la pobreza, aunque el tema es que todavía hay”, señala el exfuncionario.

Lo que deja a Luque Hudson tranquilo, aunque nunca satisfecho, es saber que trabajó en abatir la pobreza extrema.

“Siempre hay áreas de oportunidad, pero están funcionando los programas que se tienen. Eso y que la gente sepa, que esté consciente, de que Querétaro es un estado rico, pero hay pobreza”, dice e insiste en la responsabilidad del sector empresarial en el tema.

“Tienen que generar mejores condiciones laborales y seguir invirtiendo. La solución somos todos, cada quien haciendo pequeñas acciones tenemos grandes resultados. Querétaro es de los estados con menor pobreza. En menos de seis años, Querétaro se colocó en el cuarto o quinto estado menos pobre del país. Ahora, qué hacer para pasar al tercero y al primero, y no bajar de esa posición”, agregó.

“Sí te lo llevas a casa, sin duda, pero debes agradecer el tener la oportunidad de no decir ‘tuve que hacer’, sino el poder decir ‘lo hicimos’. Sé que no es suficiente, que falta más por hacer, pero es esa la ruta. El gobernante, el actor político, el funcionario público, desde su escritorio no va hacer mucho. Hay que estar en la calle y escuchar a la gente, es lo que necesitamos; eso y actuar, actuar muy rápido. Eso es lo que creo que se ha hecho”.

Reto

Luque Hudson no se anima a hablar por las condiciones nacionales, pero confía en que es posible abatir la pobreza extrema en Querétaro.

“Los números dicen que sí se puede. En Querétaro se puede proyectar que no haya pobreza extrema en los próximos tres o cuatro años. Si nos ponemos las pilas, en tres. El tema no es si se puede, sino en cómo mantenernos. Para eso es necesario generar condiciones de inversión, de seguridad, de certeza jurídica, inversión extranjera directa, de creación de empleo y que la gente cotice en el Seguro Social. Hay muchas acciones para mantenernos en esa aspiración. Hay que cambiar cosas y estar, de manera permanente, muy sensibles, tener una cultura de la responsabilidad social muy alta, enseñar que no basta con ser productivamente eficiente en las empresas, sin valorar el capital humano”.

Luque Hudson considera que de ello depende que la entidad mantenga las características que la han vuelto hogar de mexicanos de todo el país.

“Tenemos que dar continuidad de por qué muchos foráneos vienen a Querétaro, y que orgullosamente ya son queretanos. Ello implica que mantengan las condiciones por las que vinieron. Si le damos continuidad, Querétaro seguirá en la senda del desarrollo y el crecimiento”.

Visión que Luque Hudson espera llevar al Senado, como candidato a la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión.

“Ahora aspiramos al Senado, a hacer políticas públicas con mucho contenido social, políticas para adultos mayores, para niños, para madres solteras. Querétaro es de los estados con mayor número de madres solteras, 150 mil madres aproximadamente”, dice.

Primera campaña

Luque Hudson colaboró en la campaña de Colosio y fue testigo de las cuatro que realizó su padre. En 2018 buscará por primera vez el apoyo ciudadano.

“Será una campaña de caminar todos los días, muchísimo. Va a ser una campaña para conquistar a los jóvenes y de tocar muchas puertas. Será de 14 o 15 horas diarias, y las otras serán de planeación. Tenemos que recuperar la confianza de la gente”.

Sabe que hay un desencanto hacia la política y los políticos.

“Así lo percibo cuando estoy en la calle. Lo vi en el IMSS y en Sedesol, un desencanto general. Hay cierta molestia, y bien ganada. Tenemos que dignificar el ejercicio de la función pública, tenemos que escuchar más”.

“Tenemos que decirles que no queremos políticos con privilegios, como el fuero. En su momento histórico se necesitó, pero ahora ya no. Es una realidad que el fuero te hace ser diferente y no deben ser diferentes a los ciudadanos. Hoy tenemos y queremos tener funcionarios públicos que rindan cuentas. No recuerdo un senador en Querétaro que haya dado en su municipio o estado un informe de labores. Muchos podrán decir que el Senado representa el pacto federal, pero el pacto federal está integrado por los habitantes. Hay que informarles qué se hizo, no pasa nada. Debes hacerlo, estás obligado moralmente. Ir y decirle a la gente, a los queretanos, qué se hizo. Estamos obligados a rendir informes de manera transparente. Es importante escuchar a la gente y refrendar las necesidades, porque a lo mejor ya no quieres una beca, quieres empleo o financiamiento, o que sea más segura tu ciudad”, señala.

La receta, considera, será renunciar a los privilegios y apostar por resultados.

“Ahí debemos empezar a trabajar. Confiar en la gente para que ellos confíen en la política. La gente quiere escuchar que las cosas se hicieron, no que se van hacer; necesitan resultados”.