revista perfiles queretaro
candidato ideal

Candidato Ideal

Retos

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en marzo de 2017, los baches son el principal problema que identifican los habitantes de la capital.

De un aproximado de 600 mil personas mayores de edad que radican en la capital, 72 por ciento afirmó que esta es la principal área que deberían atender los gobernantes en turno.

Para 2018, las calles y avenidas con frecuentes embotellamientos, los baches y el servicio de transporte público (catalogado por los encuestados como ‘deficiente’), fueron los principales problemas que detectaron los habitantes en dicha encuesta.

Entre los consultados, 75 por ciento consideró que la congestión vehicular es el principal problema que debe atender el Gobierno; 72 por ciento aseguró que son los baches y 61 por ciento añadió que es el transporte público y el servicio que presta.

Pese a que a nivel nacional las cifras delictivas han incrementado en los últimos años, incluyendo al estado de Querétaro, 58 por ciento de los encuestados consideraron que la delincuencia (secuestro, robo y fraude) es el cuarto problema en que los Gobiernos deberían concentrarse.

Para la organización Semáforo Delictivo, el robo a vehículo fue el principal delito cometido durante marzo en Querétaro, con 469 casos, lo que representó un incremento de uno por ciento, con respecto a marzo de 2017.

A nivel nacional, el robo de vehículos también fue el principal delito, con un total de 16 mil 84 denuncias, durante el mismo mes. Esto significa un incremento de 16 por ciento, en comparación con marzo de 2017.

Perfil Ideal

De acuerdo con el investigador Gabriel Morales López, cada puesto de elección popular tiene un perfil que requiere distintas habilidades. Por ejemplo, dijo, quienes estén en los parlamentos como diputados locales y federales deberían conocer “técnicas básicas de legislación y negociación”, pues quienes pertenecen a dichos organismos legislativos son entes individuales que llevan un voto cada uno.

“Si realmente quieren impulsar una agenda, necesitan saber hacer consensos, convencer, negociar”, dijo.

Agregó que quienes pretendan ocupar un curul –local o federal– deben conocer de administración pública.

“Las leyes regulan la actuación de la administración de los poderes ejecutivos, el cómo se estructura el gasto de gobierno de los tres poderes y organismos paraestatales o paramunicipales. Necesitan conocer el mapa general del laberinto que representa la administración pública”.

En el caso del Poder Ejecutivo, es necesario –dijo– que conozcan lo que pueden y no hacer. Conocimientos básicos de recaudación de impuestos y reglas del gasto público; de igual modo, mencionó, deben conocer de temas de seguridad “que es uno de los principales reclamos. Si no los conocen, que se apeguen a personas que sí lo hagan”.

“Los ejecutivos deben tener habilidad de saber hacer equipos. Si bien el candidato podría no ser todólogo en cada campo de la administración pública –como comunicaciones, infraestructura, cultura, educación– debe tener habilidad de liderazgo para conformar equipos donde entren los verdaderos expertos en cada tema”, abundó.

En cuanto a la escolaridad, Morales López aseguró que la legislación “hace bien en no poner requisitos de escolaridad mínima para los cargos de elección popular”, y explicó que esto es porque “alguien muy especializado puede saber mucho de un campo, pero quienes gobiernan deben tener una visión mucho más amplia que eso. Así, el equipo (gabinete) del gobernante es quien debería tener dichos doctorados”.

El candidato ideal podría ser cualquier ciudadano, comentó.

Recordó culturas históricas, como la griega, en la que se creía que cada ciudadano podía gobernar e incluso uno de los métodos democráticos para elegir en la Antigua Grecia eran los sorteos.

El investigador destacó la capacidad de liderazgo para conformar equipos, pues recordó ejemplos como Estados Unidos, en donde han elegido “presidentes variopintos. Como Ronald Reagan, quien realmente era un actor, pero tenía liderazgo. Otro ejemplo reciente es Hillary Clinton, quien conocía mucho de administración pública, pero no tenía un liderazgo tan fuerte, lo que la llevó a formular mal sus estrategias y por consiguiente a perder la elección ante un candidato que supo leer bien lo que tenía que hacer”.

“No necesitamos un presidente economista, pero sí alguien que pueda identificar a un buen economista para dirigir instituciones como la Secretaría de Hacienda, de Economía”, agregó.

Añadió que es importante que –al menos en el caso de la presidencia– el ganador tenga experiencia previa en la administración pública.

“Quizás para un municipio no necesitas tanta experiencia, pero para el monstruo que representa la federación, cuyo presupuesto es de más de 5 billones de pesos, es importante”.

Alcaldes

El politólogo Gabriel Corral afirmó que diseñar un perfil ideal es complicado “porque uno intenta encontrar atributos que pudieran ser bondadosos para el personaje o quien pretende llegar a un cargo público, y en realidad lo que no tomamos en cuenta es que estamos eligiendo personas que se van a encargar de administrar lo colectivo”.

En cuanto al presidente municipal, dijo, es la entidad más cercana al ciudadano, aquella que tiene relación directa “como con servicios públicos, recolección de basura, alumbrado público, semáforos, que ahora mismo empiezan a ser un problema y todos hablan de ellos”, dijo.

Añadió que entre las características que debe tener el presidente municipal ideal se encuentra la “cercanía”. Pues es necesaria una persona que “sea cercana y sensible a cuestiones muy particulares del día a día”. Añadió que la Alcaldía no representa una “gran gestión presupuestal, sino más bien de atender necesidades puntuales.

“Es algo que no siempre se reconoce en las administraciones municipales”.

“La siguiente es el conocimiento de la ciudad, sus dinámicas y diferencias. Querétaro es una ciudad urbana, industrial, con algunas zonas de trabajo agrícola. Y hay mucha diferencia entre atender necesidades de grandes empresas, fraccionamientos o espacios rurales.”

Presidente

“El perfil que llegue debe tener una buena comunicación, porque independientemente del partido que llegue, tendrá –creo– un Congreso de mayoría de oposición, sea cualquiera de los tres que van arriba en las encuestas ahora”, dijo.

Coincidió con Morales López en que un perfil negociador será clave para aprobar cualquiera de las propuestas que tengan a partir de que inicie su gestión.

“No necesariamente debe ser un doctor o investigador universitario. Eso podría ser relevante y no. Me parece que como electores debemos tomar en cuenta desde dónde se construye su perspectiva de país; esto es fundamental en una plataforma política”.

Destacó que el perfil ideal debe ser un personaje con “habilidad de negociar y dialogar, con capacidad de ser sensible a un país con profundas diferencias”.

México, dijo, es un país profundamente desigual pues “tienes a personajes de los más ricos del mundo y gente que vive con menos de 2 USD al día. Esas son las diferencias en México y cualquiera de los perfiles que pongamos sobre la mesa debe tener la capacidad y visión de enfrentarse a un país profundamente desigual, con sensibilidad social y política. Que en su proyecto busque abatir esa desigualdad, esa brecha que existe en México. No necesitamos pensar en un perfil académico”.

Políticos Apolíticos

Gabriel Corral aseguró que el próximo presidente de la república podría hablar tres idiomas, o solo castellano; sin embargo es importante “que sepa a lo que se va a enfrentar y la manera en que lo va a resolver. Eso no es cuestión de formación académica, sino de formación política, que es el perfil más importante”.

“A veces se menosprecia decir que su perfil debe ser político, pero la política en el sentido más técnico es esa posibilidad que tenemos de construir un proyecto que resuelva las necesidades de la población”, dijo.

“Cuando sacan esa frase de que no se politice, yo digo que sí, que se politice”, pues consideró que de esta manera se incluye a todos y se hace público. “Lo público no necesariamente es lo gubernamental, lo público es lo colectivo”.

Ambos investigadores coincidieron en que debe estar atento a las necesidades de la población, atender la brecha económica que persiste en los bolsillos de los mexicanos, conocer de temas de seguridad y combate a la corrupción, e incluir en su proyecto de nación las propuestas para combatirlas.

Ya conocemos los perfiles de aquellos que quieren ocupar un puesto público; sin embargo, será el 1 de julio cuando los mexicanos salgan a las calles a votar. Es necesario fomentar la cultura del voto para que el siguiente presidente de México no represente a menos del 40 por ciento de los mexicanos. Al final, serán ellos quienes elijan. ¿Para ti? ¿Qué debería tener el candidato ideal?