revista perfiles queretaro
Agustin Dorantes

AGUSTÍN DORANTES LÁMBARRI

CANDIDATO DIPUTADO LOCAL IV DISTRITO

Legislar de cara al ciudadano

Agustín Dorantes Lámbarri, candidato a diputado local por el Distrito IV, quiere llevar al Congreso su experiencia en la Secretaría de Desarrollo Social

Agustín Dorantes Lámbarri nació y creció en Querétaro. De esos años recuerda la tranquilidad y cercanía de aquella ciudad.

“Era mucho más chiquito. Se vivía tranquilo, pero siempre aspirábamos que hubiera más cosas que hacer. El crecimiento, en población y extensión, provocó que se perdiera que todos nos conocíamos, pero ganamos más oportunidades y se ha generado mucha derrama económica”.

En la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) estudió Leyes y en Querétaro descubrió al Partido Acción Nacional (PAN), en el que milita desde hace más de una década.

“Lo que más me motivó (a afiliarme al PAN) fue que mi papá estaba muy cerca de la Coparmex y Coparmex tiene valores muy similares a los del partido. Desde la Coparmex se luchó para que hubiera transparencia en las elecciones, y ese sentimiento de hacer las cosas, de participar, de que los ciudadanos se tenían que hacer responsables, es lo que me motivó a participar”, recuerda Dorantes Lámbarri.

Fiesta Alterna

Acompañar a su padre a las juntas de Coparmex cuando era niño sembró en él una semilla que pronto germinaría.

En secundaria, Dorantes Lámbarri y sus compañeros querían organizar su fiesta de graduación en una antro, como cualquier grupo de adolescentes, pero la Sociedad de Alumnos prefería hacerla en un restaurante.

El ahora candidato a diputado local organizó a sus compañeros y lograron su objetivo, celebrar una fiesta alterna a la graduación oficial.

Ya en la universidad se metió de lleno a movimientos estudiantiles y fue candidato de la Sociedad de Alumnos de Derecho. Perdió esa elección, pero tomó vuelo.

“A partir de ahí, fui consejero nacional de estudiantes por el PAN, secretario juvenil y dirigente juvenil estatal”, explica este político que se hizo miembro adherente de Acción Nacional en 2006, y militante activo, en 2007.

Esas experiencias le permitirían llegar a la administración pública, primero como secretario privado del entonces alcalde de Querétaro y posteriormente en el Senado. En ambos casos, con Francisco Domínguez, actual gobernador de la entidad.

Dorantes Lámbarrise también se foguearía en la iniciativa privada, en un despacho legal, un año en el área civil y otro en la laboral. Todavía era estudiante.

“Me iba bien en el despacho y cuando me gradué me invitaron a que siguiera, pero la política era mi pasión. Cuando ‘Pancho’ me da la oportunidad de trabajar con él, acomodé mis horarios para estar en la escuela, en el despacho y con él. Cuando me graduó, se acercaban las campañas (al gobierno municipal de Querétaro) y me invitó a ser su asistente”.

“En el municipio de Querétaro me tocó recorrer colonias y platicar con las personas. Ahí se empezó a conocer mi perfil como servidor público. Traté de ser un secretario privado de puertas abiertas. Me tocaba ser el contacto con el alcalde y hoy muchas personas que conozco y me están apoyando las conocí en ese momento”, menciona.

Tras renunciar a la secretaría privada capitalina buscó la dirigencia juvenil estatal del PAN, una elección que recuerda difícil, pero que ganó.

“Tuvimos programas interesantes con los que buscamos concientizar a los jóvenes de los problemas que se generan por el consumo de drogas”, explica.

De la mano del Centro de Integración Juvenil, visitaban escuelas de educación media con la campaña ‘Cuando te drogas te matas dos veces’.

“Busca concientizar a los chavos de que cuando te drogas no solo se hacen daño ellos, también a sus familias, a la sociedad y al país”.

Para ese momento, Francisco Domínguez buscó la candidatura al Senado, por lo que Dorantes Lámbarri no dudó en sumarse al equipo de su exjefe. Luego de que Domínguez obtuviera el apoyo necesario para llegar al Senado, Dorantes Lámbarri fue su secretario particular.

Tras su experiencia en campañas y los poderes Ejecutivo y Legislativo, el ahora candidato aprendió que lo suyo era el servicio público.

“Es mi pasión, aunque es una pasión muy complicada. Tienes que poner tu vida al servicio de los demás, pero es lo que más me mueve. Como funcionario público puedes resolver acciones concretas”, dice.

Aunque también es una pasión con recompensas.

“Lo que más me ha gustado es ser secretario de Desarrollo Social. Me tocó crear una secretaría que no existía, y lo primero que quisimos fue crear un nuevo modelo de política social para tener las bases para hacer eficiente el uso de los recursos públicos”, señala.

“No puedo concebir que en el siglo XXI no tuviéramos mecanismos de evaluación para identificar si los programas sociales que se ejecutaban eran eficientes y si cumplían con los objetivos. Generamos un modelo con cinco mecanismos y cinco valores, desde presupuesto participativo y conjuntar esfuerzos de todas las dependencias y de los distintos niveles de Gobierno, hasta las reglas de operación, para eliminar la discrecionalidad en el uso de recursos públicos”.

Texto: Octavio Cárdenas

Saber evaluar

Dorantes Lámbarri reconoce que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) mide la pobreza, pero no evalúa los programas sociales estatales ni los del gobierno federal de forma general.

“Necesitamos evaluación y saber si los programas sociales están impactando en la realidad de las personas. Coneval te dice cuántas personas viven en condición de pobreza. En Querétaro, por ejemplo, desde que empezó a medir Coneval ha disminuido la pobreza y la pobreza extrema, pero ¿ha disminuido por el desarrollo económico o por la ejecución de los programas sociales y de qué programas sociales?”, explica.

“Por ejemplo, con el programa de transporte escolar si no se evalúa no sabemos si la inversión ha disminuido la deserción escolar. Como dice Coneval, lo que no se evalúa no se puede mejorar, pero para tener una evaluación se necesita tener primero un monitoreo, y para un monitoreo, los mecanismos y el sistema para darle seguimiento”.

Al frente de la Secretaría de Desarrollo Social estatal (Sedesoq), en 2015 comenzó a generar los mecanismos para monitorear los programas sociales.

“Hoy ya tenemos un sistema que funciona con los programas de la Sedesoq. El siguiente paso es incluir a todas las secretarías de Gobierno del estado y el último paso firmar un convenio con municipios para monitorear su información”.

Cuando Dorantes Lámbarri llegó a la entonces naciente Sedesoq, el padrón de beneficiarios estaba en cajas, en una bodega húmeda, sin reglas de operación ni una estrategia integral.

“¿Por qué quiero ser diputado?, porque creo que estas modificaciones que se hicieron dentro de la secretaría tienen que estar en ley para hacerlas obligatorias a todas las dependencias que están en el estado, tanto de municipios como del Gobierno estatal”, dice el candidato.

Para ello le servirá su experiencia en el Senado de la República, pero más como secretario de Desarrollo Social.

“Ahí conocí la realidad de distintas comunidades del estado, pero también los programas que se están ejecutando”.

Propuestas

Ahora, Dorantes Lámbarri va por su primera campaña electoral, como candidato a diputado local por el Distrito IV.

“Me gusta mucho estar con la gente. Creo que estamos hartos, todos, de los políticos que vienen y no regresan, que dicen pero no hacer, que prometen pero no cumplen. Hay una gran oportunidad de hacer las cosas distintas. Si las haces distintas, va a ser muy fácil y muy rápido ganar la confianza de la ciudadanía. Queremos hablar con hechos, empezar a cumplir desde la campaña”.

Por ello, Dorantes Lámbarri planea presentar una iniciativa cada semana, para conocer las necesidades y propuestas de la ciudadanía en temas como seguridad, movilidad, desarrollo urbano, combate a la corrupción y presupuesto participativo.

“Vamos a ciudadanizar las iniciativas, para que desde hoy los ciudadanos se sumen y podamos tenerlas listas, antes de que acabe la campaña. Queremos cumplir desde la campaña, no esperar a que terminen, que se tome protesta para, ahora sí, ponernos a trabajar. Los ciudadanos quieren ver hechos”, refiere el candidato.

Dorantes Lámbarri es consciente de que los legisladores deben dejar de ser representantes de un partido político, para representar a la ciudadanía y las causas de las distintas colonias del distrito electoral por el que compitieron.

“En Querétaro tenemos ciudadanos exigentes, pero necesitamos que participen más. El Querétaro que hoy tenemos no es gracias a los políticos ni a los servidores públicos; es gracias a los queretanos exitosos que hacen un estado exitoso. Si queremos un Querétaro más exitoso, necesitamos más queretanos exitosos, debemos apostar a las nuevas generaciones”, refiere.

“Sí seguir atrayendo inversión extranjera y ser un estado competitivo que garantice seguridad, paz laboral y mano de obra calificada, pero también apostarle a una sociedad de conocimiento, que haya queretanos que generen patentes, que generen empresas, que generen industrias, que generen desarrollo económico”, agrega Dorantes Lámbarri.

Si bien el Poder Legislativo no ejecuta política públicas, sí tiene dos grandes herramientas, la creación de leyes y la aprobación del presupuesto.

“El reto es lograr que las leyes se sientan. Muchas veces parece que son letra muerta y lo que necesitamos es que se sientan en la realidad de la gente. Tener mucha comunicación con los gobiernos estatal y municipales; sin importar la fuerza política a la que representas, para trabajar en conjunto para lograr resultados”.

“En el distrito tenemos una zona con altos índices de delincuencia, que es Menchaca, Bolaños, San Pedrito Peñuelas, y San José el Alto. Necesitamos generar más oportunidades para los jóvenes. Menos de 40 por ciento de los jóvenes que inician bachillerato lo terminan. ¿A dónde se van? Tenemos que generar incentivos para que terminen de estudiar y entren a la universidad, y garantizarles que si estudian van a poder incluirse en el mercado labora”.

El secreto –dice Dorantes Lámbarri– es ciudadanizar el Congreso.

“Necesitamos diputados que realmente le rindan cuenta a la ciudadanía y los involucren en la toma de decisiones, que los hagan parte en la presentación de iniciativas, para que, en conjunto, logremos tener iniciativas que realmente repercutan en el día a día. Creo en los ciudadanos, creo que tienen ganas de participar. Si a la gente se le abren los espacios, si logramos coordinar espacios y generar mecanismos, van a participar”, menciona.

De lograrlo, durante los próximos 45 días que duran las campañas electorales locales, Dorantes Lámbarri lograría integrar iniciativas creadas de la mano con la sociedad.

Si la elección le favorece, las presentaría en el Congreso local. Si no, ya existirían y podrían ser presentadas como lo que son, iniciativas ciudadanas.

Entonces, también sería una victoria, según el candidato.