Soy puro San Juan del Río: Los atrios sanjuanenses

Hace algunos días me preguntaban sobre la razón por la que en San Juan del Río, el actual templo parroquial y el Santuario Diocesano de Nuestra Señora de Guadalupe, no tienen atrios, como en muchos lugares; derivado de esa inquietud comentaba que desafortunadamente por una moda que se le ocurrió a un gobernador del estado, en varios lugares, no solamente nuestra ciudad se habían perdido estos espacios.

Los atrios, son el espacio que existe entre los templos católicos y la calle para la preparación de los fieles al ingreso a un lugar santo, en muchos casos era también el espacio donde se realizaban determinadas celebraciones que por alguna situación especial no se podría celebrar en el interior del templo.

Así las cosas, en San Juan del Río todavía se tiene muy presente el atrio del conjunto parroquial de San Juan Bautista, el cual estaba circundado por un pequeño muro atrial y una alta reja que delimitaba a los templos de la plaza de la independencia, en las entradas de los referidos templos existieron unas hermosas puertas de hierro forjado, llamado siempre la atención la famosa “puerta de San José” que era la que daba acceso al antiguo Templo del Sagrado Corazón de Jesús. Dicho atrio permaneció de pie hasta 1971 cuando se derrumbó por completo para dar amplitud a la plaza independencia y según para que se vieran con toda majestad los dos templos.

Situación similar sucedió con el templo de Santo Domingo, en donde se derrumbó el bello muro atrial y solo se conservó la balaustrada que remataba el muro, fue una lástima que se derrumbara este muro atrial por que representaba un ejemplo de los atrios de los conventos virreinales en México. Es de señalar que afortunadamente se conservó el espacio del atrio como parte del templo.

Afortunadamente en San Juan del Rio, los templos del Sacromonte y del Calvario conservan sus atrios con sus respectivos muros atriales, los que dan protección al edificio y permiten que los feligreses puedan no tener un contacto directo con la calle y entrar al templo con la preparación adecuada a los actos de culto.

Es de hacer notar que ya para los años de 1917 se había derrumbado parte del muro atrial de la parroquia de San Juan Bautista esto con motivo de la construcción de la Calzada Hidalgo, misma que conecto el centro de la ciudad con la estación de ferrocarril. En esa ocasión no solamente se perdió el muro atrial si no que desapareció el lugar que marcaba el fundo legal de la población.

Actualmente se estudia la posibilidad de hacer señalamientos para delimitar el atrio del conjunto parroquia de San Juan Bautista con la Plaza Independencia y así poder rescatar de manera adecuada un espacio que históricamente y arquitectónicamente correspondió al referido conjunto religioso.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando