Fe y razón: Argentina; el dualismo y el aborto

Cuando el Senado argentino votó en contra de la legalización del aborto, surgieron declaraciones que hablaban de “victoria” del nascituro o “derrota” de la mujer. Pero para atender debidamente tanto a la madre como al niño, necesitamos superar esos esquemas dualistas.

  1. Afirmar a las dos personas. El Senado argentino rechazó la propuesta de legalizar el aborto, el pasado 9 de agosto, y esa decisión exasperó a cierta mentalidad dualista que afirma por separado la libertad y la vida.

Sin embargo, se deben afirmar las dos partes que entran en conflicto: la madre y su bebé. Primero, hay que reconocer que muchas mujeres se ven empujadas a abortar, por la presión familiar, por las dificultades económicas, por motivos de salud, etc.

Y luego con valentía hay que afirmar que facilitar el aborto no es la solución esas mujeres necesitan. Hace falta una legislación que realmente se haga cargo de la situación de esas personas y les facilité atención médica y psicológica, junto con la gestación y crianza de su bebé.

  1. Una cuestión humana, no sólo religiosa. La defensa del derecho a la vida, aunque suele estar vinculada a creencias religiosas, se trata de una cuestión humana fundamental y, por eso, incluso pensadores ateos han defendido la vida.

Uno de ellos es el famoso politólogo italiano, Norberto Bobbio (1909-2004), ateo y de izquierda, quien ante el debate por la legalización del aborto en Italia escribió: “Para mí este es el punto central, el derecho de la mujer y el de la sociedad, que suelen esgrimirse para justificar el aborto, pueden ser satisfechos sin necesidad de recurrir al aborto, evitando la concepción. Pero una vez hay concepción, el derecho del concebido sólo puede ser satisfecho dejándole nacer. Reenviar la solución al momento en el que la concepción ya se ha producido es huir del fondo del problema”.

Epílogo. La defensa de la vida por nacer debe ir de la mano de ayudar a las mujeres que se ven orilladas a abortar. Esa fue la gran enseñanza de la campaña en contra de la legalización del aborto llevada a cabo en Argentina. Entonces, aprendamos esa lección: superar el dualismo y buscar soluciones para las dos partes.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando