Boulevard Bernardo Quintana

Mi vialidad favorita en la ciudad de Querétaro es el Blvd. Bernardo Quintana Arrioja, principalmente me gusta más el tramo que va desde Av. Pie de la Cuesta hasta Av. Los Arcos.

Me impresiona pensar que en algún tiempo, nuestro Querétaro fue tan pequeño, que dicha vialidad era el libramiento para evitar tránsito pesado y vehículos “de paso” en nuestra ciudad.

Hoy día es la segunda vialidad más importante de nuestra imparable ciudad, al grado de que todos los gobernantes buscan hacer algún proyecto relacionado con dicha vialidad.

Mi zona favorita es la que se encuentra frente al parque Querétaro 2000, siendo su único defecto, la deficiente conexión peatonal. Sin embargo, me resulta sumamente agradable esa zona con sus tres camellones arbolados (camellón central y dos camellones laterales).

A través del tiempo, ha habido modificaciones según las necesidades de crecimiento de la ciudad, y la intención gubernamental de permanecer en el recuerdo de la ciudadanía.

Artículos relacionados

Cada puente, cada cruce, cada distribuidor vial nos recuerda un esfuerzo por solucionar las necesidades viales del punto donde se encuentran.

Es notorio que hasta hace pocos años, la primera obra que en realidad dio seguridad al peatón (sin incluir los puentes anti-peatonales) fue el distribuidor vial construido en Av. Corregidora Norte en su intersección con Blvd. Bernardo Quintana.

Ese proyecto marcó un precedente en la peatonalidad queretana de los grandes proyectos, ya que si usted pone atención, aún con sus defectos, era el más seguro para los peatones y ciclistas hasta que se construyó recientemente Conexión Río y el Distribuidor Bicentenario, los demás son un peligro para los peatones.

En conclusión, el Blvd. Bernardo Quintana es una vialidad por la que todos los queretanos transitamos en algún momento del día, es una vialidad sumamente importante de la que debemos cuidar su imagen y funcionalidad, es una vialidad con historia al tener obras que dan fe de la modernidad y progreso de la época en que fueron construidas.

Le invito a usted, amable lector a recorrerla con ojo crítico, a caminarla, a conocerla y a descubrir qué parte de Querétaro fue construida cuando usted nació, o cuando usted llegó a vivir aquí.

También podría gustarte
Comentarios
Cargando